Si en casa tienes a un niño tiquismiquis para comer, no estás solo. Casi el 50% de los padres afirman que sus hijos pequeños son quisquillosos con la comida. Si son selectivos a la hora de comer, pueden hacer que las comidas sean un caos. Ya tenemos bastante con preocuparnos de que no se desperdicie comida y de que tu hijo coma suficiente comida "buena" y poca comida "mala" (o al menos que coma suficiente). Estas luchas diarias pueden hacer que las comidas se conviertan en una carga y planificarlas teniendo en cuenta las preferencias de los más pequeños puede ser casi imposible.

Sin embargo, hay buenas noticias: algunos de los comportamientos comunes de los niños quisquillosos con la comida, como rechazar nuevos platos o tener rabietas a la hora de comer (porque solo quieren comer su comida favorita) son normales.

 Las investigaciones sugieren que con el tiempo y tras varias exposiciones (sin verse presionados) a la comida, la mayoría de los niños acaban aceptando los nuevos alimentos. También respirad con alivio porque la mayoría de los niños que están considerados como quisquillosos con la comida no suelen tener deficiencias alimentarias o un ritmo de crecimiento por debajo de la media.

Somos investigadores en nutrición y hemos llevado a cabo varios estudios con los que hemos confeccionado varias estrategias que puedes utilizar para que las comidas sean más felices y más sanas. Junto con otros estudios realizados con niños pequeños, el resultado son cinco formas para reducir el estrés durante las comidas y para ayudar a tu "quisquilloso" a tener una dieta más sana.

1. Cambia tu manera de ver las cosas

El primer paso que pueden tomar muchos padres que se sientan agotados es cambiar el punto de vista.

Durante los años preescolares, la ralentización del crecimiento (en comparación con el rápido crecimiento observado durante la infancia y la niñez) puede tener un impacto en la dieta. También es el caso de los cambios de actitud, como cuando el niño empieza a tener un sentido de independencia.

Ahora son responsables de sus propias preferencias y acciones, de ahí que prefieran alimentarse a sí mismos, desarrollando un gusto más estricto sobre la comida.

Si nos quedamos con que los niños son "quisquillosos con la comida", estamos insinuando que dichos comportamientos, considerados normales durante el desarrollo, son un acto de rebeldía.

Si nos tomamos el rechazo a la comida como un acto de rebeldía, la hora de la comida probablemente nos resultará estresante. Tendemos a centrarnos en que nuestros hijos cumplan nuestras órdenes en vez de intentar que desarrollen una relación sana con los alimentos.

Las frases del tipo "tienes que comerte tres cucharadas más" son normales, pero pueden hacer que acabes es un ciclo de discusiones con tu hijo.

En algunas situaciones, el ciclo de presiones y negativas puede aumentar y hacer que cedas para que tu hijo coma cualquier cosa, dejando que coma lo que quiera y creando hábitos alimenticios negativos.

En vez de pensar en este tipo de actitud como un acto de rebeldía, podemos entenderlo como una forma de mostrar independencia durante las comidas, algo completamente apropiado para su edad. Tu hijo discriminará los alimentos basándose en las nuevas cualidades de la comida como son el sabor, la textura, su presentación y la familiaridad.

Céntrate en promover los buenos hábitos alimenticios de tu hijo sin presionarle y disfruta del tiempo que pasáis juntos durante las comidas en vez de centrarte en su ingesta de alimentos.

2. Adáptate, pero sin ceder

Si te adaptas a las preferencias de tu hijo durante las comidas ambos salís ganando: los niños adquieren un poco de independencia y se comen la comida que les preparas.

A la hora de planificar las comidas, pregúntale a tu hijo qué le gustaría comer esta semana o llévatelo a hacer la compra y dile que escoja una verdura que quiera probar.

Adaptarse a las preferencias de los niños no significa cenar nuggets de pollo todas las noches. Si vas a hacer un plato exótico de comida picante, pon menos especias para los niños.

