Bajo el Volcán

Despertar nuestra conciencia

La psicoterapia es una herramienta para hacerlo; sólo viviendo el proceso podremos expandirla

“Hacerse responsable del impacto de mis acciones y reacciones en los demás y cómo puedo ser cómplice de enfermedad o de salud, de amor o de odio, de un círculo de violencia interminable o de un amor entrañable, es parte de la capacidad de darnos cuenta de nuestra influencia.”

  • Like
  • Comentar

Uno de los objetivos fundamentales de una psicoterapia es “despertar nuestra conciencia”. Ahora bien, es un objetivo bastante complejo porque dependiendo de lo que entendamos por conciencia es el tipo de enfoque psicoterapéutico, el modelo de la mente en el que se basa.

Pero al fin y al cabo, de manera sencilla podemos explicar algunos de los beneficios de iniciar un tratamiento psicoterapéutico en cuanto a lo que el desarrollo de nuestra conciencia se refiere.

La primera y más básica forma de despertar nuestra conciencia es cuando “volvemos consciente lo inconsciente”. Esto implica, según términos freudianos, que una parte de la mente es inconsciente y otra, muy reducida es lo consciente.

Una parte de del inconsciente nunca se volverá consciente porque si no, no podríamos funcionar. No podemos tener presente y en atención todo lo que hemos vivido o acumulado en nuestra memoria porque si no, no podríamos ni pensar.

Lo que volvemos consciente en una psicoterapia son aquellos asuntos, situaciones, emociones, traumas que no queremos recordar porque duelen, porque representan deseos prohibidos o que nos despiertan culpa.

El objetivo es “desenterrar” estos recuerdos sólo en función de superar actitudes que limitan nuestra vida, reducen su calidad, nos mantienen en el dolor o nos frenan para tener un cambio de comportamiento.

Puede llegar a ser tan importante como dilucidar nuestros patrones inconscientes que pueden llevarnos a repetir algunas de las situaciones más dolorosas de nuestra infancia o de la forma en que nuestros padres se llevaban y nos trataban, que lo llegamos a reproducir con la pareja, con los hijos.

Así, hijos tratados violentamente, a su vez golpean; alcohólicos lo son porque alguno de sus progenitores lo fue; divorciados provenientes de familias disfuncionales, etc.

Otra forma de despertar la conciencia es “aprender de la experiencia”. De aquello que se ha sufrido, de los patrones inconscientes y su superación, de la armadura que formamos para defendernos allá y entonces y que ahora resulta inútil, surge una comprensión más profunda de la vida, de cómo es, de lo ideal y de lo más bajo, de lo que se siente de uno o de otro lado de la relación, etc.

Esto nos provee una capacidad mayor de empatía con otro para comprender su sufrimiento, nos da la capacidad de valorar lo verdaderamente importante en la vida y poder entablar una buena relación con nuestras emociones, con las partes difíciles de nosotros mismos y de los demás.

Nos da ese marco desde el cual podemos abrirnos a la vivencia de otro y poder tener una unión más firme resultado de una compenetración más profunda, fruto de la identificación con lo que hemos vivido. Así como la base para decisiones más sabias acerca de nuestra vida.

Otra forma de despertar la conciencia es reconocer que lo que hacemos deja huella en los demás, desde patrones inconscientes hasta las cosas que valoramos y pedimos que nos retribuyan.

Por lo tanto, hacerse responsable del impacto de mis acciones y reacciones en los demás y cómo puedo ser cómplice de enfermedad o de salud, de amor o de odio, de un círculo de violencia interminable o de un amor entrañable es parte de la capacidad de darnos cuenta de nuestra influencia.

Otra forma de despertar conciencia, muy esotérica para algunos, es ver ángeles, entidades de otro nivel de existencia o percepciones especiales.

La psicoterapia se ocupa de esto sólo cuando estas percepciones especiales afectan el estado emocional y mental de las personas de manera negativa. E inclusive pueden llevar a la desesperación, la angustia o hasta la franca enfermedad mental o psicosis.

La psicoterapia es una herramienta para despertar conciencia de formas que sólo viviendo el proceso podremos precisamente “expandir nuestra conciencia”.

 

*Mtra. Ruth Holtz, Terapeuta psicocorporal, Analista bioenergética, Psicoterapeuta psicoanalítica. Orientadora cristiana. Informes y citas para videollamada a Colima al tel. 01 312 3 30 72 54

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.               www.facebook.com/crecimientoemocionalintegral

Visto 3518 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Ant. La exposición Sí es posible, invita a no quedarse solamente como espectadores del deporte
Sig. He optado por ir a buscar la raíz del mal: el desastroso empleo que nuestra modernidad hace del lenguaje, decía Yves Bonnefoy

Hay 3297 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.

0
Shares

¿Te gusta lo que ves?

Pulsa los botones de abajo para seguirnos, no te arrepentirás ...