Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Emiliano Zapata Salazar es el héroe del agrarismo en México, es el padre del reparto agrario, es un ícono incluido y honrado en las obras de grandes pintores mexicanos y extranjeros; la vida y la obra de Zapata han transcendido hasta muchos rincones del planeta en donde simboliza lucha y rebeldía del pueblo; su imagen es universal.

A pocos días de que se cumplan los 140 años del nacimiento de Emiliano Zapata Salazar, el retrato del general continúa arrumbado en la esquina del lobby del edificio del Congreso del estado de Morelos, localizado en la calle Dr. Guillermo Gándara 510, colonia Amatitlán.

El cuadro es una pintura al acrílico, que mide dos metros con cuarenta centímetros de alto tres 3 metros de largo y en él está retratado el Caudillo del Sur. La copia del máximo héroe de la revolución mexicana es a color, la original es en blanco y negro y corresponde a una de las más conocidas de Zapata: sus ojos negros vidriosos y su mirada que traspasa tiempos y conmueve; del presente hacia el momento en que se le retrato hay una síntesis de episodios sangriento y gloriosos documentado por biógrafos en los libros e imágenes de la época, y en los testimonios y en la memoria de las personas que conocieron personalmente y por medio de sus familiares al jefe sureño.

En la pintura del  rincón del palacio legislativo la mirada es de temor o de enfermedad, no se sabe si esto es resultado de la interpretación del autor o de su falta de oficio: “BROK BRAZO NICHS.4K ARTE URBANO 2002 TONY TALLABS” se lee en la equina inferior izquierda del retrato.

El cuadro se encuentra en ese abandono desde la legislatura LIII (2015-2018), la actual (LIV), que tomo posesión en septiembre de 2018, no la ha movido un centímetro.

El diputado independiente José Casas González, entrevistado sobre este cuadro, dijo que, en efecto, se encuentra abandonado y desconoce por qué no se ha movido de lugar o se ha donado o dado en comodato para tenerlo en el recinto legislativo o en algún otro lugar.

Ese espacio donde se localiza la pintura es utilizado por los legisladores para conferencias de prensa, reuniones y exposiciones, y el cuadro permanece allí, estorbando, debajo de las escaleras que conducen a uno de los niveles de los asientos para el público en salón de Plenos

A nadie le extraña que una imagen del máximo héroe de la revolución mexicana se encuentre en ese sitio, ni siquiera porque se trata de un lugar donde sesionan los representantes del pueblo; ni porque el general nació aquí, en Morelos, y fue asesinado aquí, en esta tierra donde el 13 de enero, en Ayala, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró por medio de un decreto el año “2019, Año del Caudillo Del Sur, Emiliano Zapata Salazar”.

 

 

 

 

La iglesia de San Esteban es rehabilitada por los daños sufridos por el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Zacatepec. Habitantes de Tetelpa dieron a conocer que están esperando que concluya la remodelación de la iglesia de San Esteban para hacer una gran celebración.

Reno Ortiz, habitante de esta comunidad, dijo que hace unos días los encargados del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) acabaron los trabajos de remodelación del interior de este edifico histórico, que data del siglo XVI y que fue seriamente afectado por el sismo del 19 de septiembre de 2017, con daño principalmente en la torre y la bóveda de la edificación.

Ortiz relató que los trabajos de remodelación, que iniciaron en marzo de 2018, corrieron a cargo del INAH, y los responsables de la obra fueron muy empáticos con pueblo:

"Nos consultaron, al pueblo, sobre el color que pondrían a los muros y sobre algunos detalles, nos dieron una explicación de todo lo que habían hecho y de los colores que podríamos elegir y por qué, nos tenían al tanto", comentó.

Reno Ortiz mencionó que también concluyeron los trabajos en la parte trasera del edificio, donde se aloja el museo del pueblo con piezas prehispánicas y cuadros y retablos, sólo falta la remodelación de adentro de la iglesia, que esperan acabe antes de diciembre de este año.

