Hay apercibimiento de clausura para los centros de verificación que causen conflictos viales.

Luego del ultimátum que el gobierno del estado dio a los verificentros para que eviten provocar congestionamientos viales, afectados por el negocio del ramo instalado en la avenida San Diego afirmaron que ése es el que más problemas causa a la ciudad, porque afecta a numerosas colonias, incluida la Antonio Barona, la más poblada de Cuernavaca –con 80 mil habitantes- cuyos accesos al transporte colectivo se ven obstaculizados por la clientela del negocio.

Indicaron que la Ruta 4, el principal servicio de transporte, sufre el bloqueo de sus unidades debido a que el verificentro citado invade la calle, debido a que carece de estacionamiento.

Los quejosos aseguraron que esa empresa debería ser la primera candidata a la clausura definitiva, anunciada por las autoridades estatales hace unos días, a aquellos negocios del ramo que afecten la vialidad.

Reiteraron que esa no es la única ilegalidad del verificentro, pues desde que inició su construcción denunciaron que carece, hasta la fecha, de las licencias necesarias para operar, como lo prueba su falta de estacionamiento.

Indicaron que en los cierres de bimestre la situación generada en el lugar es extremadamente complicada, debido a que la clientela prácticamente bloquea todos los carriles de circulación de la avenida San Diego, pero además se apropia de las calles aledañas o se estaciona en la zona señalizada con rojo.

Indicaron que ese negocio vino a dañar la calidad de vida de los vecinos de la amplia zona contigua y merece recibir la clausura por todas las molestias que causa a diario a los habitantes, lo mismo de las colonias residenciales más cercanas que de las más populosas.

 

 

Publicado en Sociedad

La avenida San Diego se volvió a saturar porque el citado negocio, que incumple la ley, usa la vía pública y reduce el espacio de circulación.

El verificentro ubicado en la avenida San Diego –construido de manera irregular ya que carece de permisos- nuevamente provocó enormes problemas en las colonias Delicias, Ampliación Vista Hermosa, Antonio Barona (la más grande de la ciudad) y otras aledañas, al bloquear el paso de todo tipo de vehículos debido a que carece de estacionamiento para su clientela, que utilizó la zona prohibida para esperar atención.

Los vecinos de las zonas afectadas volvieron a denunciar y a exigir la intervención de las autoridades para solucionar el problema que nació desde que ese negocio fue instalado de forma irregular, pues carece de permisos porque no cumple con la normatividad municipal, a pesar de lo cual, las autoridades estatales anterior le otorgaron la concesión, en lo que los afectados consideran se trató de un acto más de corrupción.

El martes, último día para verificar a los vehículos con engomado rojo, nuevamente la avenida San Diego quedó bloqueada, debido a que los autos que acuden al negocio se estacionaron en lugar prohibido, a pesar de que la zona tiene señales claras y las guarniciones están pintadas de rojo.

Vecinos del lugar denunciaron que el verificentro una vez más les causó daños económicos y contratiempos por la imposibilidad de llegar a tiempo a sus actividades o porque el tráfico hace que sus clientes desistan de acudir a los negocios del lugar.

Nuevamente pidieron a las autoridades aplicar la ley y cerrar el establecimiento, que desde su llegada se ha convertido en un quebradero de cabeza para quienes viven cerca o tienen sus locales comerciales.

“El corrupto gobernador anterior les dio la concesión de verificentro a pesar de que no cumplían con los requerimientos mínimos de ley. Ese negocio debe ser clausurado, pues además provoca contaminación y se encuentra en una zona residencial y donde se ubica un corredor gastronómico que no puede operar correctamente por los congestionamientos que provoca el verificentro”, señaló uno de los comerciantes de la zona aledaña al cuestionado negocio.

 

Publicado en Sociedad

Por falta de estacionamiento, invade la zona residencial y avenidas como Juan Pablo II.

Además de afectar -con el tráfico que genera- a las colonias Delicias, Ampliación Delicias y Antonio Barona, el verificentro que opera de manera ilegal en la avenida San Diego invade ahora las calles aledañas, para colocar los autos de sus clientes, debido a que esa empresa carece de los espacios que marca la ley.

Vecinos de la zona denunciaron la ocupación de las calles contiguas como estacionamiento para el verificentro, que opera sin cumplir con la ley.

Indicaron que ahora acomodan los vehículos de su clientela en la avenida Juan Pablo Segundo y en otras arterias, lo que afecta a los vecinos y reduce los carriles de circulación.

