Elizabeth Palacios

Elizabeth Palacios

Si estás ya emocionado porque tus vacaciones de verano comenzaron, debes saber que hay pequeños detalles que hay que cuidar para que este viaje sea tal como lo has imaginado. Se trata de pequeños detalles que todo buen viajero debe tomar en cuenta para disfrutar cada detalle de su experiencia al máximo.

Si eres amante de los días de lluvia y los climas fríos de bosque, el verano para ti no significa sol, arena y mar sino ¡luciérnagas! Y sí, sabemos que en México un destino famoso por brindarnos un espectáculo natural maravilloso es Nanacamilpa, en el estado de Tlaxcala, pero ¿sabías que también puedes observar luciérnagas en el Estado de México?

Pues sí, resulta que en la Región de Los Volcanes en el Estado de México se espera este año la llegada de aproximadamente 25 mil visitantes procedentes de la Ciudad de México, el Estado de México y Puebla, así como turistas internacionales sólo para ver a las luciérnagas.

Desde hace tres años, Bosque Esmeralda, Rancho del Valle y Ecoturístico Chalma se han preocupado por la conservación de los bosques de pino y encino que hacen de la región fría y subhúmeda, un ecosistema perfecto para la reproducción del coleóptero luminoso.

La Ruta de las Luciérnagas nace como una iniciativa colectiva en 2017, el primer año llegaron aproximadamente 6 mil visitantes, en el 2018 llegaron a 18 mil y este año se calcula que llegarán 25 mil visitantes.

Desde hace 6 años, las comunidades y prestadores de servicios turísticos han invertido en obras de reforestación, mantenimiento, cercado, acomodo de material muerto, brechas contrafuego y la eliminación del uso de pesticidas e insecticidas en las plantaciones de los árboles de navidad.

Desde hace tres años, Bosque Esmeralda, Rancho del Valle y Ecoturístico Chalma se han preocupado por la conservación

"Photinus palaciosi" es la especie endémica del eje Neovolcánico transversal perteneciente a los bosques de Tlaxcala, Puebla y Estado de México. Actualmente los tres sitios de avistamiento realizan actividades de investigación, restauración y educación ambiental.

Estos empresarios del sector turístico reciben el apoyo de la división de Ciencias Forestales de la Universidad de Chapingo y del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, porque actualmente están haciendo estudios sobre el comportamiento sexual de la luciérnaga, es decir su reproducción y están realizando pruebas para saber qué tan resistente son a cuestiones de enfermedades, de plagas y eso va a permitir saber si se debe decretar como una especie amenazada o en peligro de extinción.

Es importante señalar que el Bosque Esmeralda cuenta con registro de Unidad de Manejo Ambiental para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) denominada “Bosque de Hadas”, la primera en todo el país; en este sitio el turismo se pueden realizar caminatas guiadas por el santuario al interior de una barranca en donde el espectáculo natural de las luciérnagas simulan caminar entre las estrellas y al finalizar la danza de las luciérnagas o cortejo de luz, el turismo podrá descansar en cómodas cabañas y despertar con una vista majestuosa al volcán Iztaccíhuatl.

La temporada del avistamiento de este majestuoso escarabajo, contemplan los meses de mayo, junio, julio y agosto, teniendo como un horario establecido de ingreso a los santuarios de las 18:30 horas para iniciar los recorridos a las 20:15 horas en cualquiera de las tres reservas naturales que brindan el servicio.

Pero si de todos modos quieres ir a Tlaxcala, pues como dije anteriormente el lugar ideal es el bosque de Nanacamilpa, que ha sido bautizado con el nombre de Santuario de Luciérnagas. Millones de estos insectos vuelan por los aires al caer el sol en un luminoso y bellísimo ritual de apareamiento que parece sacada de una película fantástica. Desde hace unos ocho años el sitio ha cobrado fama y cada vez más personas lo visitan.

El Santuario de Luciérnagas se ubica a unas dos horas y media de la Ciudad de México y a 70 minutos de la ciudad de Tlaxcala en auto.

La temporada es de mediados de junio a mediados de agosto, pero julio es el mejor mes para verlas. El espectáculo es completamente natural y requiere de varios factores para el éxito del avistamiento.

Las condiciones ideales para tener un avistamiento en su máximo esplendor es que haya llovido esa tarde y no haya luna.

Debes contemplar que no hay transporte público al santuario, se puede llegar en autobús a Nanacamilpa, y de ahí algunos centros de avistamiento pueden recoger a sus visitantes.

La mejor opción es llegar en transporte privado, el camino es de terracería y el sitio está perfectamente bien indicado en Google Maps.

También pueden contratar algunos tours en Tlaxcala y la Ciudad de México que les incluyen el transporte.

No es necesario que te quedes a dormir, de hecho, no es tan buena idea porque la infraestructura aún no es lo suficientemente robusta. Pero si tienes oportunidad de pernoctar en alguno de los campamentos u hoteles que hay en la zona. Los sitios con mejores instalaciones son Canto del Bosque y Piedra Canteada, ambos con cabañas y recorridos de avistamiento de luciérnagas. En algunos hay opción de acampar y es realmente muy económico, pero debes ir bien preparado para lluvias intensas.

Hay 26 centros de avistamiento autorizados por la Secretaría de Turismo. Es importante que solo acudan a uno de ellos, pues son los que siguen el reglamento tanto de protección del lugar y las luciérnagas, como de protección civil.

El recorrido es nocturno y en completa oscuridad, comienza al crepúsculo y dura aproximadamente una hora, terminando alrededor de las 10 de la noche. Si van por cuenta propia las puertas del Santuario se cierran a las 7:30 pm y se reabren a la 10:00 pm.

Ojo, no se permite el uso de linternas ni de aparatos que emitan luz, como celulares o tenis con luces porque la luz altera el ciclo de reproducción de las luciérnagas, por tanto, tampoco se puede fotografiar a menos que se cuente con equipo profesional. Tampoco pierdan el tiempo llevando a su mascota, no la dejarán pasar.

El recorrido debe hacerse en silencio por lo que si llevas niños debes explicarles muy bien la importancia de guardar silencio y ser muy respetuosos de las reglas y del entorno. Tampoco pienses que harás un picnic pues no se permite ni beber ni comer durante el recorrido.

¿Parecen muchas restricciones? En realidad, es para conservar este maravilloso espectáculo natural así que te aseguro que valdrá la pena ¡Felices Viajes!

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta época del año, donde todos están organizando sus vacaciones, aquellos que tienen mascotas deben preocuparse por su bienestar. Si no llevarás a tu peludo contigo, lee el siguiente artículo donde ofrecemos algunos tips para dejar nuestro perro cuando nos vamos de viaje.