Las comidas en las que los niños pequeños pueden servirse solos también son una buena idea porque les permite escoger cuánto van a comer (por ejemplo, sin incluir la salsa).

3. Haz que los niños prueben comidas nuevas

No le metas presión a tu hijo para que coma lo que no le gusta. No pasa nada si no le gusta el brócoli.

Varios investigadores del Reino Unido han probado varios métodos para hacer que los niños prueben las verduras que no les gustan. Tras 14 días de pruebas, llegaron a la conclusión de que las mejores estrategias incluían una combinación de una exposición diaria repetida a dichos alimentos, ofrecer recompensas no relacionadas con la comida si probaban los alimentos que no les gustaban y que los padres comieran la misma comida que el niño.

Si rechaza la comida en un primer momento, vuelve a intentarlo varias veces (sin presionarle). Puede tardar entre 10 y 15 veces hasta que a un niño le guste un nuevo alimento.

Es mucho más fácil hacer que un niño pruebe nuevos alimentos que forzarle a que se los coma. Prueba a ofrecer porciones pequeñas.

Utilizando recompensas como pegatinas puedes mejorar la tolerancia de tu hijo a aceptar nuevos alimentos y hacer que cada nuevo plato sea algo divertido. Felicita a tu pequeño cuando pruebe nuevas comidas y mantente imparcial si decide no comerselas.

4. Sé un modelo de alimentación sana

También es importante comer con tu hijo cuando le ofrezcas comidas nuevas. ¡No puedes esperar que tu hijo coma verduras si tú tampoco te las comes!

Los niños con padres que tienen hábitos alimenticios saludables suelen ser menos "quisquillosos", suelen probar más verduras que no les gustan y en general consumen más fruta y verduras.

5. ¡Los niños pueden ser nuestros pinches de cocina!

Hacer que toda la familia participe a la hora de cocinar puede aliviar el estrés durante las comidas.

¡No tienes por qué hacerlo todo tú solo! Puedes hacer que tu hijo lave los alimentos que vas a cortar o que ponga la mesa mientras la cena está en el horno.

Hay varios estudios que muestran que los niños que se involucran de alguna manera en la preparación de las comidas tienen una actitud más positiva hacia la comida y son suelen comerse la comida que han ayudado a cocinar.

Haciendo que tu hijo sea tu pinche en la cocina conseguirás que coma más alimentos saludables a corto plazo y le vas a enseñar buenas prácticas para toda la vida.

Si dejas que tu hijo desarrolle sus propios gustos, preferencias y pasión por la comida sana, las comidas en familia serán más amenas a corto plazo y la dieta de tu hijo se verá beneficiada a largo plazo.

Autores: Kathryn Walton, Dietista y profesora en Nutrición Aplicada, Universidad de Guelph y Jess Haines, Profesora Asociada de Nutrición Aplicada, Universidad de Guelph

Publicado en Vida y Estilo

A falta de otras estrategias, muchos padres optan por decir lo primero que se les viene a la cabeza: reaccionan a los comportamientos de sus hijos con una retahíla de frases típicas que han ido arraigándose con el paso de los años. No hay nada malo en eso, de hecho es muy comprensible. Pero, por desgracia, muchas de esas frases clichés están obsoletas y basadas en suposiciones erróneas acerca de la mentalidad de los niños. Otras frases simplemente son el resultado del estrés que provoca ser responsable de un pequeño humano. A continuación, se incluyen ocho frases muy comunes que debemos evitar:

"Ya se cansará". 

A veces, los niños tienen compulsiones inexplicables. Puede que sientan la necesidad irrefrenable de correr por casa desnudos, pegar grititos o decir groserías. Algunos padres reaccionan dejando que el niño haga lo que quiera por un tiempo para que "se canse". Desgraciadamente, esa idea está basada en un trágico malentendido del cerebro humano y el concepto de catarsis.

Lo cierto es que los niños no nacen con un deseo finito de correr desnudos por casa. La mente humana no funciona así. De modo que permitirles correr desnudos no agotará sus ganas de quitarse la ropa y echar a correr. De hecho, es posible que tenga el efecto contrario. Permitir a un niño "hacer algo hasta que se canse" alimentará sus ganas de seguir haciéndolo.

