Sábado, 08 Junio 2019 05:20

Destituyen a la directora del Cefereso 16

María de los Ángeles García fue separada del cargo en el marco de protestas de trabajadores del penal femenil en su contra; la encargada de despacho será Gabriela Cerón Ramírez.

Coatlán del Río.- Fue destituida la directora del Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) femenil número 16, María de los Ángeles García Martínez, el cual se ubica en la comunidad de Michapa de este municipio.

Lo anterior fue informado por trabajadores del penal federal femenil, tras asegurar que ya se presentó en el Cefereso como encargada de despacho Gabriela Cerón Ramírez, quien les dio a conocer que estará al frente de la dirección hasta que se lleve a cabo el nombramiento de la nueva persona que será la responsable de este Centro de Readaptación.

La Unión de Morelos acudió al lugar para confirmar de manera oficial la información otorgada por los trabajadores, pero no obtuvo respuesta favorable.

El cambio de García Martínez se da luego de que en julio de 2018, por el cambio de empresa operadora de los servicios del penal, alrededor de 600 trabajadores –todos vecinos de la región sur poniente de Morelos– fueron despedidos, sin justificación aparente.

Aunado a lo anterior, el 10 de mayo de 2019, en la colonia Emiliano Zapata de la cabecera de Puente de Ixtla, varios trabajadores del Cefereso fueron atacados a balazos mientras esperaban el camión oficial que los trasladaría a su centro de trabajo.

A raíz del ataque, cinco personas perdieron la vida y tres resultaron heridas.

Ante dicho multihomicidio, trabajadores del penal se manifestaron afuera de las instalaciones, el pasado 13 de mayo, para exigir justicia para sus compañeros.

En este sentido, en esa ocasión también denunciaron omisión e irregularidades por parte de la entonces directora del penal federal, María de los Ángeles García Martínez.

De acuerdo con información de fuentes consultadas por La Unión de Morelos, Gabriela Cerón Ramírez –quien estuvo al frente del Complejo Penitenciario Islas Marías durante seis años– se hará cargo de implementar nuevas medidas de seguridad y una mejora a la situación laboral en el Cefereso número 16 de Morelos, que está ubicado en el municipio de Coatlán del Río.

 

Publicado en Zona Sur

Violencia no ha rebasado a las autoridades, sostiene el delegado federal.

El delegado del Gobierno de la República en Morelos, Hugo Eric Flores Cervantes, informó que autoridades federales de reinserción social han estado en la entidad para atender las solicitudes de seguridad hechas por trabajadores del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) femenil número 16, ubicado en Coatlán del Río.

Lo anterior, luego de la agresión armada del pasado 10 de mayo en Puente de Ixtla, en la que cinco personas resultaron muertas y tres heridas.

Flores Cervantes expresó que ante la protesta de trabajadores de dicho centro de reclusión, funcionarios del área acudieron a la entidad para revisar las peticiones y establecer algunas medidas de seguridad en el lugar, dadas las amenazas que en su momento fueron dadas a conocer por los propios empleados. “Me parece que es absolutamente conducente la petición que están haciendo las personas que trabajan en los penales federales, no solo el que está en Morelos, sino en todo el país… las medidas las tendrán que tomar las instancias competentes”.

A decir de Flores Cervantes, se tenía conocimiento de que hubo amenazas previas al hecho, “por lo tanto, se tendrá que deslindar responsabilidades, entre los funcionarios que tenían esa responsabilidad (sic)”.

Reiteró que se trata de un centro de readaptación especial que implica ciertos retos, pues están recluidas mujeres relacionadas con algunos grupos delictivos de alta peligrosidad. “Es el único penal federal (en el país) con esas características y está aquí en Morelos, por cierto, en un momento complicado y difícil para nosotros como funcionarios”.

Y no obstante los índices delictivos que se han incrementado en Morelos, Flores Cervantes consideró que la delincuencia no ha rebasado a las autoridades, pues -a decir del funcionario- ha habido resultados importantes.

Dijo que si bien se han presentado “acontecimientos preocupantes y difíciles, también hay resultados, y debido a esos resultados hay reacciones y reacomodos por parte de la delincuencia organizada en el estado de Morelos. Finalmente son otras áreas las que están haciendo lo propio, nosotros estamos enfocados en los programas sociales”.

 

 

Publicado en Sociedad

Durante una manifestación, dan a conocer pliego petitorio que incluye condiciones laborales seguras.

Una sobreviviente del ataque relató los hechos del viernes 10 de mayo.