¿Cómo dejar nuestro perro en las vacaciones? Esta es una pregunta muy habitual en los dueños de mascotas, porque obviamente quieren lo mejor para ellos. Si no puedes o no deseas llevarle contigo en tus próximas vacaciones, puedes optar por las siguientes alternativas:

  1. Dejar nuestro perro en casa y que alguien se ocupe de él

Se recomienda esta opción cuando los perros son muy sensibles o miedosos y sufren mucho los cambios de ambiente. Es fundamental elegir a alguien de confianza para que se encargue de sus cuidados. Confía en gente como, por ejemplo, un familiar, un amigo o un vecino. Sus tareas serán tan simples como ir todos los días para darle de comer, pasearle y ponerle agua limpia. También es importante que se quede un rato con la mascota jugando o haciéndole mimos para que no se sienta solo y se deprima (algo muy habitual en perros sensibles). De preferencia esta opción es ideal si alguien puede ir a tu casa a cuidarle y que además no lleve a otros animales para no perturbarle.

  1. Dejar a alguien encargado de la casa

Si no tienes a nadie cercano que pueda hacerse cargo del animal, entonces deberás contratar a un cuidador particular. Por supuesto que, en ese caso, ya tendría que ser un paseador que conozca y con el cual tengas la suficiente confianza como para darle las llaves de tu casa. O quizás te convenga dejar a una persona continuamente en el hogar como si fuese un casero (que además de encargarse del perro, te regará las plantas, limpiará un poco y evitará que el lugar quede solo por varios días). Nuevamente lo ideal es que sea una persona a quien el perro conozca y cuya presencia en casa le resulte familiar. También puedes llegar a un acuerdo con tu roomie o con algún amigo muy cercano.

  1. Dejarlo en casa de alguien conocido

Si las vacaciones son extensas (por ejemplo, un mes o más), o si bien tus seres queridos no pueden ir hasta tu casa para cuidar al animal, te recomendamos que los dejes en su vivienda. Quizás ellos tengan otros perros que le puedan hacer compañía al tuyo. Siempre y cuando se lleven bien y no generen problemas. Esto último es muy importante porque tristemente, en mi familia acaba de ocurrir una tragedia por una pelea entre los perros y la de mi familiar resultó con una lesión trágica y la perdimos.

Esta opción es adecuada para los animales que son muy apegados a sus dueños, o a las personas en general. Si sufre demasiado por la separación con su propietario, deberás pensar en esta alternativa. La mejor manera de que se acostumbre es llevarle poco a poco a la que será su casa durante tu ausencia. Por ejemplo, un día contigo, otro día dejarle e ir a buscarle a la noche, luego que duerma allí sin tu presencia, etc.

  1. Dejarlo en una guardería canina

Es la opción ideal para los canes que son muy activos (por ejemplo, los cachorros), o aquellos que se llevan perfecto con otros animales. Los hoteles o guarderías para perros tienen todas las comodidades necesarias. Algunos, incluso cuentan con servicios adicionales como piscina o entrenamiento físico. Debes tener en cuenta que no son muy económicos.

En todo caso, debes estar seguro de que tratan bien a los animales. Confirma que los encargados te envíen fotos o mensajes diarios para avisarte del estado del animal. Puedes llevarle un día o dos antes de irte de vacaciones y analizar cómo se siente.

El mejor lugar para dejar a tu perro cuando te vas de vacaciones depende de las características del animal pero sea cual sea la alternativa que escojas, estos consejos pueden serte útiles para mejorar su estado de ánimo y reducir su estrés

Consejos para mejorar las vacaciones del perro

Podemos considerar que ellos también se toman vacaciones, ya sea de nosotros (si se quedan en casa), o de su ambiente (si van a otro hogar o a una guardería). Entre los principales consejos que pueden mejorar su experiencia cuando no estés destacamos:

  • Que no quede aislado

Recuerda que se trata de una mascota sociable y que necesita estar en contacto con otros seres (humanos o animales). Elige bien a la persona encargada de su cuidado, ya que no es sólo darle de comer o limpiar sus heces.

  • Deja una prenda tuya

Puedes darle cualquier cosa que usas habitualmente y que tiene tu olor para que no se sienta abandonado por ti.

  • Que tenga contacto con sus cosas

Su cama, sus juguetes, su comedero… Todo aquello que forma parte del día a día de la mascota es fundamental para que no se sienta triste.

Disfruta tus vacaciones este verano sin preocuparte por el bienestar de tu lomito adorado y ¡felices viajes!

 

 

 

 

 

 

Hace 14 años yo viví en uno de los lugares más bonitos y menos aprovechados en materia turística de todo el estado de Morelos: Huitzilac. Y es que resulta que aunque tiene un lugar tan espectacular como las Lagunas de Zempoala, zonas hermosas de bosque perfectas para largas caminatas y paseos, la gente ha vivido por varias generaciones de explotar irracionalmente el bosque.

Vender las tierras, talar los árboles, matar el ecosistema. Es lo único que parece ser una actividad económica rentable para los habitantes de este municipio. Sin embargo, hoy en día el planeta nos reclama y ha llegado la hora de que los turistas lleguen ahí, pero no para depredar sino para regenerar el bosque.

El desarrollo regenerativo surge de la frustración originada por el hecho de que el movimiento para un futuro más sostenible no está funcionando, ya que no se han ido dando los resultados esperados.

La sostenibilidad pretende “sostener”, es decir, mantener las cosas tal y como están, o no permitir que se empeoren, para futuras generaciones. Sin embargo, la actividad humana está poniendo tal presión en las funciones naturales de la tierra, que la habilidad de los ecosistemas para poder sostener a generaciones futuras, se está perdiendo. 

Si bien es cierto que el concepto de sostenibilidad ha ido evolucionando con los años, este paradigma sigue poniendo a los humanos fuera o incluso en oposición a la naturaleza, con un enfoque reduccionista que trata de resolver los problemas dentro del mismo marco desde donde se crearon. La sostenibilidad se ha centrado en la minimización del daño y el uso más eficiente de los recursos, pero aunque esto desacelera la degradación, no constituye un cambio de rumbo.

Es imperativo tomar un enfoque distinto a este asunto, un enfoque que provoque un cambio en valores. Justo ahí es donde entra la necesidad de que personas con nuevas ideas enfocadas a la regeneración lleguen a innovar en conceptos que otorguen no sólo esparcimiento o descanso en medio del bosque, sino la oportunidad de aprender a reconectarse con la naturaleza a partir de actividades de regeneración del suelo, de reactivación de la vida comunitaria con un enfoque más que de conservación, de regeneración del medio ambiente-

 

Desarrollo y diseño regenerativo

El desarrollo y diseño regenerativo no es una tendencia nueva. Ya en los años 90, el urbanista británico Ebenzer Howard, después Lewis Mumford y seguido de Patrick Geddes, manifestaron su entendimiento de las ciudades como organismos vivos. Mientras que el arquitecto paisajista John Tillman Lyle, durante el mismo periodo, también hablaba del diseño regenerativo como un proceso dinámico de participación, retroalimentación y cambio constante en el tiempo que no se aplica a proyectos aislados, sino a destinos enteros y paisajes, admitiendo que el diseño regenerativo reconecta el ambientalismo con una dimensión socio-política.