Los vecinos de las colonias más afectadas manifestaron de nuevo su solicitud de que el negocio sea clausurado, ya que desde que comenzó a operar ha causado infinidad de molestias, pues por la falta de espacio para estacionamiento bloquea el tráfico.

Recordaron que carece de licencia de uso de suelo e incumple las condiciones para operar, porque -entre otras cosas- no ofrece estacionamiento.

En los últimos años son periódicas las manifestaciones de los vecinos que –incluso- han cerrado la circulación para presionar a las autoridades.

Cuando se cierra el periodo bimestral de verificación anticontaminante, la llegada masiva de autos bloquea el paso por la avenida y dificulta viajar a la colonia Antonio Barona y otras zonas de la ciudad a las que comunica la avenida San Diego.

 

 

 

 

 

Publicado en Sociedad

El negocio ilegal ubicado en la avenida San Diego ni siquiera tiene cajones de estacionamiento.

La clientela del verificentro instalado ilegalmente en la avenida San Diego se estaciona en lugar prohibido porque el citado negocio carece de los cajones de estacionamiento que exige la ley y provocan un enorme y continuo caos vehicular en esa arteria, principal entrada a la populosa colonia Antonio Barona y a varias colonias más.

Los dueños de los autos que acuden a verificar ni siquiera respetan los señalamientos de tránsito y la línea roja de las guarniciones que prohíben el estacionamiento, lo que impide el paso libre de vehículos por la zona, ya que llegan a ocupar hasta dos carriles, lo que dificulta la maniobra de los autobuses que prestan servicio colectivo de transporte y en general paraliza periódicamente la circulación.

Entrevistados al respecto, vecinos de la colonia Delicias reiteraron que desde que el verificentro comenzó a construir en la zona se denunció que carecía de los permisos necesarios y que no contaba con espacio suficiente para estacionamiento, lo que a la larga se comprobó, cuando el negocio ilegal empezó a provocar un permanente caos vial en la zona.

Indicaron que los dueños del cuestionado negocio obligan a sus clientes a estacionarse en la calle en zonas prohibidas, por lo que pueden ser multados por la Policía Vial, ya que los señalamientos que prohíben estacionarse son muy visibles, al igual que la línea roja de las guarniciones.

Entrevistados al respecto, algunos de los conductores que acudieron al lugar dijeron temer el paso de alguna patrulla. “Aparte de lo que nos cobran por verificar nos arriesgan a pagar más y todavía maltratan a la gente”. “Deberían sancionarlos”, señalaron.   

Publicado en Sociedad

Debido al caos que provoca su funcionamiento sobre la avenida San Diego de la colonia Vista Hermosa, habitantes de las colonias aledañas, así como transportistas e incluso organizaciones de profesionistas afectados por ese negocio solicitaron a las autoridades estatales su cierre inmediato, ya que no sólo genera tráfico intenso sino incluso accidentes que ponen en peligro la vida de las personas.

Colonos de Vista Hermosa, Delicias, Bello Horizonte y extensión Vista Hermosa manifestaron su malestar con el funcionamiento del centro de verificación anticontaminante que se instaló el sexenio anterior a pesar de la oposición de los vecinos, que señalaron oportunamente la falta de permisos y el incumplimiento de requisitos para operar, como el estacionamiento.

Indicaron que San Diego es una avenida estrecha que se satura con los clientes del verificentro, que hacen largas filas e impiden el paso no solo de los vehículos pesados y autobuses que por allí deben transitar, sino de prácticamente cualquier auto, lo que daña, señalaron, la calidad de vida de quienes habitan en la zona.

Los colonos inconformes agregaron que incluso los transportistas de la Ruta 4 se han unido a su causa de exigir el cierre del verificentro, pues los embotellamientos que éste provoca retrasan el paso de los ruteros por el lugar hacia  y desde la colonia Antonio Barona, que tiene alrededor de 90 mil habitantes.

“Ojalá que las autoridades se imaginen la situación que debemos soportar, sobre todo cada fin de mes, cuando la gente llega en masa a verificar sus autos, los pacientes de la Torre Médica que está en esta avenida sufren por la misma situación y los médicos nos han contado que hasta las ambulancias han estado a punto de chocar cuando tratan de salir de los embotellamientos para cubrir una urgencia”, explicó uno de los denunciantes.

“Ese negocio abrió debido a la corrupción de algunos funcionarios, que merecen un castigo por el daño que nos han causado a pesar de que nosotros nos manifestamos a tiempo. Esa corrupción del gobierno anterior debe ser castigada y el verificentro cerrado, pero ojalá que se le impongan las multas que merece por incumplir la ley”.

 

 

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.