“Nos está gustando lo que están haciendo en nuestra iglesia, sabemos que en muchas construcciones religiosas de Morelos hubo serias afectaciones y aún no comienzan los trabajos de remodelación, aquí ya  casi acaban y estamos agradecidos;  estamos organizando una gran festividad para esas fechas, la comunidad de acá y la gente de comunidades vecinas, todos somos bien fiestero y cooperativos", platicó.

Ortiz dijo que en septiembre, mes de la patria, reinaugurarán un asta bandera de metal que la comunidad construyó cerca del momoxtle (pequeño altar), en el centro ceremonial ubicado en el cerro de La Tortuga, como a un kilómetro del centro de Tetelpa, que mide más de 16 metros y tenía más de 30 años y que tenía un mástil de varas de bambú.

 

 

 

 

 

Miércoles, 31 Julio 2019 05:14

Lupita, de San Antón, y las otras muertes

Murió Guadalupe Rodríguez Montiel, “Lupita”. Ayer la operaron del apéndice y salió muy bien, el médico dijo que esperaba una buena recuperación, pero por la noche comenzó con molestias y entró en paro.

El médico preguntó a los familiares si querían que la “entubaran”, pero su hijo (uno de los nueve que tuvo) respondió que no.

Murió hoy en la madrugada, en el hospital.

Por la mañana, cinco o seis vecinos comenzaron a poner una lona sobre la privada y sacaron sillas blancas. Se velará hoy en la mañana y la van a enterrar en el panteón de La Leona, mañana miércoles, último día del mes de julio.

Lupita sentaba sus 94 años en un sillón pegado a la puerta de salida hacia la banqueta que da a la calle H. Preciado, en el número 123, a un lado de la tiendita La Barca de Oro, esquina con la Privada Colorines. Ahí veía desde la mañana que el sol, como un animal de luz, iba avanzando poco a poco hasta sus zapatos de tela que la protegían del frío y de los dolores viejos.

Dice Chucho que le gustaban mucho las plantas, que le pedía “cartuchos” (un tipo de flor). También contó que ella y su familia son de Tlaxcala, vivieron en la Ciudad de México y hace setenta años se asentaron aquí en San Antón.

Era una viejecita pequeña, apenas se le veían sus ojos rodeados de arrugas. Algunos gatos se metían por la casa abierta a visitarla, algo le maullaban y regresaban a la calle.

A principio yo no la saludaba porque suponía que estaba dormida o que era ciega, pero una vez le dije “buenos días” y me contestó, desde entonces cada que la veía ahí la saludaba y esperaba una respuesta débil y antigua.

Hoy la puerta está cerrada y en el marco hay un moño negro nuevo.

¿Ya cremaron a Manuel? Juan Manuel Calvario Anonales, Manuel, fue un amigo de Tetelpa. Estuvimos echando desmadre hace algunos meses en una fiesta en su casa, luego le llevamos una memoria USB con fotografías en donde él y su pareja estaban muy alegres.

Nos dijo que se había enfermado y que no podía comer sal, azúcar, grasa, harinas, ni beber alcohol. Era una gran persona, le gustaba mucho Oaxaca y las artesanías, era profesor de Inglés.

-Seis años tiene tu batería, no sé cómo te duró tanto. Vamos a darle una carga lenta por un día, pero va a estar medio cabrón que cargue, ayer fuimos a comprar una de las buenas y salió en 1800 o 1900 pesos. ¿Cómo ves, tigre?

 

 

Lunes, 29 Julio 2019 05:52

El tecuán en casa de Santiago Apostol

Jiutepec. Una vez que terminó la misa en honor de Santiago Apóstol en la carpa que se instaló por la avería que dejó en el edificio principal el sismo del 19 de septiembre de 2017, entraron los Tecuanes de Tetelpa. 

Más de 300 personas rodearon a los personajes coordinados por Pablo Paredes Ocampo, quien construía sones para los danzantes con un pequeño tambor y una flauta.

Veinte mujeres y hombres -entre niños, adolescentes, jóvenes y adultos- abrieron un espacio entre el gentío que observaba sorprendido y con algo de miedo los movimientos de estos seres que llevaron de la comunidad indígena del pueblo de Zacatepec.