 

Turismo regenerativo y la evolución del turismo sostenible 

El turismo regenerativo no es sencillamente compensar el daño causado; tampoco es solamente crear una experiencia vivencial para el visitante. El turismo regenerativo no rechaza, sino abraza al turismo sostenible y lo mejora desde el núcleo, desde un cambio total de valores.

El cambio climático y la crisis mundial nos lo está diciendo a gritos. Hay que volver a las raíces y trabajar con la tierra, reconectarnos y escuchar.

Partiendo de esta base, a partir de una planificación integral y evolutiva, la experiencia final debe ser transformadora para el visitante y debe crearse de forma que se establezca una capacidad de carga estricta para asegurar la calidad y limitar los impactos; crear una conexión del viajero con el lugar para que se sumerja en el ambiente natural y cultural y generando un cambio profundo en la persona.

Este trabajo profundo llevado a un sector tan importante, puede realizar una transformación muy beneficiosa para todos, incluyendo a los visitantes, las comunidades receptoras, los emprendedores, empresas y por supuesto, el lugar. Ya es tarde para reducir o mantener. El cambio climático y la crisis mundial nos lo está diciendo a gritos. Hay que volver a las raíces y trabajar con la tierra, reconectarnos y escuchar.

 

 

 

 

 

Muchos de los que hoy somos viajeros recordamos como una de nuestras primeras experiencias de viaje aquellos campamentos de verano a los que nuestros padres se aventuraron a enviarnos. Y es que, una de las principales preocupaciones de los padres es saber cuál es la mejor opción para que los hijos disfruten durante las vacaciones escolares. Para algunos padres es un periodo para que los niños jueguen y se diviertan; para otros, una oportunidad para que perfeccionen sus estudios o aprendan nuevas habilidades.

Según los expertos, existe un único destino que permite que los niños jueguen fuera mientras desarrollan nuevas habilidades para toda la vida, y éste se llama campamento. Y en este sentido, los beneficios de los campamentos de verano son muchos.

El director de la Red de Investigación de Comunidades Saludables de la Universidad de Waterloo en Reino Unido, Troy Glover considera que los beneficios son muchos. Desde lecciones de vida más allá del aula, el valor del tiempo de juego, el trabajo en equipo, aprender a apreciar la naturaleza, hasta el desarrollo de la confianza y de las habilidades de liderazgo. “Los cambios tan sustanciales que se producen en el crecimiento personal de los niños dicen mucho acerca de la experiencia de los campamentos de verano”, afirma Troy Glover.

 

Beneficios de los campamentos

Los beneficios de los campamentos de verano son muy amplios. Los niños tienen la oportunidad de convivir con niños de su edad y de disfrutar de momentos inolvidables. Porque el aprendizaje emocional y educacional de esta experiencia repercutirá de forma muy positiva en su crecimiento y desarrollo personal. Aquí os contamos algunos de los principales beneficios de los campamentos, según la Universidad de Waterloo:

 

  1. Amistades y habilidades sociales

El campamento proporciona el entorno ideal para que los niños y niñas asuman riesgos sociales. Obviamente, al principio, entrar en un mundo social desconocido puede resultar aterrador. Pasado el periodo de adaptación aprenden a tratar con gente nueva desarrollando sus habilidades sociales, explorando su independencia y mejorando su autoestima.

Stephen Fine, director de investigación de la Asociación de Campamentos de Ontario, Canadá, asegura que: “el trabajo en equipo, la cooperación y la negociación son inherentes a la experiencia del campamento. Aumentan los niveles de confianza de los niños y su capacidad de enfrentarse a situaciones sociales. Aprenden a tomar sus propias decisiones sin la ayuda de sus padres”.

 

  1. Resiliencia y confianza

Otro de los beneficios de los campamentos se encuentra en el área de la inteligencia emocional. Esta competencia implica acciones como reconocer, comprender y controlar las emociones. Los niños aprenden a relacionarse, a interactuar con otras personas de manera positiva, a empatizar, y a conectarse con los demás.

“La experiencia ayuda a desarrollar la inteligencia emocional de los niños y su capacidad de empatía”, dice Troy Glover. En su opinión, los campamentos alientan a los jóvenes a salir de su zona de confort a través de sus actividades. También “les enseña a enfrentarse al fracaso, a conocer sus limitaciones y descubrir áreas en las que pueden mejorar”.

La diversidad de actividades de los campamentos permite a cada niño su oportunidad de tener éxito, ya que los retos se enfocan como desafíos que puedan superar.

 

  1. Centrarse en el plano físico

Es complicado competir por la atención de los niños con la diversidad de dispositivos, aplicaciones y redes sociales que tienen a su alcance. Un estudio reciente de Statistics Canadá descubrió que sólo el 7% de los jóvenes de entre 6 y 19 años realizan el tiempo recomendado de ejercicio físico que necesitan.

Muchos campamentos, además de prohibir el uso de productos electrónicos, proporcionan una rutina diaria que implica levantarse temprano, hacer actividad física, tener comidas regulares y permanecer largos períodos al aire libre.

En los campamentos, el ejercicio físico está presente y disfrazado de diversión. Los niños aprenden lo que les hace sentir bien y contribuye a su bienestar. Los juegos y las diferentes actividades les permiten adoptar un estilo de vida saludable casi sin darse cuenta.

 

  1. Déficit de naturaleza

A diferencia de otras generaciones, el vínculo con la naturaleza está ausente en la vida de muchos niños. “Pueden ser conscientes de los problemas ambientales, pero rara vez se aventuran a experimentar el mundo natural”, dice Richard Louv autor del libro, El último niño en el bosque.

“Incluso los campamentos urbanos suelen tener una parte exterior”, dice Glover. Los niños necesitan la naturaleza para el desarrollo saludable de sus sentidos, para el aprendizaje y la creatividad. Una razón más para conectarse con aventuras al aire libre y alejados de las pantallas.

 

  1. Valores de liderazgo

La confianza, la creatividad en la toma de decisiones y la comprensión del trabajo en equipo son algunas de las cualidades que comparten muchos líderes. Se necesita práctica para convertirse en un buen líder.

 

Moira MacDougall, directora de estrategias para jóvenes en el YMCA de Toronto, explica cómo en un campamento “a menudo tienes que confiar en tus compañeros de equipo para completar una actividad”. Se forma un vínculo dentro del grupo “y en ese proceso lo que esperas es que el joven aprenda a tener voz en el equipo, o a ser persuasivo”.

“Los niños no van al campamento para ser más conscientes de sí mismos o ser mejores líderes; van porque es divertido. Los resultados positivos son el resultado”, matiza Troy Glover. “Aprenden que todos tenemos un papel que representar para contribuir a una sociedad mejor”.

 

  1. Continuar educando

“No solo cuenta el aprendizaje cognitivo, también el aprendizaje emocional”, dice Tom Potter, profesor asociado de la Universidad de Lakehead en Thunder Bay, Ontario. Aprender es más que libros de texto y exámenes.