 La solución para evitar estos comportamientos problemáticos es practicar el comportamiento opuesto. Por ejemplo, podemos animar al niño a que corra por casa en ropa interior o en pijama. Otra opción es animarle a correr vestido porque "eso es lo que hacen los mayores". Hay que reforzar los comportamientos positivos, no los negativos.

"Eres malo". 

En los peores momentos, los padres pueden sentir que su hijo es una mala persona. Puede que sientan que su pequeño es vengativo y que se comporta mal para que los demás se rían. En esos momentos, cuando se está enojado, es probable que surja el deseo de preguntar a los hijos por qué se portan tan mal o incluso de decirles que son malos.

Sin embargo, esa agitación causada por el mal comportamiento de los niños se basa en una suposición errónea. Existen muchas razones por las que los niños se comportan mal; no tienen por qué ser personas llenas de odio y rencor. Decirle a un niño que es malo hará que interiorice el mensaje, lo que puede conducir a un comportamiento aún peor y dar lugar a distintos problemas psicológicos, como la depresión o la ansiedad.

Una táctica más adecuada en estos casos es decir que el comportamiento es negativo y tratar de reforzar el hecho de que el niño es una buena persona capaz de comportarse de forma correcta. Criticar el comportamiento en lugar de al niño nos permite conectar ese comportamiento con sus consecuencias, por ejemplo: "Tiraste el juguete, de modo que ahora no puedes jugar con él".

Es más, es incluso mejor resaltar los comportamientos positivos, dado que se producen muchas veces a lo largo del día, y enfatizarlo ayuda a que el niño vea qué es lo positivo.

"... o de lo contrario...". 

Esta frase es un puente entre un comportamiento y su consecuencia. A menudo tendemos a usarla cuando estamos enojados y denota una amenaza. Pero las amenazas son una manera poco eficiente y poco racional de criar a un niño.

En lugar de amenazarles con quitarles el juguete, debemos enfatizar las consecuencias naturales de las acciones de los niños. Existen algunas reglas al respecto: las consecuencias deben estar relacionadas de manera razonable con el comportamiento, deben ser inmediatas y han de explicarse con calma para que el niño consiga interiorizarlo. Además, es importante que cuando expliquemos las consecuencias les recordemos que seguimos queriéndoles.

"No seas tan tímido". 

Obligar a un niño a saludar a personas con las que no se siente cómodo puede derivar en un trastorno de ansiedad en el futuro. Y cuando esa exhortación paterna va acompañada de una orden de abrazar, dar la mano o dar un beso, parece que lo que estamos diciendo es que "no importan tus límites corporales cuando estás con personas con más autoridad que tú". Y con el reciente movimiento del #metoo ("yo también"), no es la mejor lección para un niño.

Algo que ayuda a los niños tímidos es la práctica, el apoyo y la preparación. Los niños tímidos se manejarán mejor si saben de antemano lo que va a pasar y han practicado los saludos, aunque sea chocar la mano con alguien en lugar de un apretón de manos o un abrazo. Esto también ayuda a gestionar las expectativas de un visitante.

"A tu recámara". 

A menudo se entiende esta táctica de disciplina como una respuesta a un comportamiento antisocial. De este modo, el niño tiene la oportunidad de reflexionar sobre su comportamiento, siempre y cuando se haga de manera calmada y considerada y se hable sobre lo ocurrido y sobre cómo se podían haber hecho mejor las cosas.

Sin embargo, conviene recordar que este tipo de castigos deben tratar de incrementar el comportamiento social. Así pues, mandar a un niño a su cuarto es lo último que un padre debería hacer. Nunca sabemos lo que el niño va a hacer ahí dentro. ¿Leer un libro? ¿Jugar a algo? Haga lo que haga, seguro que no está replanteándose su comportamiento. Es mejor mantenerlos cerca y tranquilos que mandarles lejos a pensar en privado.

