Arturo Núñez Alday

Arturo Núñez Alday

Posts
106
Views
283,243
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Rumbo a casa
Lectura 6 - 11 minutos
Versión primera En la radio del auto suena una canción alegre, de esas populares capaces...
Like
> Compartir
Dos de mar
Lectura 7 - 13 minutos
Sirenas flotantes Me miraban desde lejos, retadoras, meciendo su soberbia al ritmo de la...
Like
> Compartir
Calle Luna y Cantata 147
Calle Luna y Cantata 147
Lectura 8 - 15 minutos
El timbre del teléfono celular lo sacó de las cavilaciones en las que solía enredarse mie...
Like
> Compartir
Terrenal
Terrenal
Lectura 5 - 10 minutos
Hoy se sentía olímpico, así lo dijo a su compañera mientras corría las cortinas de las ve...
Like
> Compartir
El arco de sus cejas
El arco de sus cejas
Lectura 9 - 17 minutos
Sucedió hace tanto y aún me estremece recordarlo. Durante mucho tiempo quise pensar que e...
Like
> Compartir
Aquellos que fueron
Lectura 4 - 8 minutos
El mensaje de tu hermana menor fue claro y preciso. Tres palabras que no necesitaban caud...
Like
> Compartir
Brujería
Brujería
Lectura 3 - 6 minutos
Todo esto es extraño. Muy extraño. Pensé mucho si debía hacerlo o no. Al final, cedí. Com...
Like
> Compartir
La mirilla
La mirilla
Lectura 6 - 12 minutos
El timbre de la puerta sonó justo cuando una lágrima buscaba camino en su rostro ajado, u...
Like
> Compartir
Salpicaduras de la lluvia
Salpicaduras de la lluvia
Lectura 3 - 6 minutos
Sirimiri Se anunciaba como tormenta perfecta, de aquellas que tuercen la paz en un rostro...
Like
> Compartir
47 segundos
47 segundos
Lectura 5 - 10 minutos
Su reloj de pulsera marcaba las cinco de la tarde con diez minutos y trece segundos. Ales...
Like
> Compartir
Juanira
Juanira
Lectura 3 - 6 minutos
Hace tiempo que nadie habla de ti como se hablaba en todo momento. Podría decir que mis o...
Like
> Compartir
Delirio de lluvia y sombrero
Delirio de lluvia y sombrero
Lectura 3 - 5 minutos
A mi padre Me hubiera gustado una tarde soleada para hablarte, rayos caniculares encendie...
Like
> Compartir
Antes de la lluvia
Antes de la lluvia
Lectura 6 - 11 minutos
La pequeña casa tipo búngalo lucía bastante bien, con espacio de sobra para él. Dejó que...
Like
> Compartir
Las andanzas de Juan
Las andanzas de Juan
Lectura 9 - 17 minutos
Estuve ahí cuando la gente del pueblo llenó como nunca el templo y el atrio. Yo estaba bi...
Like
> Compartir
Entre una mirada y Schopenhauer
Entre una mirada y Schopenhauer
Lectura 11 - 21 minutos
Desde hace tiempo es incapaz de verse en el espejo y no sentirse asqueado de sí mismo, de...
Like
> Compartir
El candidato
El candidato
Lectura 6 - 11 minutos
Bernardino durmió poco la noche anterior al gran día. Por ahí de la una de la mañana el s...
Like
> Compartir
Entretelones
Lectura 6 - 12 minutos
La trama del thriller policiaco corría a ritmo frenético ante tus ojos. El escenario múlt...
Like
> Compartir
Morir en Shakespeare
Morir en Shakespeare
Lectura 11 - 22 minutos
La tarjeta del reloj checador hizo click a las ocho cuarenta y tres. Desde que un compadr...
Like
> Compartir
El cuento de las narices
El cuento de las narices
Lectura 13 - 25 minutos
Cualquier tarde era buena para dejar de ser niño y lanzarse a la aventura de los mayores....
Like
> Compartir
Fusilar el aire
Lectura 3 - 5 minutos
Antes de que despuntara el sol, el ajetreo de los revolucionarios rompió el silencio que...
Like
> Compartir
Dánae y los murmullos
Dánae y los murmullos
Lectura 4 - 7 minutos
Sabía de tu espera. Por eso dejé a un lado horas, auto, mujer, calle, mascota. Una música...
Like
> Compartir
Patas de cabra
Patas de cabra
Lectura 7 - 14 minutos
La noche anterior a la visita de la muerte, Ángel Estrella sintió pena por sus ochenta y...
Like
> Compartir
De persecuciones y escenarios
De persecuciones y escenarios
Lectura 7 - 13 minutos
Sesenta minutos tardaba el camión en llegar a su destino. Desde el pueblo a la ciudad hab...
Like
> Compartir
Delirio partisano
Delirio partisano
Lectura 8 - 15 minutos
El profesor Omar Karipidis López regresó caminando a casa, como de costumbre. Las caminat...
Like
> Compartir
Mujeres al borde de la luz
A ellas, en su día. La mujer se asoma a la calle. Este día la ventana no es cárcel, sino...