Los comentarios guían a los niños en el desempeño de las actividades. “Si van en canoa y lo están haciendo bien se les dice que van en la dirección correcta. Y si la canoa vuelca no pasa nada, todo es parte del juego y del aprendizaje”, afirma Potter. “Los niños estarán tan ocupados divirtiéndose que ni siquiera notarán que están aprendiendo”.

 

  1. Juego libre y activo

Muchos niños hoy en día no disfrutan lo suficiente del juego no estructurado. “El tiempo que los jóvenes pasan en la escuela, en casa o viendo la televisión ha aumentado, y el tiempo de juego activo ha disminuido”, dice Michelle Brownrigg, directora ejecutiva de Active Healthy Kids Canada.

El campamento ofrece a los niños el tiempo de juego que necesitan y fomenta la creatividad y el compromiso social. “Lo que es realmente único es la oportunidad para que los niños exploren actividades creativas sin estar tan dirigidos por los adultos”, afirma Brownrigg.

 

Así que, si está en sus posibilidades regalarle a sus hijos e hijas un viaje a un campamento de Verano, ya sea a Canadá, Estados Unidos o Europa, además de aprender otro idioma y conocer gente de otras nacionalidades, también seguro, les estarán regalando un nuevo par de alas… para dejarlos volar cuando sea el momento.

 

 

 

 

 

 

 

Domingo, 02 Junio 2019 05:42

Las razones más importantes para viajar

¿A quién no le gusta viajar? Comprar los pasajes, hacer las maletas, planificar recorridos y luego lanzarse a la aventura son actividades del agrado de casi todo el mundo. Y, a diferencia de tantas otras cosas que proporcionan placer, viajar no solo carece de contraindicaciones, sino que tiene muchos y variados beneficios para la salud. Así lo han comprobado diversos estudios científicos, tal como se resume a continuación.

 

  1. Menos estrés y mayor bienestar emocional

La reducción del estrés parece el más evidente de los beneficios de viajar. Aunque sea una salida breve y a un destino no muy lejano, dejar atrás la rutina y el ritmo frenético de la vida en la ciudad permite desconectar, dejar atrás las angustias y disfrutar del presente. Pero atención: la actitud es importante, porque también existe el llamado "estrés vacacional", un estado de tensión ocasionado por los preparativos del viaje, las inseguridades y dificultades que este pueda deparar, la sensación de que el tiempo no será suficiente para hacer en el destino todo "lo que hay que hacer", etc.

Así, el remedio puede ser peor que la enfermedad. Muchos estudios refrendan estos datos, como uno realizado por investigadores de Arizona, Estados Unidos, según cuyas conclusiones las mujeres que se toman más vacaciones son menos proclives a estar tensas, cansadas o deprimidas e incluso están más satisfechas en su matrimonio. Es decir, tienen mayor calidad de vida.

 

  1. El cerebro se sentirá agradecido

Hasta hace tiempo se creía que el cerebro, a partir de la edad adulta, ya no se modificaba. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que no es así: las neuronas pueden crear nuevas conexiones, e incluso se pueden formar nuevas neuronas, a lo largo de toda la vida. Hay tres elementos claves para estimular nuestro cerebro: enfrentarlo a la novedad, la variedad y el desafío. Viajar cumple con los tres.

Situaciones tan simples como la necesidad de adaptarse a nuevas sensaciones, paisajes, sonidos, aromas, etc., hacer un mapa mental del lugar en que se está o tener que comunicarse en otro idioma estimulan el cerebro y lo vuelven más plástico y más creativo. Viajar requiere, principalmente, aprender y memorizar todo lo extraño hasta que todo resulte normal y conocido. Esto es un desafío para tu cerebro y es como un entrenamiento acelerado, estos beneficios alcanzan incluso a personas que ya presentan una enfermedad neurológica.

 

  1. Un corazón más fuerte y sano

Un estudio realizado en Estados Unidos determinó que viajar reduce el riesgo de padecer infarto de miocardio, sobre todo para las personas mayores. Las estadísticas indican que en los hombres que viajan con frecuencia las probabilidades de sufrir un ataque al corazón son un 21% más bajas. "Las vacaciones pueden ser buenas para su salud", recomiendan las conclusiones de este trabajo.

Por su parte, una investigación efectuada por científicos de la Universidad de Jyväskylän, Finlandia, también halló una relación entre la movilidad corporal, originada por la "actividad social colectiva" que se da en los viajes, y un menor riesgo de mortalidad. Si bien los trabajos en este sentido se refieren en general a personas mayores, es claro que la actividad física derivada de los viajes es beneficiosa para cualquier persona, sobre todo para aquellas que llevan una rutina cotidiana muy sedentaria.

 

  1. Autoestima sólida

Todo viaje representa una suma de desafíos: desplazarse, habituarse a un sitio desconocido, relacionarse con su gente. Y cuanto más lejano es el destino, mayor el reto, ya que implica entrar en contacto con costumbres exóticas, idiomas desconocidos e, inevitablemente, problemas de diversa índole. Buscar los recursos para resolverlos y poder salir adelante potencia la autoestima como pocas otras cosas pueden hacerlo.

El viaje, además, es una fuente de futuros recuerdos y anécdotas que contar, por no hablar de las posibilidades que brindan en este sentido las redes sociales. Como escribió George Eliot, seudónimo de la escritora británica del siglo XIX Mary Anne Evans, "nuestras andanzas viajan con nosotras y nosotros desde lejos, y lo que hemos sido nos hace lo que somos". Todo esto también contribuye con reforzar la confianza en uno mismo.

 

  1. Mayor amplitud para afrontar los problemas

En su libro Go Away Just For The Health of It (algo así como "Vete lejos solo por lo saludable que es"), publicado en el año 2000, el prestigioso médico canadiense Mel Borins escribió: "Irse lejos contribuye a alejarse de las partes estresantes de la vida. Puede ayudar a mejorar tus perspectivas, a brindar nuevos puntos de vista y permite desarrollar nuevas estrategias de para afrontar los problemas".

De eso se trata: cuando uno conoce otras realidades, toma distancia de su propia vida y puede ver los propios problemas en su verdadera dimensión. A menudo, después de un viaje muchas personas valoran mucho más lo que tienen y dejan de quejarse (o lo hacen menos) por lo que les falta, lo cual les conduce, también, a un mayor bienestar emocional. Y además, para citar a otro clásico del XIX, Gustave Flaubert: "viajar te hace una persona modesta, porque te hace ver el pequeño lugar que ocupas en el mundo".

 

  1. Viajar te hace feliz

El psicólogo Thomas Gilovich, catedrático de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, tiene desde hace años un objeto de estudio: la felicidad. A partir de sus estudios, ha llegado a un conclusión que, de todas formas, mucha gente sabe o intuye: viajar proporciona mayor felicidad que comprar cosas. La razón consiste en que los recuerdos almacenados, la suma de las experiencias, brindan un placer y un bienestar de largo plazo, mucho más tiempo de lo que dura la satisfacción que se siente al comprar algo.