Coatlán del Río.- La mañana de este lunes, con un pequeño moño negro en el hombro izquierdo en señal de luto, flores, veladoras y pancartas con leyendas de justicia, trabajadores administrativos del Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) femenil número 16 protestaron afuera de las instalaciones de ese centro, que se ubica en la comunidad de Michapa de este municipio, para exigir justicia tras el homicidio de cinco de sus compañeros, este viernes 10 de mayo, en Puente de Ixtla.

Aunado a lo anterior, los manifestantes solicitan condiciones laborales justas para el desempeño de sus actividades.

Yoshio Valdés Ibarra, quien se identificó como abogado penitenciario del Cefereso femenil 16, dio lectura al pliego petitorio originado tras el mútiple homicidio que ocurrió la mañana del 10 de mayo en el monumento a la madre, en la colonia Emiliano Zapata de la cabecera municipal de Puente de Ixtla, donde murieron tres hombres y una mujer (otra más falleció más tarde, en un hospital) que se desempeñaban en distintas áreas, desde la administrativa, jurídico, una psicóloga, una enfermera y un criminólogo, además de dos custodias heridas.

A través del pliego petitorio solicitan la urgente intervención en el atentado en contra del personal que esperaba el transporte que los trasladaría a su lugar de trabajo.

Además, piden que se investigue la omisión y negligencia con la que actuaron directivos del Cefereso número 16 femenil Morelos, toda vez que en varias ocasiones ya se había amenazado con pancartas y mantas que habían sido colocadas frente a estas instalaciones, así como de las amenazas directas al personal penitenciario.
Asimismo, solicitan que se sancione a los responsables, se apoye de manera económica, jurídica y material a los familiares de los hoy finados y de los heridos, cubriendo en su totalidad los gastos y garantizar la manutención de los menores huérfanos.

Como tercer punto solicitan que se recontrate el seguro de gastos médicos mayores con la situación vulnerable de riesgo que se encuentra el personal penitenciario a nivel federal.

“Que se establezca una logística de seguridad permanente en el transporte del personal; que no haya represalias para los servidores públicos que se manifiestan en el presente escrito”, dijo Valdés Ibarra.

Ante la pérdida de vidas humanas, solicitan que de manera urgente se tomen decisiones al respecto y se informe por escrito las medidas y acciones referentes a la situación expuesta.

El documento será entregado a Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación; a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, entre otros.

“Queremos saber por qué nos dejaron en esta vulnerabilidad, no logro entender a quienes hicieron el daño, a los autores de esta masacre”, dijo el abogado con voz temblorosa.


Relato de lo vivido de una sobreviviente


Una de las trabajadoras relató el momento vivido a las 07:10 horas el 10 de mayo:

“Como todos los días, estábamos desde las siete de la mañana en la parada específica a los autobuses que nos trasladan, porque son dos, en el monumento a la madre, en la colonia Zapata. Este día no iba el primero tan lleno porque les habían dado el día a algunas madres, así que el primero se detuvo; cerca de él, también se detuvo un vehículo rojo. Alcanzo a ver que desciende un sujeto con un chaleco como anaranjado o verde, no pude ver el rostro, inmediatamente comenzaron los disparos. Los que alcanzamos a subir al autobús fuimos los que hoy estamos vivos, uno intentó huir y también le dispararon”, relató.

Con rostro de angustia, la mujer recordó que los individuos no dijeron nada, sino que únicamente comenzaron a disparar. “Todos comenzamos a gritar asustados, subí a gatas al autobús, y me escondí abajo de un asiento haciéndome como que estaba yo muerta, poniendo el celular en vibrador por si los sujetos subían, no quería llamar la atención; sólo alcance a escribir un mensaje pidiendo oración por nosotros… Después de un tiempo seguía escuchando balazos, escuché la voz de una de mis compañera que gritó: ‘¡No, por favor, tengo hijos!” Después de un tiempo, cuando abro los ojos, sentí que ya había pasado todo, pero veo su rostro, sus ojos llenos de angustia, era una de mis compañeras que estaba tirada en el pasillo con cuatro impactos de bala gritando por ayuda”, comentó.

“Me pidió –cuando todavía podía hablar– que buscara sus cosas. Me dijo el nombre del contacto para que se comunicara con su esposo. La llevaron al hospital y ahí estuvimos; ya por la tarde falleció el mismo día”, expresó.

Su compañera recibió cuatro impactos de bala: dos en el abdomen, uno en una pierna y otro en un hombro.

