Lunes, 15 Junio 2015 00:00

Abdón Toledo: su retorno

Escrito por

Nuevos dueños del ingenio

1.- Algún residente de Zacatepec, muy informado sobre la vida pública de aquella localidad, me envió datos duros para explicar el violento retorno de Abdón Toledo Hernández como presidente municipal luego de ser derrotado en su lucha por la diputación federal del Distrito IV (representando a Movimiento Ciudadano). 

La fuente, cuyo nombre mantendré en el anonimato porque así me lo permite la Constitución Política de Morelos, indica que la reciente compra del ingenio azucarero “Emiliano Zapata” por el consorcio Beta San Miguel (también adquirió “La Abeja” de Cuautla) tiene relación con la irrupción de Toledo Hernández el viernes pasado. El dictadorzuelo de Zacatepec pretende especular con el cobro del uno por ciento del Impuesto Sobre Adquisición de Bienes Inmuebles (ISABI), mismo que Beta San Miguel deberá pagar a la administración municipal. El recurso sería utilizado por Abdón Toledo para entregar un bono de retiro a los regidores que le convalidarían y corregirían las actas de Cabildo que a todas luces lo comprometen por la utilización irregular del presupuesto público. El alcalde pactó con los concejales el pago de bonos que fluctúan entre los 200 y 300 mil pesos.

2.- Como todo mundo sabe, Toledo Hernández ingresó el viernes al Palacio Municipal respaldado por algunos trabajadores de la comuna y sin que el Cabildo sesionara para validar su ansiado regreso, a pesar de que había solicitado licencia definitiva para separarse del cargo. Comenzó a dar órdenes y entre sus primeras decisiones pretendió reinstalar a los cesados titulares de la Secretaría Municipal y Tesorería Municipal. Dichos empleados fueron despedidos por el cuerpo edilicio que durante varias semanas encabezó Juventino López Serrano. Nadie en Zacatepec desconoce que esos ex servidores públicos le han encubierto a Toledo Hernández sus defraudaciones. Algunas de las irregularidades detectadas por López Serrano fueron los pagos a “aviadores” que oscilaban entre los 25 y 40 mil pesos mensuales. En la lista figuraban los apellidos Machuca, Betancourt y Alvarez, quienes tienen vínculos con los líderes estatales de Movimiento Ciudadano. Un priísta de nombre Marco Martínez también se embolsaba 25 mil pesos mensuales sin trabajar en el Ayuntamiento.

3.- Tocante a la compra del ingenio “Emiliano Zapata” es importante precisar que horas antes de que trascendiera su compra por Beta San Miguel, Abdón Toledo Hernández convocó a sus principales apoyadores el jueves, a fin de tomar por asalto el Palacio Municipal un día después. Beta San Miguel compró los dos ingenios de Morelos en casi mil 300 millones de pesos. Es indudable que el uno por ciento sobre el valor comercial de la agroindustria (ISABI) representará una cantidad nada despreciable, la cual deberá ingresar a las arcas municipales… si es que alguien no se embolsa el dinero antes de ser destinado a la sociedad local. Pero esos no son todos los recursos, pues debemos agregar el cobro de licencias por la venta de bebidas alcohólicas en el estadio “Agustín Coruco Díaz”. Los documentos respectivos, aunque ya fueron expedidos, estaban congelados por el propio Abdón Toledo en espera de su retorno. Los trabajadores que lo ayudaron el viernes, así como otros más, serán adheridos al Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento. En el grupo de futuros sindicalizados hay parientes del edil y de los actuales líderes de la organización. Y un hermano de Abdón, apodado “El Terror” (primer regidor en la planilla de Movimiento Ciudadano), controla los negocios de la basura. El uso indiscriminado de la fuerza pública lo volvió a demostrar el mismo viernes con un grupo de vecinos del cerro de La Tortuga que se manifestó en el Palacio Municipal. Toledo amenazó con desalojarlos y debido a ese roce parece haber fallecido Raúl Herrera, un conocido dirigente social de Zacatepec. Conclusión: es evidente que el nuevo advenimiento de Abdón Toledo Hernández en el Ayuntamiento tiene relación con el turbio manejo de los fondos públicos y el obcecado afán de limpiar su paso por la administración a través de un Cabildo a modo. A ver.

4.- Cambiemos de frecuencia. Una semana después de celebradas las votaciones, la mayoría de los resultados son considerados como irreversibles y corresponderá ahora a los tribunales electorales resolver las impugnaciones para dar a esos resultados la calidad de definitivos. Despejada la bruma de la incertidumbre que se generó en los primeros días posteriores a la cita con las urnas, en el recuento del suceso parece que, por un lado, el INE a nivel federal cumplió la encomienda al lograr determinar en tiempo y forma a los ganadores de los 300 distritos electorales en disputa, de tal manera que el consejero presidente, Lorenzo Córdova, ha podido presumir de que cumplió su encomienda. En el terreno local la situación es tan diferente que los nombres de los consejeros electorales han sido mencionados con insistencia por voces que reclaman que una vez que concluya el proceso se proceda a renovar al Impepac, por considerar que la conformación de este órgano sí es uno de los errores cometidos por el INE, dado que durante todas las elecciones la mayoría de consejeros presididos por Isabel León Trueba se mantuvieron bajo acusaciones de parcialidad, inexperiencia e incapacidad (se salvan uno o dos). Lo que parece cierto es que los morelenses requieren, y merecen, un órgano electoral fortalecido, eficiente y confiable, para enfrentar sus próximos comicios, y es tiempo de iniciar los preparativos para ello.

5.- El Congreso del estado suspendió su sesión ordinaria de la semana anterior debido a que el número de legisladores, por reducido y menor al requerido, impidió continuarla. De los asuntos que los diputados dejaron en el tintero en su frustrada sesión pasada, de acuerdo con el orden del día aprobado por los coordinadores parlamentarios, destaca la creación de una ley para la niñez y la adolescencia, que atiende al cumplimiento de la legislación federal en la materia, así como el polémico tema de la autorización al gobierno estatal para firmar con la Cooperativa Cruz Azul un contrato por 30 años para instalar y operar ocho plantas de revalorización de basura en diversas regiones del estado. Por otro lado, hace unas semanas el gobernador Graco Ramírez anunció una iniciativa de su gobierno para que el programa de Beca Salario se convierta en Ley y a través de ella sea obligación gubernamental dar este apoyo a todos los jóvenes estudiantes, y días después cristalizó ese anuncio enviando la iniciativa al Congreso estatal a través del secretario de Gobierno, Matías Quiroz. El tema dio a pie a opiniones encontradas del PAN y el PRD a través de sus principales voceros en la legislatura 52, el presidente de la Junta Política y coordinador parlamentario de los azules, Javier Bolaños, y la presidenta del Congreso, Lucía Meza. Uno diciendo que no se podía y otra afirmando que sí, y ambos dando sus argumentos. Pasados los días y el ajetreo electoral, el panista Bolaños dijo la semana pasada que el Congreso sí dedicará tiempo y esfuerzo en los próximos días al tema, de tal suerte que podríamos esperar que sea aprobada muy pronto, dado que el 15 de julio será clausurado el tercer y último periodo ordinario de sesiones de la legislatura 52.

Guillermo Cinta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.