Más aún, no solo el viaje se disfruta más que los bienes materiales, sino que la anticipación de las experiencias que se han de vivir durante el viaje genera una sensación de felicidad mayor que la anticipación de comprar objetos. En palabras de Gilovich, las experiencias mejoran las relaciones sociales, se valoran más en sí mismas y menos en comparación con las de otras personas, y forman parte de la propia identidad de quien las vive.

Así que no esperes más, ¿a dónde será tu próximo viaje?

 

 

 

 

Domingo, 26 Mayo 2019 05:17

¡Ya viene el verano!

Las vacaciones se acercan y la mayoría de las familias están ya haciendo sus números. Cualquier desplazamiento, por próximo que sea, comporta un gasto extra, así que es necesario analizar a fondo las distintas opciones. Si no tenemos problemas de presupuesto, las posibilidades son infinitas, pero si vamos justos de dinero, habrá que detenerse a pensar.

Pero el hecho de no disponer de un presupuesto enorme no necesariamente significa tener que renunciar al ocio. Se puede ir de vacaciones gastando poco; solo es cuestión de ganas y de seguir algunos consejos.

 

ELEGIR HOSPEDAJE A BUEN PRECIO

El mayor gasto de las vacaciones viene derivado del alojamiento, pero hay opciones económicas si se saben aprovechar las ofertas. Y ahora es buen momento para reservar. Y no estamos hablando de destinos poco atrayentes: en algunas páginas de reservas en línea hay ofertas de hasta un 70% de descuento en destinos como Puerto Vallarta, Cancún o Playa del Carmen.

Para optar a este tipo de descuentos hay que darse prisa. Las promociones no duran demasiado, así que es preciso estar atentos y aprovechar la ocasión. Como ocurre con los viajes en avión, cuanto antes reserven, mejor.

 

CÓDIGOS DESCUENTO Y PAGOS CON TARJETA

El descuento directo sobre la tarifa de un hotel es una forma de ahorro, pero hay otras estrategias comerciales que también permiten reducir el precio de los alojamientos. Nos referimos a los códigos descuento. En Bestday, por ejemplo, se ofrecen cupones descuento de hasta 500 pesos para compras online. Eso sí, el paquete contratado ha de tener un valor superior a 14.000 pesos. El descuento se aplica en compras de solo hotel, paquete hotel más avión y tours.

Otra forma de viajar sin desprenderse de demasiado capital es optar por los pagos aplazados. Las agencias tienen acuerdos de colaboración con numerosas entidades, que permiten abonar los pagos sin intereses en plazos de hasta 18 meses. Es una fórmula de financiación que vale la pena tener en cuenta. Lo único que hay que pensar es que se adquiere un compromiso de devolución. En eso, hay que ser muy responsable: si no hay posibilidad de abonar las cantidades adeudadas, es mejor descartar el proyecto.

 

¿RENTAS VACACIONALES?

Para los que prefieran estar como en casa, la opción más recomendable es rentar de forma temporal una casa o departamento, como en Airbnb o Booking.com. De entrada, los precios pueden resultar más caros que un hotel, pero en realidad no lo son tanto. El hecho de disponer de un departamento permite ahorrar en comidas. Además, comer siempre fuera de casa puede resultar pesado, sobre todo para las familias con niños. Los pequeños tienen muchas veces necesidades nutricionales especiales, que se afrontan con mayor comodidad haciendo la comida en casa.

Las rentas vacacionales también tienen otra ventaja, y es la libertad de horarios. Por eso también se han puesto de moda entre parejas jóvenes, que no quieren estar sujetas a condicionamientos de ningún tipo (horarios de comidas y cenas, limpieza de habitaciones, etc.).

 

AHORRAR EN COMPRAS

Los destinos muy turísticos están rodeados de una inmensa oferta comercial. Hay establecimientos para todos los gustos, pero desde el punto de vista del ahorro, no son los más recomendables. Cualquier producto adquirido en una zona turística va a costar mucho más que en un comercio para la gente local. Por eso es importante localizar los supermercados más populares entre la población autóctona. Aunque tengamos que caminar un poco más, nuestro bolsillo lo agradecerá.

Este consejo es aplicable a cualquier tipo de producto, ya sea alimentación, regalos, ropa o complementos. En la medida de lo posible, hay que huir de las tiendas en zonas turísticas y buscar siempre los establecimientos a los que van a comprar los lugareños.

 

PACKS DE TRANSPORTES + MUSEOS

En determinados destinos vacacionales, el transporte puede llevarse una parte importante del presupuesto. Y no hablamos tan solo de billetes de avión, sino de los transportes urbanos. En ciudades como Londres, por ejemplo, el metro y autobús son carísimos, incluso para los bolsillos de los visitantes europeos. Por eso hay que buscar alguna tarjeta de transporte que permita realizar diversos trayectos con un precio rebajado.

En las grandes ciudades, algunas tarjetas de transporte suelen incluir también descuentos en las entradas a museos. Es importante estudiar muy bien los días que vamos a estar en un destino y los museos que más nos interesa visitar. Si la oferta museística incluida en el pack no es de nuestro agrado, es mejor optar por otro tipo de tarjeta.

 

BUSCAR FOROS DE VIAJES

A la hora de planificar un viaje, internet puede resultarnos de una gran ayuda. Los foros de viajeros aportan una información muy valiosa sobre rutas, e incluyen referencias certeras sobre lugares donde comer o comprar barato. Es muy recomendable visitar estas páginas antes de salir y buscar las entradas más actualizadas, porque siempre se van añadiendo nuevos establecimientos.

 

 

 

 

 

 

 

El cambio climático es una evidencia, y esta semana hemos visto cómo el fuego ha arrasado con los bosques y generado graves contingencias ambientales. Por eso es importante reiterar que los incendios pueden prevenirse porque si queremos seguir disfrutando estos paseos por la naturaleza, es nuestra responsabilidad cuidarla.

El fuego es implacable y no va a esperar a decisiones gubernamentales ni tiene pensado tomarse vacaciones así que si practicas senderismo, montañismo, ciclismo o cualquier otro deporte vinculado a los bosques, esto seguro te interesa.