Ahí se pudo observar, entre los 14 personajes que integran la danza, algunos “repetidos”: a Salvadorchi, que es el terrateniente muy adinerado; Mayeso, el capataz o subalterno de Salvadorchi; el Tigre o Jaguar, animal de uña que ataca y devora a los animales de Salvadorchi; la Perra (representada como una dálmata), animal que acompaña al rastrero para encontrar y "torear" al tigre; Viejo rastrero (rastreador), especialista en seguir rastros de animales; Juan tirador, cazador de gran habilidad, famoso por su rifle de un tiro; Hierbero, especialista en la fabricación de cebos para carnada, tiene gran conocimiento sobre el uso de las hierbas del campo; Lancero, campesino que utiliza para diversas labores del campo una lanza; Flechero, hombre que se gana la vida cazando animales con arco y flecha; Trampero, especialista en la creación de trampas; dos doctores que curan a los heridos; Venado, sirve para carnada del Tigre; Zopilote, animal de carroña; el Barañado (enmarañado), risueño o viejo Gervasio o ermitaño, que vive en el campo y hombre clave que puede localizar el escondite del Tigre.

Los danzantes, incluso los niños, se movían con fuerza, metidos en su personaje, convencidos de que sus ancestros habían participado como ahora ellos lo hacían en esa danza, que el folclor ha reducido a “la cacería de un animal que un hacendado busca, caza y da muerte porque se estaba comiendo a sus animales”.

En algunos ciclos, Pablo Paredes hacía pausas, en las que explicaba a los espectadores algunas particularidades, como el hecho de que todos los danzantes habían heredado esos personajes de sus ancestros.

“También queremos decirle que todos los que formamos el grupo tratamos de apegarnos a la tradición, respetamos los parlamentos en nuestro idioma, náhuatl, los tiempos, los movimientos, los sones; los respetamos porque honramos y amamos a nuestros ancestros”.

Este tono ceremonial se rompía de vez en cuando en el momento en que los perros “cargaban” a los niños o “robaban” zapatos a los espectadores, que se sorprendían, pero luego sonreían con la broma.

El personaje del tigre (o jaguar) era ágil y poderoso, no tenía precaución de enlodarse la piel que los mayas antiguos habían comparado con el cielo estrellados: era un animal, un dios, un hombre, que podía enfrentar a todos sus perseguidores.

Como está marcado en un guion oral, la danza acaba cuando atrapan al tigre, y en dos filas, los tecuanes se despiden con un son y movimientos dancísticos sencillos mientras avanzan hacia la salida.

A los Tecuanes de Tetelpa de Pablo Paredes Ocampo se les aplaudió fuerte y prolongado.

Algunos pensaron que no eran de Morelos, algunos habían visto esta danza interpretada por muchachos o niños, de Tetelpa, pero no tenían la fuerza ni el dramatismo que este grupo le imprimió a la actuación.

Protegida por la carpa, a cuatro o cinco metros de ahí, se podía observar la imagen de Santiago Apóstol sumido en una gran cantidad de flores.

En entrevista, una vez que acabó la presentación, Pablo Paredes dijo que habían acudido a presentarse por invitación del Comisariado Ejidal, y que habían danzado para Santiago Apóstol, reafirmando de nuevo sus tradiciones. Invitó a que conserven y sobre todo defiendan sus tradiciones, que no se pierdan, que no le resten elementos. 

“Para nosotros esto es motivo de orgullo, no tenemos porqué avergonzarnos de cómo somos y de lo qué somos”, dijo

En una entrevista realizada en marzo de este año para La Unión de Morelos, en Tetelpa, Zacatepec, Pablo Paredes Ocampo explicó que para algunas regiones la danza del tecuán es la cacería del tigre o jaguar y en Tetelpa, el grupo que coordina respeta los diálogos en náhuatl y los movimientos que se deben realizar:

“Aquí se habla del nahualismo indígena, del poder del nahual, de la persona que tiene el poder de la transmutación de dominar un animal con la mente, pero no habla de matar al jaguar. En la trilogía simbólica del pensamiento náhuatl, el ser humano está constituido por tres entidades: hombre, fiera y espíritu; sobre eso estamos apegados, nosotros no aceptamos la estandarización, no tenemos nada que ver con el jaguar o tigre o felino, pero el felino no es el nahual, existe el que domina a los animales, el que a través del chamanismo tiene el poder de convertirse. Ciertamente el jaguar o tigre es un personaje, pero el verdadero tecuani es un animal en sí dominado por un nahual”, afirmó.