Like
> Compartir
Tres razones para querer a Rocato, o para odiarlo
(Texto integrado en el libro “Memoria de la lucidez”, en el que escribimos una gran canti...
Like
> Compartir
Los soldados negros
Los vieron venir con su machete en mano, los rostros pétreos y ennegrecidos, un asomo de...
Like
> Compartir
Brevedades de amor y una sandez
SECRETOS DEL IRIS Había encontrado palabras para todo. Igual que un pintor, aprendió a co...
Like
> Compartir
Haikú con crisantemo
Los berridos del niño en la casa vecina son molestos, sobre todo porque suelen prolongars...
Like
> Compartir
Sueño de un efecto secundario
A Elisa nunca le advirtieron respecto a la posibilidad de perder el sabor de los besos. E...
Like
> Compartir
Tiempo de campanas
Son las siete con siete. Truenan dos cohetes rompiendo el fresco de esta mañana de enero....
Like
> Compartir
El balcón de Aurelia
A mi mamá le molestaba que le dijera tía a la tía Aurelia. Al principio no entendía el po...
Like
> Compartir
I Se llamaba Pedro. Lo supe algún día cuando su dueña limpiaba el corral y yo pasaba trot...
Like
> Compartir
En algún lugar del sueño
La primera gran acción que debes realizar es quitarte esa barba de tres días. No te ayuda...
Like
> Compartir
Agenda
Ha llegado la hora de hacer balance de las pérdidas y las ganancias. No sé si habrá sufic...
Like
> Compartir
Rojo intenso
La alarma suena quince minutos antes de las siete. La noche anterior, antes de dormir, Hu...
Like
> Compartir
Inicia el vuelo
María Luisa, este año han muerto las cinco crías de golondrina. Dos cayeron del nido y la...
Like
> Compartir
¡Ay!, no sé…
1991 Da vueltas en su cuna, inquieto. Me hace pensar que no la pasa bien en el sueño. Lo...
Like
> Compartir
Pajarero
Era necesario esperar los primeros atisbos del sol, esos iniciales rayos del mismo color...
Like
> Compartir
Fantasmas
DE MAR En el mar te encuentro. Te veo venir hacia mí desde las olas donde revienta tu pre...
Like
> Compartir
Ámbar y añejo
Como si supieras que haría falta para tu ofrenda, plantaste hace mil años los pequeños br...
Like
> Compartir
El tramoyista
Uno no sabe por qué la vida te ofrece un asiento privilegiado en la butaquería de su teat...
Like
> Compartir
El visitante
No puedo eludir el influjo de una luna como esta. La sangre calienta las yemas de mis ded...
Like
> Compartir
En la mirada de un gato
Salí a buscarlo aquella noche, como en tantas otras; no lo encontré. Seguí mi búsqueda du...
Like
> Compartir
Lo inventé una de esas noches en las que parece que el mundo se despedaza, cuando los ray...
Like
> Compartir
Luis Spota.
Durante los años que trabajé ahí nunca conocí a nadie más que hiciera un uso tan preciso...
Like
> Compartir
El amor es un latido.
La tarde es como tanto les gusta: nublada, fresca, con un tendido de nubes denso que no l...
Like
> Compartir
Las botas del Caballo
No era necesario que algún alto miembro de los órganos de inteligencia cubanos se enterar...
Like
> Compartir
De a cachitos
El anciano entró en la casa sin llamar ni pedir permiso. Quitó la aldaba del portón con d...
Like
> Compartir
El cazador
El viento fresco de la sierra corre en sentido contrario de nuestros pasos. Es un punto a...
Like
> Compartir
Abuela que reza.
La estrategia era sencilla: fingir un espanto, informar que no tenía hambre y poner la ca...
Like
> Compartir
Los Girasoles, de Van Gogh.
Era lunes. Respiré profundo porque en cualquier momento llegarían. Ahí estaban ya. Escuch...
Like
> Compartir
Los he visto
La gran mayoría llegaron en la centuria pasada. Vinieron desde un tiempo de estatuas caíd...
Like
> Compartir
El trovador.
No pude resistirme al influjo de la canción. Los olores de las botanas típicas de ese bar...
Like
> Compartir
Resplandores de julio
A Gilberto, aventurero en tierra firme. I Habían sido años sin volver en julio y mucho me...
Like
> Compartir
Mujer.
¡Bravo! Esta encarnación de hoy te va muy bien, querida. Te ves maravillosa con el pelo n...
Like
> Compartir
A Gumersindo Tapia, pintor morelense Bálsamo, mi buen amigo. Esa es la palabra que giraba...
Like
> Compartir
De marítimo silencio
Debiste haber muerto tú y no otros, piensas. Ser a estas alturas recuerdo fresco y añoran...
Like
> Compartir
HAIKUS PARA UNA NOCHE LARGA
I Los grillos cantan baladas de alabanza a la nostalgia. II Si yo llevara luces de luciér...
Like
> Compartir
Perro aullando a la luna.