Lo primero es enfocarnos en prevenir. Cuando vayamos a la montaña, tanto para hacer senderismo, trekking, montañismo, acampada o simplemente a pasar el día, observa estas recomendaciones generales:

  1. No tirar colillas y cerillos, es más, no las dejes en el monte ni apagadas. Lo mejor sería que no fumases en ambientes de vegetación seca, pero si las ganas son demasiadas, al menos no dejes tu colilla y llévatela contigo, es la mejor garantía de que esté apagada (existen ceniceros portátiles que te pueden ser muy útiles). Además, las colillas tarde o temprano se moverán con la lluvia o viento y terminarán en los ríos, contaminando el agua. Por favor, si puedes mejor evita fumar.
  2. Di No a los fuegos artificiales. Nada de artefactos pirotécnicos, ni tampoco globos de aire caliente. Sí se ven muy bonitos cuando se elevan pero todo lo que sube baja y… provocará incendios.
  3. Sólo haz fuego en zonas habilitadas para ello. Algunos parques naturales tienen asadores o zonas delimitadas para fogatas. Por favor úsalas. Cuando se haya decretado un periodo de prohibición, está totalmente prohibido hacer cualquier tipo de fuego (esto incluye también a esos asadores). Nuestro consejo: NO hagas nunca fuego, llévate la comida cocinada de casa y disfruta del día sin tener que cocinar ¡picnic pues! Ahora que si de plano lo tuyo es la carnita asada porque vienes del norte, pues apaga siempre todos los restos de carbón o leña, para asegurarte de que el fuego y la brasa han quedado completamente extinguidos. Ten a mano agua en abundancia para poder atajar cualquier pequeño contratiempo.
  4. Con o sin temporada de incendios, por favor llévate siempre la basura que hayas generado y deposítala en un contenedor urbano, o mejor aun… ¡no generes basura! Ten esto especialmente presente para los envases de vidrio y las latas, pues pueden provocar incendios.
  5. Nunca enciendas una hoguera por la noche para iluminarte; recuerda que hacer fuego fuera de las áreas habilitadas para ello está prohibido. Las linternas a pilas o batería son estupendas, y los frontales de led dan una luz excepcional.
  6. Cuidado con la vegetación seca. Los elementos que produzcan luz o calor por medio de combustibles inflamables han de apoyarse en una zona libre de vegetación, y si vamos a perderlos de vista debemos apagarlos.

Al margen de estas precauciones deberemos ser especialmente cuidadosos con los vehículos con los que nos desplazamos hasta la zona por donde tenemos pensado caminar:

Si no existe una zona delimitada procura no estacionarte sobre vegetación seca o muerta. La alta temperatura de determinados elementos del vehículo puede iniciar un fuego.

Los caminos y las pistas forestales facilitan el acceso a los medios de extinción y otros vehículos de emergencias. Estaciónate sin interrumpir y no dificultes el paso de otros vehículos.

Deja tu coche siempre en posición de alerta, es decir, en dirección de salida. Si tuvieras que dejar el lugar rápidamente porque comience un incendio, todo será más fácil.

Al mínimo indicio de fuego, avisa. Vale más un aviso de falsa alarma que haber ignorado una señal y que luego el fuego sea incontrolable con las terribles consecuencias que ya conocemos.

Mantén la calma. Evita salir en estampida. Llama al número de emergencias y avisa de la situación siendo lo más preciso posible con respecto a tu posición y a la del fuego, sé también preciso en el número de personas que te acompañan en ese momento, no olvides que lo primero es la vida de las personas.

Permanece en grupo. Hay que evitar que el pánico se apodere y que cada uno salga corriendo en una dirección distinta, esto complicaría mucho las labores de rescate.

Evita salir corriendo hacia zonas sin escape. No huyas precipitadamente. Si la situación ya es complicada de por sí, si emprendes una huida a ciegas puede ser que te lesiones; un esguince o una torcedura en ese momento es lo que menos te conviene. Analiza tu posición con respecto al incendio, y trata de alejarte de él de manera perpendicular y en dirección contraria al viento. Lleva una batería de repuesto para tu móvil cargada al 100… créeme que esté activo el GPS te ayudará en caso necesario.

En tu huida no pases por zonas de matorral, son altamente combustibles y el fuego avanza muy rápido en ese medio. No huyas ascendiendo una colina con el fuego a tus espaldas. El fuego se propaga muy rápido, ten por seguro que llegará antes que tú a la cima y te alcanzará.

Permanecer en barrancas es otra de las cosas que debes evitar. La propagación del fuego en estas zonas es rapidísima. Si te ves rodeado por el fuego, mantén la calma, busca la zona más despejada de vegetación, trata de protegerte tras una roca, cubre tu cuerpo y la cabeza con una prenda. Moja un pañuelo de tela o una camiseta y respira a través de ella haciendo inspiraciones poco profundas y lentas, tomando el aire cerca de tierra y evitando inhalar el humo espeso.

No busques refugio en cuevas o pozos, el oxígeno puede terminarse rápidamente. Si estas cerca del mar o de un río, acércate al agua, y si es necesario métete dentro. No atravieses el fuego, y mucho menos si no eres capaz de ver lo que hay tras él.

Si estás circulando con el coche y no puedes continuar, detente en un lugar protegido, cierra las puertas y ventanas, para la ventilación del coche y enciende las luces de cruce y las de emergencia para que te puedan localizar a través del humo.

Este artículo no busca que entres en pánico, sino que sepas qué hacer si te ves envuelto en un incendio. No lo olvides, la lucha contra el fuego es labor de todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace aproximadamente 15 años yo vivía en Jiutepec y estaba francamente harta del clima caliente de esa zona de Morelos. Un día, en uno de los muchos arrebatos que han caracterizado mi nada convencional estilo de vida, tomé mi coche y me enfilé a la carretera vieja, con rumbo a Tres Marías, para ser exactos, a Los Columpios. Me gustaba mucho ir a ese lugar a pensar y escribir en medio del bosque, claro hace 15 años era un lugar seguro, o al menos yo me sentía segura ahí.

Poco tiempo después contacté a una inmobiliaria que se especializaba en conseguir propiedades en renta y/o venta en las zonas boscosas y frescas de los alrededores de Cuernavaca. En unas cuantas semanas yo había cerrado trato con ellos y planeaba mi mudanza a una casa en medio del bosque, en un lindo fraccionamiento pleno de paz y tranquilidad llamado San José de la Montaña.

No puedo negar que ahí fui muy feliz. Por primera vez tenía espacio para que mi perrita corriera libre, pero también sufrí mi falta de experiencia y de conexión con la naturaleza. Por ejemplo nunca hice nada productivo con el precioso jardín de 300 metros que tenía. Tampoco se me ocurrió captar el agua de lluvia, y ¡vaya que caía agua!, en cambio pagaba un dineral de pipas y leña. Nada, que mi vida en el bosque era linda pero nada sustentable.

Hoy, en pleno 2019 y a mis 44 años de edad estoy pensando en comenzar a prepararme para un retiro temprano. Quiero retirarme como máximo a los 60, aunque lo ideal sería hacerlo a los 55, para poder dedicarme a lo que más me gusta: el turismo sustentable y de impacto social.

Comencé a buscar entonces una propiedad para comprar, no muy cara, y que pueda ser adaptada al estilo de vida sustentable que anhelo, además también estoy empezando a aprender sobre alimentación sustentable y autosuficiente.

Construir o adaptar una casa ecológica y autosuficiente debería ser hoy en día algo que se da por supuesto antes de plantear la construcción de una casa, sin embargo, la construcción autosuficiente aún se considera una inversión cara e inalcanzable.