También dijo que en este modo de pensamiento antiguo todo tiene una razón de ser. El ixtle era ofrendado también a los dioses. Se creían que el ixtle, como la ruda, la albahaca, entre otras, tenía poderes neutralizadores de los malos aires. Por eso en la danza del tecuán se teje una trampa con la fibra de ixtle y también hacen una riata. El hierbero, que es un personaje dentro de la danza, conoce los poderes de estos elementos y los usa para atrapar al tecuán.

La danza es un ritual. La caracterización de cada personaje, los diálogos, las acciones, los movimientos, los sones, todo tiene un sentido.

Uno de los momentos más significativos ocurre cuando se enfrentan el felino y el viejo. Éste le pide al caporal que lo deje solo con la bestia. El viejo ermitaño vence a la bestia porque la conoce, sabe que ésta no es sólo un animal, sabe que alguien lo está dominando para que vaya a cazar y a robar el ganado, conoce quién es el que está dominando al animal; entonces, por medio de algunos pases, lo vence, es decir, expulsa a la entidad que poseía a la bestia y la bestia ahora sí queda sin protección para que pueda ser atrapada y cazada.

¿Quién era el nahual que se había metido en la bestia? El propio viejo ermitaño. Por eso nadie podía capturar a la bestia porque no era sólo un animal, estaba poseído.

 

 

 

 

 

 

Vecinos de Chulavista piden ayuda a las autoridades para retirar la raíz de un árbol que obstruye dicha calle, en la colonia San Antón, la tarde de este viernes.

Los ciudadanos afirmaron que personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dejó al aire la raíz, y que ésta cayó cuando los vecinos la jalaron.

La raíz que obstruye medio carril sobre la calle Chulavista se localiza antes de llegar a Jesús H. Preciado.

Jorge Aarón Salgado Diez, autor de “Por encima de todo”, el documental sobre los murales pintados por el maestro José Silverio Saiz Zorrilla, dio a conocer que iniciará una película sobre la vida del maestro muralista.

En entrevista, durante el homenaje a Silverio, Jorge Aarón Salgado, afirmó que hay mucho material sobre el maestro:

“Estamos pensando en no muy largo plazo llevar la vida de Silverio a la pantalla grande, como película, en cine, estamos gestionando los patrocinios necesarios para poder hacerla, se necesitan muchos recursos, pero se puede, es una historia fantástica, de vida increíble, y deja una lección de vida para cualquiera que la vea, vale la pena que la gente vea la vida de Silverio, no como documental sino como película”.

El lunes 22 de julio, a las seis de la tarde, en el auditorio de la Unión de Comerciantes del Mercado Adolfo López Mateos se dieron cita familiares, amigos, alumnos y ex alumnos de Silverio para homenajearlo y recordarlo con una exposición de pintura, grabado, fotografía, dibujo e ilustración.

Asimismo, hubo charlas sobre el mercado y la vida de Saiz Zorrilla y se proyectó el documental “Por encima de todo”, de Jorge Aarón Salgado, que en 2014 ganó el premio al mejor documental en la Pantalla de Cristal en la Cineteca Nacional, entre otros premios, y que registró el proceso de realización de lo que en su momento fue el mural más grande del mundo, dentro del mercado Adolfo López Mateos.

Juan Jaramillo Frikas, amigo de Silverio, recordó que el maestro entregó su vida a la realización del mural e hizo del mercado su segundo hogar: cuando se incendió el mercado y se perdió el mural, Silverio fue otro.

Este acontecimiento le cambió la vida, aunque él nunca le echó la culpa a nadie y siguió trabajando. Después del incendio se pensó en tirar el mercado, pero Silverio llegó con las copias de los planos originales y se entregaron a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos para que los estudiaran y finalmente no se destruyó el mercado, relató Juan Jaramillo.

