Publicado en Estrategias Viernes, 22 Abril 2011 09:21

El oscuro pasado del nuevo contralor

Escrito por

Cometra, una empresa para desconfiar.

El experimento de “México Infórmate”.

A pesar de ser una obligación en términos de la Ley de Información Pública, en la página oficial de la Contraloría estatal aún no aparece el currículum vitae o semblanza  del titular, Alfredo Jaime de la Torre, lo que puede entenderse por lo reciente del nombramiento.

Sin embargo, si usted busca en el portal del Gobierno de Morelos, podrá encontrar la semblanza que presentó el referido servidor público cuando se desempeñaba como subsecretario de Programación y Presupuesto.

En ese texto, Alfredo Jaime de la Torre refiere que “su experiencia profesional se ha desarrollado en el ámbito administrativo y financiero, en la iniciativa privada a partir del año 1989 y hasta el año de 1997 en despachos que brindan servicios de contabilidad, en cámaras de comercio y de la industria, y en el sector publico a partir del año 1998 y hasta la fecha, en el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Cuernavaca, en la Dirección General de Egresos y Dirección General de Contabilidad adscritas a la Secretaria de Finanzas y Planeación de Gobierno del Estado, así como, en la Comisaría de la Contraloría en el Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos”.

El hoy contralor no menciona para nada que ocupó el cargo de Subsecretario  de Administración de la Secretaría de Seguridad Pública durante los primeros años de la administración de Sergio Estrada Cajigal.

Y no es para menos. Fue en esa época cuando la Contraloría Estatal inició diversas investigaciones en torno a presuntas irregularidades en el manejo de los recursos económicos de la Secretaría de Seguridad Pública, a cargo de Cesáreo Carvajal Guajardo.

No fueron irregularidades menores, fueron desvíos de recursos públicos acreditados plenamente por las autoridades de aquellos tiempos, al grado de que fue necesario que la Procuraduría de Justicia abriera sendas averiguaciones previas por la posible comisión de delitos.

Los números de expedientes son los siguientes: SC/3ª./34/03-01; SC/8ª./92/03-01 y el SC/3ª./7479/02-01 en los que estarían involucrados por lo menos  el titular de la Secretaría de Seguridad Pública y su encargado de administración. En aquel tiempo, trascendió que un subalterno de nombre Julio César Domínguez dio “santo y seña” de cómo se hacían las transas en la oficina de Alfredo Jaime de la Torre.

¿Qué sucedió con esas averiguaciones previas?  A la pregunta realizada por este reportero vía INFOMEX, la Procuraduría de Justicia contestó lo siguiente:

“El artículo 16 del Código Federal de Procedimientos Penales  y el artículo 36 del Código de Procedimientos Penales para el estado de Morelos  (sistema escrito) y el artículo 237 del Código de Procedimientos Penales del estado de Morelos  (juicios orales) y el 51 numerales 4 y 7 de la ley de Información Pública Estadística y Protección de datos personales del estado de Morelos, regulan la forma de acceso a la información que usted solicita., salvo los casos exceptuados por la ley”.

Traducción: Las averiguaciones previas son secretas y sólo tienen acceso a ellas las partes y sus abogados.

Así las cosas, nos quedaremos con la duda sobre el destino final de las averiguaciones previas antes mencionadas, por tratarse de información vedada para el ciudadano común.

Sin embargo, considero que el gobernador Marco Antonio Adame Castillo no debería quedarse con la duda y preguntarle al procurador Pedro Luis Benítez Vélez en qué acabaron esos escabrosos asuntos en los que estuvo involucrado el contralor que acaba de nombrar.

Es más, el propio Alfredo Jaime de la Torre debería hacer públicas las resoluciones de dichos expedientes, en un afán de demostrar que tiene las manos limpias.

