Bajo el Volcán

“En estos tiempos estoy sacadísimo de onda, porque no sé qué es lo que los jóvenes pretenden hacer con su vida”: Rius

En la generación de hace 60 años teníamos intereses políticos más claros, añadió ante numerosos universitarios 

El caricaturista se presentó ante un auditorio lleno, durante el segundo día de actividades de la Feria de Libro para Leer en Libertad, en la UAEM.

Por medio de la reflexión, la provocación y la comparación con la generación de su tiempo, Rius buscó sacudir al auditorio mayoritariamente joven y universitario que seguía sus palabras con detenimiento.

  • Like
  • Comentar

“Yo vengo de una generación que dimos nuestra vida por la revolución cubana, nos tocaron también toda las guerrillas del estado de Guerrero, nos tocaron las guerrillas de Chihuahua, la guerrilla urbana, había mucho por lo que se podía uno interesar, pero esta generación que están viviendo ustedes no sé qué es lo que quiere, qué es lo que busca”, cuestionó a su numeroso público.

El famoso monero, Eduardo del Río García, estuvo como invitado en el segundo día de actividades de la Feria del Libro Para Leer en Libertad, en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), la tarde del martes 3 de mayo.

En su mensaje, el cartonista que en junio llegará a los 82 años de vida, estableció, al analizar la juventud de ahora con la que convivió hace 60 años: “en aquel tiempo los jóvenes teníamos intereses políticos más claros; a mí me tocó por ejemplo la revolución cubana, fue una verdadera revolución en su tiempo, ahorita ya degeneró en una dictadura tropical”, lamentó.

“Nos interesó muchísimo a los jóvenes salir a defender a Cuba. También nos tocó la guerra de Vietnam, nos tocó el movimiento estudiantil, pero en estos tiempos estoy sacadísimo de onda porque no sé qué es lo que pretenden los jóvenes hacer con su vida”, señaló el caricaturista.

Por eso recomendó a sus escuchas: “una de las cosas que se debe uno de preguntar es: qué quiero hacer de mi vida. Pienso que los jóvenes no se han llegado a hacer esa pregunta. ¿Para qué diablos estamos en esta pinche vida?, ¿a qué vamos a dedicar nuestros esfuerzos, nuestros estudios?, ¿únicamente a juntar dinero para gastarlo?”; y consideró que la peor sociedad que se puede concebir es la sociedad de consumo.

Como ésa es la realidad actual, se debe pensar en  cómo rescatar a los jóvenes de todo eso, añadió: “del sexo sin amor, de la droga, del alcohol”, recomendó.

“Fíjense qué curioso, la peor droga del mundo es el alcohol y es la droga que se anuncia, que se permite, que se fomenta y es la que más daños causa. Y un pinche carrujito de marihuana, que no le hace daño a nadie, es motivo para que lo metan a uno a la cárcel”, soltó de manera aparentemente inocente, para hacer estallar las carcajadas de sus escuchas.

*UNA PROPUESTA VITOREADA POR VARIOS

En ese sentido, lanzó una propuesta que fue vitoreada y aplaudida con entusiasmo entre varios de los asistentes: afirmó que todos los que están opinando sobre el tema de la legalización del uso de la marihuana, deberían ser obligados “a fumar un carrujito, para que sepan de lo que están hablando, por lo menos”.

Cuestionó que en esas deliberaciones, “hay un montón de gente, médicos y todo eso, que hablan horrores de la marihuana, pero no conocen la marihuana. Yo se las recomiendo, pero todo con moderación, yo no digo que todos los días se echen su carrujito, pero una vez al mes o algo así”, respondió a la euforia de parte del público.

*EL GOBIERNO ESTÁ METIDO HASTA LAS MANITAS

Sin tapujos, el cartonista también contestó a la pregunta “¿y qué hacemos con la violencia?”, que le hizo su acompañante en la mesa de presentación, Marina Taibo Saiz, la más chica del clan de los Taibo -la familia de escritores-, quien reconoció ser “la Taibo que no escribe, soy fotógrafa e integrante de la Brigada Para Leer en Libertad”, dijo.

Rius respondió que los jóvenes de ahora se deben cuestionar qué quieren y buscan, y a qué van a dedicar su vida, “en este país sumido en la violencia, en donde todavía no se resuelve el problema de Ayotzinapa”.

Es increíble eso, agregó de forma dura el cartonista, “más de año y medio y el gobierno se sigue haciendo pendejo, sabiendo lo que todos sabemos: que el gobierno está metido hasta las manitas en  el crimen de Ayotzinapa y está metido hasta las manitas en el narcotráfico”, expresó con claridad.

Además, criticó, “sigue la guerra imbécil del imbécil de Calderón, que estableció contra la adicción; sigue la guerra y siguen matando gente y los mexicanos sumidos en la apatía. Ya no nos importa que todos los días estén matando gente, en toda la república”.

Declaró que en la visión del gobierno, “no está en nuestras manos resolver ninguno de los problemas que tenemos en México, el único trabajo que tenemos que hacer, según el gobierno, para participar en la democracia es, el día de la votación, ir y votar por alguien a quien nadie conoce, alguien que nos han impuesto los partidos políticos”, comentó.

*UNA VENGANZA PERSONAL

Las consideraciones del monero fueron expresadas en la segunda parte del tiempo de su charla, porque en la primera, también se dedicó a hablar de temas que escandalizarían “bastante”, dijo Rius, en obvia alusión a sus críticas a la religión católica. 

Al agradecer a la UAEM que lo hubiera invitado, refirió: “Yo lo tomo esto como una venganza personal. Porque a mí, hace la friolera de casi 60 años, me rechazaron de la universidad”.