Omar Javier González Santamaría (Javier Santamaría) alumno del maestro José Silverio Saiz Zorrilla, quien reabrió el taller de pintura “del pueblo y para el pueblo”, fundado en 1979 y localizado en las alturas de la nave del mercado Adolfo López Mateos, a un costado de las oficinas administrativas, dijo que él y varios alumnos organizaron este homenaje para recordar al maestro en su cumpleaños, para agradecer al pintor y muralista y para reconocer su obra, que no sólo fue pictórica sino también humana, ya que fue un hombre que se preocupaba por los demás y compartía sus conocimientos.

También dijo que el evento fue para anunciar que el taller del maestro sigue funcionando y abierto dentro del mercado, a un costado de las oficinas administrativas: “es del pueblo y para el pueblo, como el maestro lo mantuvo siempre, y así queremos que siga”.

“Las clases son los lunes, miércoles y viernes de 14 a 18 horas. El taller de Silverio está abierto para gente que quiera aprender pintura y dibujo. Pero también para quien quiera compartir sus conocimientos, es decir quien quiera dar talleres de fotografías, literatura, todo lo que quieran compartir”, abundó Santamaría.

Por su parte, Jennifer Romero, alumna del maestro, afirmó que es importante que el legado Silverio continúe con vida, porque él se entregó a esta tarea y ellos como alumnos deben continuarla.

Participaron en la organización y exposición, entre otros, Javier Santa María, Miguel Padilla, Fulano de Tal, Flavio Coronel, Jennifer Romero, Fernanda Bribiesca, Telésforo Valentín, Lorena Carpio, Valeria Rodríguez, Jorge Hipólito, Emmanuel Olivares, Pepe Salgado, Izzet, Lisset Salgado, Janeth Clemente, Flirek, Daniel Saweso, Ángel Zúñiga, Lalo Aguillón y José Pérez El Trapito,

José Silverio Saiz Zorrilla nació el 22 de julio de 1948 en la Ciudad de México y murió el jueves 16 de febrero de 2017 en Cuernavaca, Morelos.

El maestro es conocido por haber pintado dentro del mercado Adolfo López Mateos uno de los murales más grandes del mundo (mil metros cuadrados), del cual apenas quedan trazos por un incendio que hubo en esa central de abastos en el año 2002.

 

 

 

 

 

 

 

 

Martes, 16 Julio 2019 05:56

Teotihuacán, el asombro

Si va uno a conocer o reconocer la zona arqueológica de Teotihuacán sin otro interés más que el de un simple mortal debe uno ocupar al menos 10 horas y llevar unos mil pesos en la bolsa; ir en otro plan puede llevar años.

Nosotros salimos de Cuernavaca a las 7 de la mañana y regresamos pasadas las 7 de la tarde, nos cobraron 500 pesos por persona, íbamos 17 pasajeros en un tour que incluía transporte y explicación por guías profesionales.

Quisimos viajar en este momento para poder apreciar bien la zona arqueológica, antes de que los turistas nacionales y extranjeros invadan ese lugar por las vacaciones de verano.

Antes de llegar a visitar las mal llamadas “pirámides” del Sol y la de la Luna (quizá sean pirámides, pero truncas, porque no terminan en punta, sino en un basamento que se usaba como adoratorio) que son las atracciones principales, pasamos a un lugar donde venden artesanías. Un muchacho nos explicó varias cosas interesantes sobre el maguey, la planta sagrada de los mexicas, nos invitaron muestras aguamiel, tequila y pulque, que la mayoría de los pasajeros de la camionetita aceptó y bebió en ayunas.

(Nosotros llevábamos armas secretas: habíamos preparado hamburguesas que devoramos apenas pusimos un pie en la entrada de la zona arqueológica.)

Horacio, nuestro guía, nos dio un paseo por lo que era la zona previa a llegar a la Calzada de los Muertos, donde nos explicó el origen de esa zona arqueológica y los grupos que la poblaron, así como algunos detalles de las construcciones y algunos frescos con simbología prehispánica.