Si bien construir una casa ecológica y autosuficiente es más caro inicialmente que construir una casa convencional, la realidad es que la inversión inicial se amortiza en un periodo de entre 5 y 10 años ya que el ahorro que conseguimos en una casa desconectada de cualquier suministro es tal que el sobrecoste de construcción extremadamente rápido de amortizar.

El secreto de construir una casa ecológica y autosuficiente es el de reducir consumo antes de generar energía. Esto parece muy obvio, pero es la parte más difícil. Por ejemplo, si queremos reducir el consumo de calefacción (algo muy importante en una zona boscosa y fría) no se trata de pasar frio sino de conseguir calentar la casa mediante el diseño de arquitectura bioclimática que capta la luz solar y almacena el calor en el interior. Por ejemplo, en mi antigua casa de bosque, la de hace 15 años, los que la construyeron jamás pensaron en eso y era absolutamente fría y húmeda. Tache para ellos.

Una vez que tenemos una casa caliente es muy fácil generar la poca energía que nos falta para hacer funcionar la calefacción los días de más frio, o para consumir menos leña si pensamos en que las casas en la zona de Huitzilac suelen tener chimenea.

Como vemos el secreto se haya en aprovechar al máximo los recursos que nos ofrece el entorno en que nos encontramos. Siendo así, si queremos tener un estilo de vida sostenible debemos preguntarnos ¿de qué recursos disponemos en nuestro terreno?

Así, en cualquier ubicación en la que nos encontremos, disponemos de tierra, agua (de lluvia o si tenemos suerte, de un pozo subterráneo), aire o viento y sol.

También podríamos tener árboles de los que obtener leña o biomasa. Pero si nos basamos en un terreno estándar de entre 500 a 1000 m², deberemos considerar que no tendremos madera suficiente a largo plazo para ser autosuficientes.

Así ¿cómo aprovechamos estos recursos para construir una casa ecológica y autosuficiente? Bueno pues podemos aprovechar la tierra del propio terreno. Si bien la tierra es el lugar donde construir una casa ecológica y autosuficiente, la realidad es que, bajo tierra, nuestro planeta almacena una enorme cantidad de energía en forma de calor.

De hecho, tan solo con bajar un par de metros de la superficie, la temperatura se mantiene estable alrededor de los 20 grados.

Esto lo sabían muy bien los habitantes de las zonas cálidas como Tunez o Turquia donde se construían tradicionalmente casas enterradas que protegían del calor en verano y del frio en invierno. Bien, ¿cómo aprovechamos nosotros hoy en día la energía subterránea de la tierra?

Lógicamente la tierra también es importante porque es el lugar donde podemos cultivar alimentos propios.

Es cierto que tener un huerto propio en casa requiere una dedicación durante la mayor parte del año, pero aquéllos que lo han llevado a cabo, destacan la increíble satisfacción de comer alimentos auto-cultivados.

Con la cantidad de pesticidas y químicos que contienen hoy en día los alimentos que ingerimos, siempre es recomendable comprar alimentos ecológicos, sin contaminantes que llegan a nuestro organismo y cultivar los propios alimentos es una forma de comer libre de tóxicos.

Por otro lado, no debemos olvidar que la tierra ha sido y todavía es un material de construcción. De hecho, en nuestro país, las casas tradicionales se han construido en piedra y tierra y ésta tiene un excelente funcionamiento climático.

Construir una casa de tierra, precisa unos muros de un elevado grosor y relativamente pocas aberturas, además es importante protegerlo de la acción directa del agua de lluvia. Por otro lado, se trata de un material con una excelente inercia térmica y que, además, actúa como aislamiento. Es una alternativa digna de pensarse.

El agua también es un elemento que nos ofrece el lugar y será importante pensar en ella a la hora de construir una casa ecológica y autosuficiente. El objetivo que tenemos respeto al agua es por supuesto, recoger toda la que podamos. La primera estrategia para conseguir agua es recoger agua de lluvia y esto puede lograrse a través de la cubierta de la casa de forma que el agua se dirige a un depósito donde después podamos tratarla, pero también existen ya sistemas muy amigables y de bajo costo, como el que ha diseñado Isla Urbana.

Debemos asegurar que podamos tener un depósito lo suficientemente grande para ir acumulando agua a lo largo de todo el año, puesto que podemos encontrarnos con temporadas de meses sin lluvia. Particularmente en la zona de Huitzilac, en el verano cae tanta agua que creo que sería casi suficiente.

Que el depósito sea grande no significa que deba quitarnos espacio de nuestra vivienda o jardín, ya que los depósitos de agua de lluvia para viviendas particulares se suelen construir en profundidad en una parte del terreno con el ancho justo para que pudiéramos bajar si hiciera falta.

A la hora de construir una casa ecológica y autosuficiente preveremos dos depósitos distintos. Uno que será con agua potable para nuestro consumo propio o para cocinar y otro de agua filtrada pero no potable para los electrodomésticos o simplemente para regar.

Si bien el agua de lluvia se puede beber directamente sin necesidad de filtrado, la realidad es que desde que recogemos el agua hasta que la consumimos pueden pasar días o incluso meses durante los cuáles ésta permanece almacenada en el tanque y por este motivo será necesario tratarla para evitar que la pueblen bacterias u otros organismos.

Sobre el agua para aseo personal, debemos entender que, si queremos autoabastecernos con agua de la lluvia, a no ser que vivamos en una zona tropical, no podemos tomar un baño diario puesto que no dispondríamos de suficiente agua para cubrir todo el año. ¿Me juzgarán muy mal si les digo que no sólo no me ducho diario, sino que además no me importa mucho y prefiero no desperdiciar tanta agua?

El agua que recogemos de la lluvia podemos utilizarla para ducharnos, para la lavadora y para lavar los platos. En estos casos no hace falta que el agua sea potable, aunque sí deberá pasar por filtros para eliminar impurezas que puedan haber.

El huerto es algo que también puede aprovechar el agua, sea de forma directa o indirecta. Por un lado, podemos regar el huerto con el agua que recogemos de lluvia, de hecho, el agua de lluvia para riego precisa menor tratamiento que el agua para consumo.

Además, siempre podemos reutilizar las aguas sanitarias que hemos utilizado para ducha o lavamanos y tras un proceso de filtrado biológico en el propio jardín en el que se eliminan restos orgánicos y jabón, reutilizarla para riego. Esto es muy adecuado, cuando disponemos de poca pluviometría en nuestra zona, pero no sería un problema en la zona de Huitzilac según recuerdo.

Un inodoro convencional necesita entre 3 y 6 litros de agua por descarga. Si hacemos un cálculo con la pluviometria de nuestro clima y el agua que necesitamos cada vez que tiramos de la cadena, veremos que los números no dan si queremos ser autosuficientes.