La mujer relató que esa mañana “solamente me encomendé a Dios”, y hasta que abrió los ojos fue que dimensionó lo que realmente estaba sucediendo. “Cuando abrí mis ojos lo primero que vi fue una mirada de angustia y dolor. No bajé del autobús hasta que me percaté de la llegada de los paramédicos”, dijo.

Comentó que eran alrededor de 20 personas las que estaban esperando el autobús, en el que ya iban alrededor de 11 a bordo. Recuerda que los atacantes  abrieron fuego en contra de todos, empezando de izquierda a derecha, por eso algunos alcanzaron a subir y hoy están con vida. El segundo autobús llegó minutos después del ataque, a ellos ya no les tocó vivir la situación, finalizó.

 

 

 

Publicado en Zona Sur

Reitera su disposición de coadyuvar con las autoridades federales en el marco de legalidad y de acuerdo al Plan Nacional de Pacificación.

El Gobierno del Estado de Morelos condena enérgicamente la agresión que esta mañana (ayer) sufrió personal administrativo del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Femenil número 16, ubicado en el poblado de Michapa, Coatlán del Río, único en su tipo en todo el país donde las reclusas responden a delitos del orden federal.
El ataque se registró a la altura de la colonia Emiliano Zapata, municipio de Puente de Ixtla, cuando los trabajadores esperaban el autobús.
Resultado del lamentable suceso cuatro personas perdieron la vida y cuatro más resultaron heridas, por lo que ya reciben atención médica en el Hospital “Centenario de la Revolución Mexicana” del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), ubicado en el municipio de Emiliano Zapata.
Las personas hospitalizadas son Yanet “N”, Laura “N”, Víctor “N” y María del Carmen “N”.
La agresión a una institución federal requiere la inmediata intervención de las autoridades del Gobierno de México para atraer las investigaciones de este lamentable suceso, toda vez que existían amenazas de represalias de parte de organizaciones delictivas.
La ola de violencia que se vive en el país toca las puertas del estado de Morelos, debido a que el Gobierno local mantiene firme su compromiso de proteger a las familias y no pactará con la delincuencia en ningún momento.
El Gobierno del Estado ratifica su disposición de coadyuvar con las autoridades federales en el marco de legalidad y de acuerdo al Plan Nacional de Pacificación impulsado por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
El Gobierno que encabeza Cuauhtémoc Blanco Bravo nunca pactará con ningún grupo del crimen organizado y mantendrá la posición de seguir trabajando incansablemente para obtener la paz que todos los morelenses merecen.

 

Publicado en Sociedad

Para que no siguieran en la incertidumbre, mientras continúa el litigio entre las empresas Ceprosa y CRS Morelos.

Coatlán del Río.- La empresa con razón social Centro de Procesamiento y Servicios S.A. de C.V. (Ceprosa), que por cerca de tres años operó en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 16 de Michapa, confirmó que liquidó a los aproximadamente 600 trabajadores que fueron despedidos el pasado tres de julio sin previa notificación. 
Marlon Figueroa Vázquez, quien estuvo encargado del área de recursos humanos de Ceprosa, durante el tiempo que la empresa prestó diferentes servicios en el penal federal femenil, dio a conocer que tras los movilizaciones realizadas por los trabajadores para recuperar su fuente de empleo, finalmente la empresa determinó concluir la relación laboral con los aproximadamente 600 empleados de las áreas de mantenimiento, cocina, limpieza, tecnológicas, almacén, entre otras, a fin de evitar que siguieran esperando durante el proceso legal que emprendió. 
Recordó que se trata de un conflicto entre particulares, en el que Ceprosa inició una demanda en contra de la empresa CRS Morelos del Grupo Carso, con la cual firmó un contrato para operar los servicios del Cefereso femenil número 16 por un plazo de 20 años; sin embargo, no se cumplió y de manera arbitraria fue retirado el personal y se quedó en el interior del penal el equipo, material e insumos propiedad de Ceprosa. 
Figueroa Vázquez garantizó que tras la negociación con los trabajadores, se les liquidó conforme a la ley y se logró concluir de manera satisfactoria la relación laboral, aunque reconoció que son cientos de familias que se quedaron sin un sustento económico. 
Finalmente, la mañana de ayer jueves, trascendió que por poco más de dos horas se implementó el llamado "Código Rojo" en el Cefereso, es decir, que se cerraron los accesos a las instalaciones y el personal del lugar permaneció afuera en espera de poder ingresar, pero las autoridades del penal se reservaron la información al respecto.

 

 

Publicado en Zona Sur
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.