Publicado en Estrategias Viernes, 21 Junio 2019 05:44

Que no les vayan a tomar la medida

Escrito por

Ayer, al igual que otros días, transportistas de la zona oriente desquiciaron el tránsito a su paso por diversos municipios hasta llegar a Cuernavaca, donde se entrevistaron con los integrantes de la Comisión Legislativa del Transporte. Aunque entregaron un pliego con diversas peticiones, la realidad es que sólo buscan hacer presión para obtener más concesiones.

Quien está atrás de ellos, y de gran parte de las “inconformidades sociales”, es el ex gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu, a través de esbirros que dejó en muchas dependencias gubernamentales y sectores de la población.

Y uno de ellos es el del transporte. Ya en una columna anterior explicamos cómo Graco engañó a los trabajadores del volante diciéndoles que si votaban por él habría placas de taxis para todos. Luego mandó publicar un decreto en el que se ordenaba a la Secretaría de Movilidad y Transportes hacer los estudios necesarios para liberar concesiones para el transporte sin itinerario fijo, pero nunca estableció un número tope.

Así, la SMyT entregó algunas placas para que los transportistas vieran que sí era cierto. Pero dejó una gran cantidad en trámite, proporcionándoles únicamente un permiso con que el podían prestar el servicio.

¿Recuerdan la caricatura aquella donde un perro jala una carreta donde va un hombre con un palo de cuyo extremo cuelga un trozo de carne? Pues así le hizo Graco Ramírez. Los trabajadores del volante le sirvieron para todos sus eventos, para sus acarreos, con la promesa de que al final del sexenio les canjearían esos documentos por concesiones, pero al llegar octubre del 2018, ya sabiendo que había perdido las elecciones, sólo entregó placas a sus incondicionales.

Nadie sabe a ciencia cierta cuál es el número de operadores del transporte con y sin itinerario fijo (taxis y rutas, respectivamente) pero es una cantidad enorme que se incrementa mes con mes al surgir nuevas agrupaciones de los llamados “mototaxis”.

Es un mundo de gente que puede poner de cabeza a un estado, de ahí que el título de la presente columna es: “Que no les tomen la medida”, y es un llamado a las autoridades, específicamente al secretario de Movilidad y Transportes, Víctor Mercado Salgado.

“El güero” se lleva muy bien con el grueso de los transportistas, pues tiene ya un largo camino recorrido, pero no se lleva con aquellos que eran incondicionales de Graco, que son los que han estado enfrentándose a los inspectores que hacen los operativos, y haciendo los bloqueos en diversos puntos del estado.

En aras de preservar la gobernabilidad el titular de la SMyT ha sido prudente. Pero no debe confundirse la prudencia con la debilidad o con el miedo.  No se trata de reprimir a los trabajadores del volante, sino simplemente de hacer cumplir la ley.

Y en este tenor, la Ley del Transporte para el Estado de Morelos es muy clara cuando se refiere a la revocación de las concesiones.

La utilización de los vehículos destinados al Servicio del Transporte Público, para un fin distinto a lo autorizado por el título de concesión, y la alteración del orden público o la vialidad, en forma tal que se deje de prestar el Servicio de Transporte Público, son causas para la revocación de las concesiones.

Y sus líderes alegarán que se está violando su derecho constitucional a manifestarse, pero la misma constitución aclara que se respetará su libertad siempre y cuando no se afecten a terceros ni se realicen fuera del marco legal.

No pueden unos cuantos impedir que el resto de la población realice sus actividades diarias solamente porque están intentando que les cumplan los que ya se fueron. Que les vayan a reclamar quienes hoy disfrutan de lo que se robaron. Eso sería lo justo.

Por otro lado, esperemos que no se vuelva a repetir en ningún otro municipio del estado lo que ocurrió en Cuautla, donde quedaron depositadas varias unidades del transporte público por estar dando servicio de manera ilegal, y el alcalde Jesús Corona, en aras de quedar bien con los transportistas, les permitió que se llevaran sus vehículos. |

Eso se llama Ejercicio Indebido del Servicio Público. Hasta este momento no se tiene claro si ya hay o no denuncia en la Fiscalía General del Estado, pero  la advertencia de Víctor Mercado fue clara: “La querella irá en contra de quien haya participado, si participó (el alcalde) lo van a tener que citar en la Fiscalía. Los transportistas comentan que fueron apoyados por el Ayuntamiento, y el responsable del corralón a quien entregó las unidades y a quien le hizo la presión para liberar esas unidades, las cuales no debieron ser entregadas, porque tienen un resguardo de la Secretaría de Movilidad, así como infracciones".

Sin embargo, adelantó que los operativos continuarán para hacer que impere la Ley. Recordó que las unidades detenidas carecían de placas y tenían solo permisos vencidos de la administración pasada, y ya se les advirtió que no toleraría a ningún vehículo que cuente con permiso vencido o no tenga concesión del servicio público; hasta el momento, ya son al menos 380 vehículos piratas retirados del servicio mediante estos operativos.

A Víctor Mercado le ha tocado ser “el malo de la película” y seguramente habrá reacciones por parte de las organizaciones “piratas”. No nos extrañe que al rato veamos consignas en su contra como ayer se podía ver que pedían la destitución del delegado de la zona oriente, Eduardo Galaz, pero es ahí donde el gobierno tendrá que cerrar filas y mostrar su apoyo.

Porque de otra manera, como ya ha ocurrido en otras administraciones, la ciudadanía se convertirá en rehén de los transportistas.

HASTA MAÑANA.

 

Modificado por última vez en Viernes, 21 Junio 2019 09:16
Publicado en Estrategias
Etiquetado como

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.