Pasamos a la zona principal y en tanto caminábamos el guía no dejaba de dar datos, de memoria: nuestro antepasados construyeron estos monumentos para representar el cosmos y a sus dioses, como un culto a ellos pero como una forma de vinculación con ellos… mientras por una esquina de una estructura se asomaba algo enorme, de piedra, simétrico, que se levantaba de una base hasta aproximadamente 43 metros hacia arriba. “¿Qué chingados es eso?” Se preguntaron algunos que por primera vez observaban de frente a esta construcción llamada la pirámide de la Luna, dedicada a la diosa del agua y la fertilidad.

Horacio dio una breve explicación y dijo que más adelante, por la Calzada de los Muertos se podía observar la pirámide del Sol, dedicada al dio del Sol y al de la lluvia.

“Porfirio Díaz dinamitó parte de la pirámide (del Sol) porque esperaba encontrar toneladas de oro, y está reconstruida, por eso no pudo entrar a formar parte de las siete maravillas del mundo”, dijo el guía y nos advirtió que teníamos hora y media para regresar a la camionetita que nos esperaba en la entrada número tres.

El grupo de 17 se separó y nosotros subimos a la pirámide de la Luna hasta donde nos permitieron los vigilantes y desde allí nuestros ojos se llenaron de grandeza y de misterios. Algo había en ese lugar que no nos permitió pensar ordenadamente, algo pasó dentro de nosotros que nos dejaba mudos y con ganas de llorar. Duramos allá arriba cerca de media hora y nos enfilamos hacia la pirámide del Sol

Por la Calzada de los Muertos había mucha gente y vendedores de baratijas y una que otra artesanía, como las ocarinas o silbatos de cerámica que imitaban el chillido del águila y el rugido del jaguar o la música de las flautas.

Teníamos una hora para subir, bajar la pirámide y llegar al transporte. Hicimos una cola de 20 minutos para entrar a la base de la estructura y nos retiramos sin subir, calculamos que no llegaríamos ni al primer nivel y nos conformamos con hacer unas fotografías. Desde abajo veíamos a los turistas pequeños, como hormigas caminando sobre alguna rama u hoja.

Todos llegamos extraordinariamente puntuales al transporte y después fuimos a comer a un restaurante grande donde el mesero quiso cobrarnos de más y se apuntó con 10 por ciento del consumo. Le rectificamos las cuentas y por pasado de lanza le dimos sólo lo que quisimos darle como propina.

Veníamos cansados. El conductor se dirigió a la Basílica de Guadalupe y allí nos dijo que teníamos hora y media para visitar a la Virgen de Guadalupe. Varios se quedaron en la camioneta durmiendo. El fervor duró sólo una hora y 30 minutos antes de lo previsto ya salíamos de la casa de la Morenita del Tepeyac rumbo a Cuernavaca, asoleados, cansados, con hambre, pero todavía con un nudo en la garganta por la impresión que trajimos de Teotihuacán, la “ciudad donde los hombres se hacen los dioses”.

 

 

 

 

 

Lunes, 15 Julio 2019 05:25

La caída de don Quijote

Leonel Maciel Sánchez tardó medio siglo con un anzuelo atorado en la garganta del alma: leyó cómo don Quijote regresó de las andadas y se volvió “cuerdo”, entonces él ya no fue él y quiso dar una interpretación de ello, de lo que quedó al final de la vida del “caballero de la triste figura”.

En su casa-taller de San Antón, el pintor guerrerense (La Soledad de Maciel, municipio de Petatlán, 21 de marzo de 1939) platicó que el proyecto estará integrado por 14 cuadros o momentos en acrílico, de diferentes medidas, y que todo parece indicar que se van a Guanajuato, al Festival Internacional Cervantino, el próximo mes.

Son ocho caídas y ocho retratos, los dos últimos de Rocinante y de Rucio; representan la extinción o el trayecto hacia la extinción del personaje creado por Cervantes, y los personajes principales: don Quijote y su corcel, en las caídas, los retratos de Cervantes, de Alonso Quijano, de Dulcinea, de Sancho Panza y del burro.

“Solos, los cuadros o momentos van tomando su propio camino, hacia donde ellos me llevan, hacia donde ellos me quieren llevar yo los llevo, los pinto. Me interesa destacar las caídas estrepitosas, porque es el punto de quiebre”.

