Sociedad

Pajareando


2885 Views
Lectura 4 - 8 minutos
Pajareando
Pajareando
Sociedad
Lectura 4 - 8 minutos

Pajareando


2885 Views
Pajareando
  • (1 Like)
  • Comentar

Hay un tipo de pájaros a los que llamo, ya por costumbre, pájaros de playa y balneario. Antes no sabía su nombre, ahora sé que son los zanates. Estos pájaros negros tornasol alborotan mis recuerdos de Tecolutla y Oaxtepec. Sobre el quiosco del pueblo veracruzano, los zanates cruzan los atardeceres anocheciendo los árboles, los hacen más frondosos con su oscuridad escandalosa y emplumada. Imponen sus gritos y aleteos, hacen propio el cielo esa hora. El comadrerío de las aves que parecen embrujadas es acompañado con un huapango jarocho de fondo y por las luces cálidamente adormiladas de los negocios y casas de los alrededores. 

También los veo descender cerca de las albercas del balneario esponjándose gallardos al graznar, argüenderos con el pecho erguido pasean a saltitos el trocito de noche que llevan en el cuerpo. Los reflejos del agua iluminada a máximo sol destellan en la sonrisa de niños que chapotean. El aire huele a bloqueador de coco y piña colada. El pasto se extiende cortito y húmedo como un suave edredón verde. En mi memoria no hay atardecer o alberca que no traiga consigo el canto de un zanate integrado.

 Ahora sé que estas aves son invasoras en toda la república pero que originalmente son de Veracruz. Ahuizotl, el emperador azteca, los hizo llevar a Tenochtitlán porque le gustaron mucho y después ellos solitos se encargaron de extenderse a todos lados. Su nombre prehispánico es teotzanatl (ave rara o preciosa) y su nombre científico es Quiscalus mexicanus.

Ahora vivo en Morelos y a mis arboles llegan varias aves. Puedo verlas oculta tras mi ventana, pero no sé de qué tipo son. A mis amigos de la ciudad les cuento que son hermosas y cuando me dicen “a ver, mándame una imagen” simplemente no sé cómo buscarlos en internet para mostrarles. Para mí las aves son una de las cosas más fascinantes de la naturaleza por sus colores y variedad de formas.

Hace varios años visité un aviario, al que he querido regresar y por una o por otra cosa no lo he hecho. Se llama El Nido y está en Ixtapaluca. Me encantó el lugar, pero puedo decirles con seguridad que no se compara con la emoción de ver a las aves en su hábitat. Acecharlas, pisar con cuidado para no hacer ruido y moverte lento para no espantarlas. Capturar su imagen con los binoculares y rogarle a los cielos que no levanten el vuelo rápido y puedas apreciarla con detalle. Pienso que verlas de esta manera o tomarles fotografías en estado natural es una aventura muy emocionante, es desvelar un misterio. Esto pude experimentarlo el fin de semana pasado.

Al avistamiento de aves, en la jerga de los biólogos y de las personas aficionadas, se le llama pajarear, así que me fui a pajarear con los biólogos Diego Guerrero Lara, Diego Roldan y Juan Antonio Reynoso y otros interesados (Joaquín Cervantes, Stivaliz Velázquez y Daniel Hernández) a la ribera del río Cuautla. Aproximadamente un mes antes del recorrido platiqué con el biólogo Diego Guerrero Lara. Supe de él y del proyecto del que forma parte cuando participé en los festejos del río este año. Leí el programa del festival y vi “Avistamiento de aves” de inmediato me interesó así que me puse en contacto con él. Diego me explicó que el Programa de Aves Urbanas (PAU) tiene tres años que es oficial y es un proyecto dirigido por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio). Los de Conabio delegan a cada uno de los municipios de Morelos una coordinación para hacer los avistamientos y recabar datos. Diego es el encargado de la coordinación de Cuautla.