Explicó que los únicos documentos que tiene de su paso por la escuela,  “son de quinto año de primaria, entonces que me inviten a una universidad con ese palmarés académico es para que les dé vergüenza, pero se la aguantan”, afirmó con humor.

Contó por qué lo rechazaron de la Universidad Autónoma de Guadalajara cuando quiso inscribirse para ser arquitecto: no le admitieron los papeles del seminario en donde había estudiado un tiempo.

Confesó con honestidad que su paso por el seminario se debió a que su mamá aspiraba a que uno de sus hijos fuera obispo, para sacarlos de pobres a todos -apuntó con mordacidad-, hasta que finalmente tuvo que dejar esos estudios, porque le hicieron ver que no tenía fe.

*LA UNIVERSIDAD EN DONDE APRENDÍ A LEER

Por ello, mencionó que consideraba que su universidad fue la agencia funeraria Eusebio Gayosso, en donde trabajó, ya que en sus largos tiempos libres como encargado de los teléfonos, dibujaba, leía y hacía crucigramas.

“Aprendí lo que era la lectura de libros, porque en el seminario no me dejaban leer nada. No lo van a creer, pero es auténticamente cierto: el seminario también nos prohibía la lectura de la Biblia”, reveló.

Agregó que cuando pudo leer ese libro, “me horroricé, porque ahí me enteré de la clase de Dios que es el Dios de la Biblia: un Dios cruel, un Dios vengativo, un Dios dedicado a matar a la gente, a ordenar a los pueblos que mataran a sus enemigos que no eran de la misma religión”.

Su corolario fue paradójico pero irrefutable: “Y leyendo la Biblia me volví ateo, por eso ahora recomiendo fervorosamente que lean la Biblia para que se vuelvan ateos también todos ustedes”, dijo a los espectadores.

*¿VERDAD QUE ES UNA CHINGADERA ESO?

“Todos nacemos ateos, hasta los Papas nacen ateos, hasta el maestro (Javier) Sicilia nació ateo, hasta las monjitas más fanáticas que hay”, añadió y apuntó que son los padres de familia los que se encargan de que uno deje de serlo, porque llevan a los hijos a bautizar o los obligan a llevar una religión.

Por eso mencionó una propuesta que no ha podido consolidarse: “un grupo de ingenuos ateos nos hemos dirigido en varias ocasiones a las Naciones Unidas para que establezcan, dentro de los derechos de los niños, que no los obliguen a adquirir una religión”.

Después pidió a los asistentes que levantaran la mano aquellos que habían sido bautizados, y ante la numerosa repuesta, preguntó: “¿les pidieron permiso?”, el no rotundo lo rubricó así: “¿verdad que es una chingadera eso?”.

Recomendó que sólo cuando los hijos pudieran decidir por sí mismos, es cuando podrían escoger si quieren tener una religión o no.

Después expuso sus argumentos: “Los que creen en Dios creen en todo lo que les digan, porque no han hecho ningún esfuerzo intelectual para creer en Dios. Los que creen en Dios creen en todo lo que les digan: en Santa Claus, en Los Reyes Magos, en los ovnis, en las promesas de Peña Nieto, en el Chupacabras, en que hay democracia en México, etcétera”, fustigó el monero.

Esa es una de las razones por las que yo creo que este país nunca va a progresar, aseguró.

“Tenemos encima de nosotros dos grandes lozas que nos impiden volvernos un país civilizado –señaló-, un país que está tratando de progresar, un país que pueda llegar a la democracia algún día, donde haya justicia social, donde no haya pobreza, donde no haya corrupción”.

Una de esas lozas es el trato que les hemos dado a los indígenas, prosiguió, “vivimos de espaldas al sufrimiento, a la pobreza y a la miseria con la que vive la mayoría de los indígenas en México, mientas no resolvamos ese problema este país nunca va a progresar.  De verdad yo estoy convencido de eso”, enfatizó.

La otra razón por la que pienso también que va a ser casi imposible que el país progrese, concluyó, es el catolicismo, “mientras no resolvamos estos problemas estamos jodidos”.

*SI SE ESCANDALIZARON, MAÑANA SE CONFIESAN

Durante las preguntas que le planteó el público, Rius comentó que pese a su desilusión de China y la antigua  URSS, “yo sigo pensando que el socialismo puede ser la solución a los problemas del mundo, pero bien llevado, un socialismo con libertad”.

Para finalizar –y consciente de lo que había hecho con el auditorio-, dijo entre risas: “Espero que no se hayan escandalizado las mentes católicas y si no, mañana se confiesan”.

*RIUS ES CUALQUIER COSA, MENOS INOCENTE

Al comienzo y como presentación del invitado, Marina Taibo leyó fragmentos de una entrevista que se le hizo a Paco Ignacio Taibo II acerca de Rius.

“En una sociedad dominada por el silencio, como era la sociedad de Díaz Ordaz, donde los niveles de censura eran muy altos, él logró decir lo que muchos pensábamos y entonces se volvió mítico”, afirmó el novelista en el texto.

Sus últimas palabras serían confirmadas, más adelante, por el numeroso auditorio que se dio cita ese día en la UAEM: “Rius es provocador; es cualquier cosa menos inocente. Yo, cuando sea grande, quiero ser como él”, declaró Taibo II.

Visto 6043 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Ant. Este domingo se presenta la obra teatral El diario secreto de Desdémona, con la Compañía Cuauhpanco
Sig. La madre es la matriz gestante de la humanidad

Hay 2920 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.

0
Shares

¿Te gusta lo que ves?

Pulsa los botones de abajo para seguirnos, no te arrepentirás ...