Elucubrando un poco ante la falta de información oficial, suponemos que sólo pudo haber tenido uno de dos desenlaces: que el Ministerio Público haya emitido un auto de no ejercicio de la acción penal por falta de elementos o por prescripción (la salida más fácil para la impunidad) o que el asunto se haya consignado en contra de funcionarios de bajísmo nivel dejando a salvo a Cesáreo Carvajal y su subsecretario de Administración.

Sólo así se puede entender que ambos hayan podido seguir laborando en el gobierno estatal  y que la Procuraduría les haya extendido sus respectivas constancias de no antecedentes penales, documento que Alfredo Jaime seguramente presentó al asumir su nuevo encargo en la administración pública.

Pero ese documento sólo demuestra que el suscrito no ha recibido sentencia condenatoria alguna por parte de un juez. Puede aparecer en cien averiguaciones previas, pero si en ninguna resulta penalmente responsable en sentencia firme, entonces tendrá su carta de no antecedentes penales las veces que quiera.

En conclusión, Alfredo Jaime de la Torre es jurídicamente inocente, pero moralmente cuestionado.

Desde el 11 de abril este reportero solicitó a la Contraloría estatal a través del sistema INFOMEX que nos diga si en los archivos de esa dependencia existe alguna queja, procedimiento o investigación que involucre a Alfredo Jaime de la Torre. La Unidad de Información Pública (UDIP) no ha contestado.

 

COMETRA, UNA EMPRESA PARA DESCONFIAR

La Compañía Mexicana de Traslado de Valores (COMETRA) ha ganado terreno en los últimos años en el giro de la protección y transporte de valores, tan es así que en varios estados (entre ellos Morelos) están estrenando instalaciones.

Sin embargo, y en contraparte, sus niveles internos de seguridad están a la baja y su prestigio está decreciendo.

Y no es para menos.

De acuerdo con la averiguación previa 256/CR/2011, alrededor de la 1:50 horas  del domingo 20 de marzo,  seis hombres armados con escopetas  y con uniformes de la propia compañía de valores,  ingresaron a las instalaciones de Cometra en Oaxaca  amagando y sometiendo a los guardias que resguardaban el sitio.

Según los testigos, los sujetos llevaban mallas en el rostro y guantes de látex, además de una camioneta de la propia institución con la que solicitaron su ingreso a las oficinas.

Uno de los testigos, -el encargado de la bóveda- quien presentó su declaración ante el agente del Ministerio Público-,  reportó que no se dieron cuenta de las características del vehículo en que huyeron ni tampoco más rasgos de quienes cometieron el asalto, aunque otro de los declarantes, -quien acepta que fueron amarrados y amordazados- revela que los implicados habrían huido a bordo de una camioneta de color blanco.

También refirieron que los responsables del audaz robo eran tipos altos y robustos.

Los presuntos asaltantes, tuvieron el tiempo suficiente para recabar el botín, sacarlo de la bóveda de seguridad y meterlo a varias bolsas, que posteriormente fueron subidas a una unidad de motor.

Personal del servicio de emergencias 066 reportó que a la cabina de la policía municipal le fue reportado el asalto a las oficinas de la empresa COMETRA por uno de los veladores de la institución.

La llamada se registró a las 05:50 horas, casi 4 horas después de que los implicados habrían ingresado a la empresa.

En la indagatoria se estableció que un día antes el personal a cargo de la operación de las unidades blindadas, retiró la mayor parte de camionetas ante un presunto trabajo de mantenimiento en el sitio.

Muy pronto los trabajadores pasaron de testigos a indiciados por las contradicciones en su declaración, mientras en el video de seguridad se observaron “indicios” de complicidad.

“Además de los errores en sus dichos se evidenció que hubo una violación al protocolo de seguridad impuesto a los trabajadores de seguridad de la institución”, explicó un funcionario de la Procuraduría oaxaqueña.

Los guardias delataron a dos ex empleados tras reconocer sus voces, aun cuando sus rostros estaban cubiertos con medias. El encargado de la bóveda refirió que a las 0:39 horas  de ese día realizó un conteo del dinero ingresado a la bóveda de la empresa de valores y precisó que en ese momento habían 156 millones  708  mil pesos.

