Turismo y educación ambiental: una buena dupla Turismo y educación ambiental: una buena dupla Fotógraf@: TOMADAS DE LA WEB
Publicado en Andanzas en Femenino Domingo, 27 Enero 2019 05:10

Turismo y educación ambiental: una buena dupla

Escrito por

Nelson Mandela decía, y con justa razón, que la educación es el arma más poderosa del mundo. Puede ser el motor para reencausar el camino que se ha perdido. El 26 de enero es el día internacional de la educación ambiental, cifrada históricamente en 1975, contextualizada en el seminario que se celebró en Belgrado. En ese lugar se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco del programa de Naciones Unidas, bajo la denominada Carta de Belgrado.

¿Cuándo fue que olvidamos que la educación era importante también en el tema ambiental? Porque este mundo parece estar castigado en el tema medioambiental, como ese espacio que parece pertenecer a todos, pero que cuidan unos pocos. Merece ser una materia en nuestros centros educativos pero también en nuestra casa, en la comunidad y hasta en nuestros viajes. Y es que el desarrollo sostenible no es una premisa del pasado, es una exigencia del presente y un compromiso con el futuro que tenemos en un planeta que debe ser preservado, y debe ser reservado de todo tipo de daños a su hábitat más preciado.

Cuando hablamos de las asignaturas del futuro una de ellas tiene que ver con ese escenario en el que vamos a convivir muchos miles de personas. Y el medio ambiente no es un compartimento estanco que no afecta a los que lo respetan el medio ambiente, sino a los que influyen en los malos usos. Y este concepto no debiera ser un hecho controvertido ideológicamente, si no que debiera ser el mayor de los consensos. El planeta deber cuidarse porque es el hábitat de nuestra vida saludable. Resulta duro observar la deforestación en muchas partes del planeta, al ver como la vegetación ha ido desapareciendo ante el vertiginoso empuje de los humanos en su afán de rellenar y ocuparlo todo. Sin tener en cuenta en muchos casos esas fuentes naturales como es el suelo, los ríos, los asentamientos de animales. Todo un conjunto de escenario y paisaje natural que procura darnos la convivencia necesaria.

Por esto es importante la preservación de nuestra naturaleza y que esa educación ambiental no sea la oportunidad de una moda, sino la convicción de que en este Planeta o lo cuidamos entre todos o nos abandonará a nuestra suerte, que no siempre es la mejor de las suertes. Lo comprobamos en las grandes ciudades y en aquellos países en los que la polución ha hecho mella en su salud y en el bienestar colectivo. De hecho, hay determinadas patologías asociadas a esta situación de emergencia en relación a nuestro medio ambiente.

Pero es muy difícil amar, respetar y cuidar algo que no se conoce. A últimas fechas yo me he dedicado al turismo con un enfoque restaurativo, educativo y de impacto social. Con tristeza suelo ver que la mayoría de los prestadores de servicios turísticos, lo mismo un joven que conduce una  trajinera en Tláhuac, que un lanchero en la Rivera Maya o un guía de turistas en Ciudad de México, no toman conciencia del papel que como influencia e inspiración podríamos tener si al momento de mostrar las bellezas de nuestro país también nos comprometiéramos con el diseño de experiencias de viaje que logren hacer conciencia y contribuir un poco a la educación ambiental. Y es que los viajes ilustran y educan ¿o no? Y no sólo si te vuelves un visitante de museos y bibliotecas alrededor del mundo vas a aprender cuando viajas. En cada experiencia, en el aprecio que puedas sentir por las bellezas y el respeto que te inspire el entorno, encontrarás una oportunidad para mejorar tu educación ambiental.

La celebración de este día mundial de la educación ambiental debe servir para ir generando una opinión crítica y proactiva en favor de gestos, actitudes y regulaciones que protejan el escenario medioambiental como la casa común de todos las generaciones presentes y futuras.

Se trata, sin duda, de una lección de vida, de la capacidad del ser humano de respetar el hábitat donde nace, vive y se desarrolla en la armonía de un espacio que no pertenece a uno mismo, sino al equilibro de la propia naturaleza. Que es uno de los enclaves que humaniza e identifica al ser humano en su capacidad de proteger aquello que le va a dar la perdurabilidad de su existencia. O ustedes ¿qué opinan?

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Andanzas en Femenino

Lo último de Elizabeth Palacios

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.