Leonel también dijo que hace unos cinco años intentó pintar algo sobre este “impasse”, pero no quedó conforme: creo que es lo peor que he pintado, era un caballo flaco, y detrás unos edificios, pendejadas que se le meten a uno en la cabeza, los destruí porque no valían la pena, y hasta hace poco me decidí a iniciar algo que me quitara eso que me estorbaba y que era mi interpretación sobre la manera en que concluye el primer libro (El ingenioso hidalgo don quijote de la Mancha) Miguel de Cervantes Saavedra”, explicó.

Leonel relata que El Quijote es la obra cumbre de Cervantes y tal vez de la lengua española. Don Quijote en su locura es un genio y cuando regresa de su aventura se “aplaca”, vuelve a la normalidad, se vuelve doméstico y todo aquello que alcanzó su máxima altura cae.

Explicó que desde Gustave Doré ilustró excepcionalmente El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, ha habido pocas interpretaciones que valgan la pena.

“Lo de menos es que se vayan al Cervantino, me interesa la coyuntura de la locura del Quijote y cuando vuelve a la normalidad. Cincuenta años me llevo procesarlo. Cuando se va a la exposición la gente no encuentra relación entre un cuadro y otro y más vale que hablen mal a que hablen bien; cuando hablan bien del cuadro dicen pues sí me gustó, pero cuando hablan pestes quiere decir que hay una conmoción”, dijo Leonel Maciel.

Don Quijote es una novela escrita por el español Miguel de Cervantes Saavedra, que fue publicada su primera parte con el título de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha a comienzos de 1605. En 1615 apareció su continuación con el título de Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha.

Es conocida habitualmente como El Quijote, y muchos críticos la han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal, además de ser el libro más editado y traducido de la historia, sólo superado por la Biblia.

 

Erick Emiliano Salazar Porcayo es un muchacho del barrio de San Antón que a sus 17 años fue seleccionado para representar a México en el torneo más grande del mundo.

Erick Emiliano Salazar Porcayo, de 17 años de edad, originario de Morelos, viajará a Gotemburgo, Suecia, con el representativo de fútbol de México para disputar la Gothia Cup 2019.

La Gothia Cup es un torneo de fútbol juvenil que se celebra cada año. En ella compiten niños y adolescentes de ambos sexos, de 11 a 19 años y de varias partes del mundo.

Por número de participantes, es el torneo más grande del mundo: en 2011, hubo 35 mil 200 jugadores pertenecientes a 1576 equipos de 72 naciones diferentes; para 2017 participaron mil 730 equipos y 40 mil personas (jugadores y entrenadores). En la copa de este año se espera que haya representativos de más de 65 naciones.

Mario Porcayo, tío de Erick, dijo que su sobrino comenzó a jugar desde muy pequeño y ha militado en varios equipos de la liga Ricardo Calderón, donde fue cuatro veces campeón de goleo. Ha sido campeón de la liga infantil que organiza Tv Azteca, fue campeón de fut 7 con el San Antón. Ha jugado en el estadio Azteca (una final) en las instalaciones del Club Pachuca, en las del Club de la UNAM (Del Pedregal), en las del Cruz Azul (La Noria), en el estadio Nemesio Diez del club Toluca y hace ocho días jugó en el viejo estadio olímpico Neza 86 una final.

En la actualidad, Erick juega para el Club Car, de alto rendimiento.

Explicó que en su familia, los padres de Erick -Francisco Javier Salazar Vences y Andrea Porcayo Olvera- llamaron a una junta a toda la familia para apoyar al chico, ya que un patrocinador le ofreció poner la mitad de los gastos que se necesitaban para que el muchacho fuera a la competencia y que, después de muchos sacrificios, incluso de familias que viven en Estados Unidos, lograron reunir el dinero y aseguraron su participación. Salen de México el 9 de julio 2019:

“Yo quiero mucho a mi sobrino y me da mucho gusto que haga ese viaje, se lo merece, es muy chingón como futbolista. Como persona es muy noble, inteligente, muy amiguero. Normalmente no se mete en problemas, le gusta estar con todos los del ‘barrio’ pero jamás ha tomado alcohol, no fuma. Como estudiante es regular, él prefería salirse de clase y estar en las canchas, las veces que llegó a reprobar lo castigaron con no dejarlo  ir a jugar. Le gusta salir mucho con sus amigos, al cine, jugar play station”, dijo.