"Por qué no puedes ser más como tu hermana". 

La rivalidad entre hermanos puede resultar muy perjudicial. De hecho, la violencia en el hogar familiar suele darse más entre hermanos que entre padres e hijos. Lo último que necesita una relación tensa es más competitividad y presión por parte de los padres.

En lugar de hacer comparaciones innecesarias, los padres deberían fomentar la cooperación entre hermanos. Es aconsejable proponer juegos no competitivos y cooperativos; y pedir a los niños que trabajen juntos para un mismo fin es mucho mejor que recalcar las debilidades del uno o del otro.

"Si de verdad me quisieras...".

Existe una delgada línea entre la culpa y la coacción. El sentimiento de culpa es necesario y es sano cuando impulsa a una persona a reparar un daño. La culpa requiere empatía, es decir, ser capaz de reconocer que las acciones de uno han conducido a que otra persona se sienta mal.

Los padres pueden usar la culpa a su favor señalando que los actos de un niño pueden afectar a los sentimientos de otra persona. Pero la táctica llega demasiado lejos si un padre amenaza o pone en entredicho el vínculo de amor con su hijo. Ese amor es lo que permite que el niño construya un sentimiento de seguridad que le permite explorar el mundo y sentir que siempre habrá un lugar seguro al que puede regresar.

Si le quitas al niño el pilar del amor estás arrebatándole el sentimiento de seguridad, lo que puede provocarle ansiedad y comportamientos aún peores. Es mucho más aconsejable recordar a los niños que siempre se les va a querer, independientemente de cómo actúen; también hay que recordarles que su comportamiento tiene consecuencias y que pueden hacer que otras personas se enojen, estén felices, se sientan orgullosos o tristes.

"Tú te lo buscaste".

Los estudios demuestran que educar a un niño con amenazas y violencia puede llevarles a ser adultos antisociales y violentos, en especial si esas amenazas se manifiestan de forma violenta.

Publicado en Vida y Estilo

Antes de levantar el teléfono y llamar, piensa que tal vez lo mejor sea enviar un mensaje.

Cuando ocurre algún desastre natural como un sismo, lo primero que todos hacemos es intentar comunicarnos con nuestros familiares o amigos. El problema es que la mayoría levanta el teléfono para hacer una llamada y eso tiene un gran inconveniente: las líneas se saturan y eso impide la comunicación para quienes realmente necesitan ayuda.

Entonces, ¿qué debemos hacer? La recomendación en estos casos es utilizar alguna aplicación de mensajería para ponerse en contacto. Claro, WhatsApp es la app más popular de este tipo, pero también existen otras como Facebook Messenger, Telegram o Line.

Pero si no estás conectado al Wi-Fi, la red de datos móviles no funciona o tu aplicación está caída, entonces todavía hay otra opción: los mensajes SMS.

El SMS (Short Message System) es un sistema que se inventó hace más de 30 años, y sigue funcionando en todos los teléfonos sin importar el modelo o la marca. Este tipo de mensajes son los que se enviaban antes de que los smartphones y las aplicaciones llegaran a nuestra vida.

El uso de mensajes SMS ya probó ser de mucha utilidad en el terremoto que sacudió México el pasado 19 de septiembre de 2017. Así que la próxima vez, antes de levantar el teléfono y llamar, tal vez lo más sensato sea enviar un mensaje y dejar libres las líneas para las verdaderas emergencias.

Publicado en Tecnologia

Así lo afirma un estudio realizado sobre más de un millón de jóvenes

Publicado en Vida y Estilo

Sentirte Toreto no ayudará mucho

Publicado en Vida y Estilo

Debido a que nuestra generación creció bajo la idea de que la barba y el bigote eran algo grandioso, casi nadie se preocupó por encontrar la manera correcta de rasurarse y este descuido nos ha salido bastante caro.

Publicado en Vida y Estilo

Comprar por internet cada vez es más común, pero los riesgos también son altos. Conoce cómo puedes proteger tus datos cuando adquieras productos en la web.

Publicado en Vida y Estilo
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.