“Creemos que ellos (los custodios) pudieron estar en complicidad con los asaltantes porque no hubo ni un disparo, siendo que ellos tienen armas y cartuchos suficientes, según nos señalan”, indicó el funcionario.

Mientras tanto, una copia de la investigación fue enviada a la PGR, debido a que en los hechos también fueron robados 24 revólveres y 24 escopetas.

Por otra parte, una toma del circuito cerrado en poder de la Agencia Estatal Investigaciones revela que los asaltantes ingresaron a Cometra como en la épica del Caballo de Troya.

El jefe de la corporación, Jacob Guzmán Andrade, agregó que los implicados ingresaron a la empresa ocultos en una unidad blindada operada por un custodio a las 1:50 horas de ese domingo.

Una hora después los asaltantes bajaron de la unidad para ingresar a la zona de la bóveda, “como si hubiera existido una planeación anticipada del hecho.

“Se puede notar la presencia de cuatro o cinco sujetos con uniforme, algunos con el rostro cubierto con medias transparentes, que controlan sin mayor problema al personal; no se registra ningún altercado o intento de enfrentamiento”.

A la fecha, los casi 157 millones no han sido recuperados y los responsables siguen prófugos.

Pero esto no sólo ha ocurrido en Oaxaca, sino también en Morelos.

El 18 de noviembre de 1997, alrededor de las 22:30 horas, una camioneta de Cometra circulaba por la avenida Plan de Ayala después de recoger varios “envases” en diferentes bancos de ese rumbo. A la altura de la tortería “La Cubana” una camioneta se les emparejó y el conductor le hizo señas al chofer del vehículo blindado al tiempo que le decía: “Tu puerta de atrás viene abierta”.

Sorprendido, el chofer se estacionó y salió del vehículo, sólo para confirmar que la puerta del compartimento trasero estaba totalmente abierta, y en el interior no estaban sus tres compañeros ni tampoco los cuatro millones 250 mil 457 pesos que habían recogido horas antes.

Supuestamente el trabajador de Cometra asignado a la conducción del vehículo, no escuchó ni vio nada cuando los custodios aprovecharon un alto en el semáforo para descender de la camioneta cargando las bolsas con el dinero y abordar un vehículo que los seguía.

Carlos Guerrero Ocampo y José Francisco Reyna Medina, de apenas 21 y 22 años de edad, fueron quienes hicieron tal osadía.

En diciembre de 1998 la Policía Judicial de Morelos localizó al ex trabajador Bernardo Mendoza, quien confesó los hechos y dijo que los jóvenes se estaban escondiendo en Mérida, Yucatán.

Hasta allá fueron los policías morelenses y el 16 de febrero de 1999 los dos jovenzuelos fueron entregados al Juzgado Primero Penal que había librado sus correspondientes órdenes de aprehensión. Sólo una mínima parte del botín fue recuperado.

 

EL EXPERIMENTO DE “MÉXICO INFÓRMATE”

Como un experimento a nivel nacional, la organización “México Infórmate” decidió hacer las mismas preguntas a los Congresos Locales de cada uno de los estados del país, con la finalidad de evaluar el comportamiento de los poderes legislativos en materia de transparencia, y al mismo tiempo, la actitud de los órganos garantes (lo que es el Instituto Morelense de Información Pública y Estadística en Morelos) para obligar a los diputados a entregar dicha información.

Las preguntas son las siguientes:

Con base en el artículo 6 constitucional, solicito se me proporcione en versión electrónica, y en caso de no existir en copia simple

El presupuesto aprobado, otorgado y ejercido por cada una de las comisiones (ordinarias, especiales, de investigación, etcétera) y cada uno de los órganos de gobierno (mesa directiva, junta de coordinación política, etcétera). Favor de incluir el desglose del presupuesto ejercido por pago de salarios, honorarios, papelería y el que se utilizó para cubrir todos los eventos, viajes, boletos de avión, reuniones, etcétera; durante el 2010.