En entrevista, este chico que va a entrar a la universidad a estudiar Derecho, relató que desde los seis años juega fútbol, como cualquier niño, y comenzó en el barrio de San Antón, jugando como delantero, pero poco a poco se fue acomodando hasta que encontró un lugar en la media cancha:

“Me gusta esa posición y siento que es mi lugar porque desde ahí yo puedo armar, ordenar los avances del equipo; desde la media se preparan las jugadas para dejar en mejor posibilidad a los delanteros de meter goles”.

Dijo que estaba muy emocionado por esta oportunidad y que, sin duda, uno de los momento más felices que ha tenido es la noticia de que fue convocado para ir a Suecia representando a México, a Morelos y a San Antón.

“Este sábado vamos a tener un partido de futbol siete en la liga de San Antón, pero no alinearé porque me lo prohibieron los entrenadores, quieren evitar riesgos para que esté yo al cien en Suecia”.

Agradeció el apoyo que le está dando su familia y las autoridades que lo convocaron para asistir a este torneo mundial tan importante.

Erick Emiliano dijo que él creció en el barrio de San Antón y sabe que hay mucha gente talentosa que a veces no tiene las oportunidades que él está teniendo, pero sugirió a los chicos que estudien, aunque a veces esta actividad no es del agrado de muchos; también dijo que eviten, a toda costa, cualquier vicio, porque todos son perjudiciales para los deportistas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Vecinos aseguran que los nuevos inmuebles agravarán la escasez de agua en la zona.

Vecinos de San Antón denunciaron que en la calle Chulavista se están construyendo, sin permiso, edificios multifamiliares que ocasionarán desabasto de agua potable en la zona, además de deforestación de la barranca.

Cristóbal Martínez Robles, vecino de ese lugar, relató que desde el sábado pasado comenzaron a meter a las casas maquinaria pesada que ha estado trabajando a puerta cerrada, arrancando árboles y derribando construcciones para preparar el sitio donde se construirán casas.

“Frente a lo que eran los laboratorios Vizcarra nos dijeron que se hará un edificio de 40 habitaciones, y frente a la facultad de artes de  la UAEM se construirá otro de 60 viviendas, esto, según los propios obreros que trabajan en esas obras”, denunció. 

Dijo que él y muchos habitantes de San Antón están inconformes porque con estas construcciones se destruyen árboles y demás vegetación sin permiso,  y además podría aumentar el desbasto de agua potable en la zona, ya que hay 31 mil personas, tan solo en Chulavista,  que usan el vital líquido   y que de por sí hay escasez es de agua y con los nuevas necesidades de los multifamiliares habrá más escasez aún.

Advirtió que si los responsables de las obras no les muestran los permisos de construcción y los estudios de factibilidad pararán los trabajos.

Yolanda González Arce, ayudante municipal, dijo que desconocía si quienes están construyendo tienen los permisos respectivos, y que ella constató que en el predio donde están construyendo metieron una máquina muy grande y que pudo observar que ya habían talado árboles. 

Anunció que pedirán al alcalde y al director de obras del Ayuntamiento su intervención porque son construcciones grandes que alteran el ambiente y perjudican a los vecinos porque causan desabasto de agua potable y contaminación de las barrancas, alterando el hábitat de la flora y fauna que se resiste a morir. 

San Antón se ubica entre dos barrancas y con bastante frecuencia se realizan construcciones dentro de las fincas. Una de éstas ocurrió el 22 de abril de 2016, fecha en que se documentó la tala de varias palmeras dentro de una propiedad privada, y a pesar de que hubo denuncia no existió sanción:

"Eso siempre pasa, talan, contaminan y construyen sin permiso y le tapan la boca a las autoridades municipales con dinero", afirmó Cristóbal Martínez, quien también denunció que esa calle y H. Preciado y Chulavista están abandonadas porque hace más de 50 años que no les dan mantenimiento y carecen de alumbrado público adecuado. 

 

 

 

 

 

 

 

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.