Lo maravillosos de este programa es que su objetivo es acercar a las personas de la ciudadanía a sus áreas naturales próximas para admirar a las aves de la región en compañía de profesionales que hacen de la experiencia algo muy placentero. Ellos prestan binoculares con un alcance de visión de aproximadamente 1000 metros y con mucho gusto mencionan los detalles de los especímenes que se observan. Aparte, ajustar los binoculares es sencillo, enfocas con dos perillas y listo. Me dejó atónita la nitidez y la exactitud con que se ven incluso las plumas y los colores de áreas muy pequeñas del cuerpo de los voladores. Esta práctica se puede complementar descargando algunas aplicaciones al celular que son facilísimas de usar. Dan información de las aves, como por ejemplo los sonidos que hacen, a qué especie o grupo pertenecen, si son nocturnas o diurnas, y las regiones en las que se establecen, por ejemplo, para reproducción, migración, etc. Dos de las principales son eBird y Merlin. Otra cosa genial de ellas es que puedes aportar con tus propios datos recabados y eso significa poner tu granito de arena para ayudar a la comunidad científica.

Nunca había visto a las aves esa forma y en tal compañía. He observado a las llamadas primaveras posarse en la antena de mi casa, y como no son muy pequeñas yo pensaba que las estaba viendo en todo su esplendor, jaja, que tonta fui. En uno de los cables que están a lado del parque de la Colonia Santa Rosa, sobre la calle, pude ver con lo binoculares a una de ellas. Quedé petrificada, quería meter mi mano por la lente y deslizar los dedos por su plumaje.

No se imaginan lo feliz que estaba pajareando porque para mi buena suerte comenzamos el recorrido a las ocho de la mañana justamente en una parte del río donde yo viví en mi niñez. Reconocí algunos de los guamúchiles que ahora son unos señores árboles, enormes y hermosos. Volví a bajar por donde lo hacía cuando tenía como cinco años para caminar paralela al río en la búsqueda de las aves. La piel se me puso chinita.

Más adelante caminando y encontramos a nuestro paso otras que yo no tenía idea que habitaran en esos parajes como: Momoto Corona Canela, Martín Pescador Verde, Tecolote Bajeño, Colibrí Corona Violeta, Codorniz Barrada, Pijije Alas Blancas entre otros. Ese día se registraron 28 tipos de aves en tan sólo dos horas de avistamiento. Por cierto, ese mismo día se festejó el Global Big Day, que es una celebración a las aves y PAU participó con los especímenes monitoreados en la ribera del río Cuautla. También participan en otros eventos como el October Big Day, el Conteo de Aves en tu comunidad, y el Conteo Anual de Aves Urbanas. Hay un calendario que Conabio tiene con diversas actividades relacionada a los avistamientos y está al alcance de cualquiera que lo quiera consultar.

Yo pensaba que el río Cuautla estaba demasiado contaminado, prácticamente lo visualizaba como un gran desagüe de aguas negras. Estoy consciente de que se puede salvar, pero imaginaba que las zonas que todavía tenían las condiciones para que la fauna aérea encontrara un refugio allí eran las de los manantiales, cruzando el río. Fue una grata sorpresa encontrarme que en este río se aferran especies que no necesariamente son aves. Lo digo porque vimos un tlacuache caminando muy campante por sus orillas, eso fue un grandísimo hallazgo que me llenó de alegría.  Estoy segura que también hay cacomixtles porque llegan a mis árboles frutales y a veces son mis inquilinos; el río está a 80 metros de mi casa.

Aparte de ver aves aprendí muchas cosas platicando con Diego y caminando al lado de los otros biólogos y curiosos como yo. Siempre es un placer aprender de los expertos. Sin embargo, hay un lado que no es tan luminoso para los amantes de las aves. Es el sistema ignorante y superficial en el que nos encontramos, gobiernos que no apoya en casi nada a la ciencia. Prácticamente Diego y sus compañeros tienen que sustentar e impulsar el proyecto con recursos propios y eso es una verdadera vergüenza.

Es de agradecerse que existan iniciativas y personas que como Diego se tomen la molestia de acercar a nosotros tanta hermosura y nos compartan su saber que también puede ser nuestro. Por favor investiguen sobre los avistamientos de aves cercanos a su comunidad y asistan. Es uno de los mejores regalos que pueden hacerse y así conocer por fin el verdadero nombre y otras curiosidades de esa criatura alada que comparte con ustedes territorio.

Tiktok: expedicion_nocturlabio

 

 

Visto 2885 veces
Inicia sesión y comenta

Arquitecta, escritora, diseñadora, amante de los animales, la naturaleza y la aventura.

Dayan Casaña

53 Posts 617,365 Views
Enviar mensaje Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter
Ant. En Morelos
Sig. UAEM promueve cultura de la denuncia: rector

Hay 5587 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.