El presupuesto aprobado, otorgado y ejercido por cada uno de los grupos parlamentarios para el ejercicio de 2010. Favor de incluir el desglose del presupuesto ejercido por pago de salarios, honorarios, papelería y el que se utilizó para cubrir todos los eventos, viajes, boletos de avión, reuniones, etcétera, durante el 2010.

El presupuesto aprobado, otorgado y ejercido por cada oficina de representación de los diputados durante 2010, así como los datos de contacto (dirección, teléfono y correo electrónico y nombre de responsable o directorio).

Copia simple del Currículum Vitae (profesión, nivel académico, experiencia profesional, etcétera), correo electrónico, extensión, sueldo mensual y adscripción (área de trabajo) del personal no administrativo o sindicalizado o de base que trabaja en el Congreso. Me refiero a los/as asesoras, secretarios técnicos, y en general el personal que hace labores de apoyo técnico-legislativo que trabajó en el Congreso durante 2010.

Los planes de trabajo e informes de trabajo de cada una de las comisiones (ordinarias, especiales, de investigación, etcétera) que las mismas elaboraron durante 2010.

Información sobre las comparecencias que llevó a cabo el Congreso durante 2010. Me refiero al número de comparecencias, fecha en que se llevaron a cabo, funcionario o funcionarios que comparecieron y un documento que avale que se llevó a cabo esta comparecencia (versiones estenográficas, oficios, minutas, resolutivos, etcétera).

Al respecto, cabe mencionar que al cumplirse el plazo de 10 días hábiles que establece la ley para contestar la solicitud, el Congreso local del Estado de Morelos ha ignorado olímpicamente la petición de Leonora Jiménez, representante de” México Infórmate” en Morelos.

DE TODO UN POCO

Más sobre CEAMA.- En respuesta a una solicitud de información de La Unión de Morelos, la Unidad de Información Pública de la Comisión Estatal del Agua y Medio Ambiente (CEAMA), sobre el número de obras asignadas a la empresa Equipos Mecánicos y Electromecánicos (cuya adjudicación de la obra en Zacualpan de Amilpas tiene al titular Fernando Bahena bajo un proceso administrativo de la Contraloría)  contestó que, además de la referida obra de construcción de la Planta de Tratamiento de Zacualpan de Amilpas, también ganó por licitación la de Tlacotepec, en el mismo municipio.

Además, dice la CEAMA, se le adjudico “por invitación” una obra de rehabilitación y puesta en marcha de la planta de tratamiento de aguas residuales denominado “Las Juntas” en el municipio de Amacuzac por dos millones 467 mil pesos , y otra similar en el municipio de Temixco, por cinco millones 284 mil pesos.

Coopelas o cuello”.- Como si no fueran suficientes los problemas que tiene la alcaldía de Cuernavaca, ahora resulta que hay una persona de nombre José Ángel Fraga Cabrera, que se identifica como presidente del Consejo Municipal de Participación de la colonia Lázaro Cárdenas, y que está recorriendo los comercios de la avenida Estado de Puebla para –como se dice coloquialmente- pasar la charola so pena de llamar a la grúa para retirar los vehículos que estén descargando mercancía en esos establecimientos.

Los comerciantes ya se están organizando para denunciar a este lidercillo que aplica la máxima del chinito: “coopelas o cuello”.

Una de cal por las de arena.- Así como han criticado hasta el cansancio a la paraestatal Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), ayer los automovilistas que utilizan las autopistas de cuota reconocieron como acierto que, al menos en el periodo vacacional de Semana Santa, CAPUFE haya contratado a dos empresas de grúas para remolcar gratuitamente a los vehículos que por alguna circunstancia se quedan varados en la autopista. Participan Grúas Nava, de Chilpancingo, y Grúas Hernández (de los hermanos Augusto y Pablo Hernández) ampliamente conocidas en Morelos.

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.