En este caso podríamos plantear el llamado baño seco. Se trata de un baño que no funciona con agua, sino que se sirve de la misma gravedad para conducir las deposiciones a un depósito para su compostaje. ¿Suena desagradable? Pues sí, pero no es sólo un hoyo en la tierra, no, ni una letrina. Hoy en día se ha avanzado mucho en el diseño de baños secos. Creo que podría vivir con eso.

También es posible obtener agua a partir del aire. Existen unos generadores de agua que son capaces de condensar el aire para conseguir agua, igual que pasa una noche fría cuando aparece el rocío.

En Eole Water por ejemplo, comercializan equipos que funcionan exclusivamente con energía solar y eólica condensando agua que se almacena en un depósito. Esto nos lleva a que si queremos construir una casa bioclimática hay que pensar en aprovechar el sol y ahí sí estoy en desventaja pues en las zonas boscosas el sol no entra igual que en las zonas tropicales, sin embargo de todos modos se puede.

La luz es fuente de vida que el sol nos aporta de forma directa y hay que aprovecharla al máximo. Es importante para nuestra casa aprovechar al máximo la luz del sol a través de patios y ventanas, todas las estancias deben recibir luz natural durante el día y será importante orientar las distintas habitaciones de acuerdo a su uso.

Además, el sol nos aporta calor que nos permite reducir el consumo en calefacción. En este sentido, en nuestro clima debemos tener cuidado para que este sol que nos calienta en verano no sea excesivo y necesitemos ventilación.

Reducir el consumo en sistemas de climatización dependerá en gran parte de como proyectemos la arquitectura en relación a la captación solar. Una buena orientación y una buena proporción de aperturas respeto la fachada serán claves para nuestra vivienda.

Trabajar la captación de energía directa a través de ventanas que se almacena en elementos de construcción con inercia térmica y un buen aislamiento que nos ayudará a mantener el calor generado. Por otro lado, de forma indirecta podemos obtener energía a través de paneles fotovoltaicos.

En este caso, hará falta almacenar toda la energía que obtenemos del sol en unas baterías de almacenamiento de electricidad para poder disponer de ella en horas con menos sol o por la noche.

Por otro lado, también existen los paneles solares térmicos que permiten calentar el agua, el agua caliente que se consigue se puede utilizar para calefacción o como agua caliente sanitaria, es decir, para los aseos o la cocina.

Pues sí… me espera mucho trabajo si quiero cumplir mi sueño no sólo de vivir en medio de un bosque, sino de hacerlo de manera autosustentable y minimizando mi impacto al mínimo. Por eso hay que poner manos a la obra pronto. Y ustedes, ¿dónde quisieran construir su casa de retiro?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Domingo, 05 Mayo 2019 05:33

Redescubrir destinos

No hay vida más difícil que la del viajero porque la satisfacción está lejos de llegar cuando uno pone palomita en un destino. Y es que resulta que los lugares, al estar poblados de gente, son dinámicos y evolucionan, por tanto, no importa cuántas veces vuelvas, siempre habrá algo nuevo por descubrir.

Eso entonces significa que siendo el mundo tan gigante y estando plenamente seguros de que la vida entera no nos va a alcanzar para pisar todos sus rincones hay decisiones importantes que tomar cada vez que organizamos un viaje. Y es que el criterio no puede ser solo si ya hemos estado ahí antes o si es un nuevo destino porque si tu visita fue hace mucho, tal vez al llegar encuentres todo distinto… o tal vez no.

Viajar es como estar echando constantemente monedas al aire y, al menos a mí, hoy en día en la mitad de mis cuarentas, me dan más ganas a veces de redescubrir destinos que de obsesionarme por poner más pines en mi mapa.

Joaquín Sabina dice en alguna de sus canciones, que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver” pero yo digo, ¿por qué no?

Esta mañana conversaba con mi sobrina, que lleva varios años viviendo fuera de México. Planeábamos juntas sus vacaciones de verano, que serán acá, en la buena patria. Aunque yo me la pasaba tratando de convencerla de visitar Chiapas, porque sigo convencida de que es el lugar más hermoso de todo México, lo cierto es que empezamos a hablar de la posibilidad de mejor cambiar ese plan por Oaxaca.

La primera vez que estuve ahí fue hace más de 22 años y fue prácticamente una luna de miel. Mi pareja conocía muy bien la ciudad y no la descubrimos juntos, más bien él fue mi guía. Creo que eso influyó en que nunca me apropié del destino. Sentí que la miré a través de sus ojos.

Volví a Oaxaca muchos años después, en 2012 y mi hijo se enfermó por tragón así que tampoco pude disfrutar realmente la ciudad. Siento que hicimos lo típico y que no teníamos ninguna conexión real con la ciudad.

Han pasado seis años y hace ya casi dos que soy host de experiencias gastronómicas en Ciudad de México. Hoy en día, la forma de viajar ha cambiado y ya casi nadie puede decir que conoció un lugar si no compartió momentos de experiencias con personas locales.

Al estar explorando las opciones y las múltiples experiencias de turismo de inmersión que hay hoy en día en Oaxaca me he dado cuenta de que vale la pena volver y redescubrir tan lindo destino.

Si hay algo famoso de Oaxaca es su comida. Los moles, las tlayudas y por supuesto, el chocolate son apenas alguna pequeña muestra de una de las gastronomías más interesantes de nuestro país. Pero en 2019 no basta con ir al mercado y comer o comprar ingredientes para llevar a casa. La tendencia hoy es compartir conocimiento, cocinar con las mujeres oaxaqueñas, aprender a moler el cacao, a tostar los chiles, a elegir los ingredientes con todos los sentidos.

Hace 22 años tampoco sabía apreciar el mezcal. Hoy lo respeto y disfruto. Antes mucha gente iba a las mezcalerías en Oaxaca a emborracharse. Hoy la idea es degustar, tener un guía, aprender de la bebida y su historia.

Además el mundo del hospedaje también se ha transformado. Ya no basta con ir a una posada tradicional cerca del centro, ahora puede uno elegir lo mismo un moderno bungalow diseñado por un gran arquitecto que un loft adaptado en lo que fuera una antigua calera. Hoy mientras menos ordinario sea, mejor será la experiencia.

Quien visita Oaxaca se lleva una visión de México distinta a la que ya conocía. Es una de las ciudades coloniales mexicanas más hermosas de todo el país. Es sinónimo de diversidad y unión, pueblos que conservan tradiciones ancestrales y bellezas naturales.

Su centro histórico es considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y obviamente sigue siendo una parada obligada para tomar un café en sus portales pero lo mejor de Oaxaca no lo vas a encontrar ahí, ni en sus zonas arqueológicas, museos o iglesias. Lo mejor de Oaxaca, de México y de cualquier lugar del mundo lo vas a encontrar en sus cocinas, sus calles, sus plazas y sus salas de estar… porque lo mejor es su gente y la experiencia de conocerla es lo que realmente te hará saber si conociste un destino o simplemente, hiciste check in en un punto más del mapa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 1 de 25
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.