No sabía cuánto cabe en un aullido hasta esta madrugada en que rondan los moscos zumbando...
Like
> Compartir
Chica en la esquina.
III Deja que te lo cuente, amor. Y déjame nombrarte así aunque no sepa si existes y cómo...
Like
> Compartir
Anciana con pañuelo rojo. Juan Manuel Blanes.
I Deja que te lo cuente, mi niño. Tu abuelo una vez me encerró a piedra y lodo en la casa...
Like
> Compartir
"A los trabajadores de la salud caídos. Y a los que luchan"
ODA INELUDIBLE ¡Qué dadivosa vida tiene quien porta albísimos ajuares y va, con tea encen...
Like
> Compartir
Pequeña flor.
Debe hacerlo. Entiende que no tiene alternativa a pesar de que en el test de factores de...
Like
> Compartir
Anécdotas de viaje a. c.
I Cuentan que es de buena suerte que un pájaro arroje sobre ti su excremento ─la jerga po...
Like
> Compartir
Días en blanco
Abro mi agenda y encuentro ahí mis días inmóviles, vacíos y durmiendo su morriña. Nada ha...
Like
> Compartir
Sana distancia epistolar
Querida Amelia: Me atrevo a enviarle esta misiva porque no suelo ser hombre que deje a me...
Like
> Compartir
Comedia griega.
El cuentista intentó con temas diferentes. El chirrido horrendo del pájaro nocturno que d...
Like
> Compartir
Jacaranda y ventana.
La primera gran encerrona que nos dimos fue al casarnos. Aunque la luna de miel fue en Ac...
Like
> Compartir
Chat N 95
Déjenme decirles cómo fue que sucedió. Quiero contárselos porque no se me hace justo que...
Like
> Compartir
Niño huyendo, de Pere Borrel del Caso.
De musas Soy musa y me alquilo con alguien valiente que me aloje detrás de un librero. Me...
Like
> Compartir
Mujer en fuga.
Verlo así, dormido en posición fetal sobre la sábana blanca, con su cara de niño travieso...
Like
> Compartir
Mujeres que vuelan, de Mery Roldán.
El vecino de enfrente me despierta gritando a pecho abierto. A diario lo escuchó salir ap...
Like
> Compartir
Nacido el ocho de marzo
Desde hace semanas está ausente. Su rostro es luna lejana que esconde universos inaccesib...
Like
> Compartir
ARTELISTA.COM
Vinicio Uribe llega a casa después de diez horas de trabajo. Se ducha con el firme propós...
Like
> Compartir
Heptálogo para remendar un corazón
I Parece obvio, pero primero debes asegurarte de tener quien te lo rompa, aunque a veces...
Like
> Compartir
Chocolate
Amargo No hay más que decir, Roberta. Las palabras entre tú y yo son un destilado acerbo...
Like
> Compartir
Brevedades de amor y otros gritos
LABERINTO Ella misma no estaba al tanto de su condición de laberinto. Muchos incautos se...
Like
> Compartir
Guitarra bruja
No hay historias en mis manos, por más que las fustigo en el teclado. Dudo que de ellas p...
Like
> Compartir
Luna de lobos
Al bajar del autobús doy unos pasos y me quedo quieto. Como una foto imperturbable están...
Like
> Compartir
Uno de los dos debe quedarse con Nina. Si el amor no da para más entre un par de inmaduro...
Like
> Compartir
¡Cuánto tardaste en regresar, Florencio! ¡Cuánto! Hace diecio­cho años te fuiste con dos...
Like
> Compartir
Entre Barbas y una mujer en fuga Sales a la calle porque te sientes solo. Laura se fue ha...
Like
> Compartir
Cortador de caña.
I Es diciembre. El lucero del alba luce pleno y aún falta buen rato para que una línea de...
Like
> Compartir
Delirio de jotas y berridos
A Juan José Arreola, dieciocho años después de volverse un fantasma El secreto está en su...
Like
> Compartir
La calle Netzahualcóyotl.
La calle Netzahualcóyotl tiene su encanto, claro. Sus casonas pintadas con esos colores i...
Like
> Compartir
Campesinos, de Diego Rivera.
Desde que te fuiste, una parte del mundo quedó muda. Muchas voces hablaban a través de ti...
Like
> Compartir
“- Adiós, dijo el zorro. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: Sólo con el cor...
Like
> Compartir
Digresiones de otoño
SEÑALES Al Gabo El señor García Márquez tuvo un desvanecimiento después del desayuno. Su...
Like
> Compartir
Es verdad que en mi hogar mis muertos no fallecen, duermen, cada uno en su retrato, cada cual en su mirada.
La muerte no está extinguiendo la luz; solo está apagando la lámpara porque ha llegado el...
Like
> Compartir
La tua fragilità, Julieta
“Y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres, porque el amor cuando no m...
Like
> Compartir
Ya’ax, leoncito de Bavaria
A Yuliana Neri Arriaga, gaviota en reposo (Aconsejo acompañar los dos primeros párrafos c...
Like
> Compartir
ACUARELA DE JUAN MACHÍN
A Juan Machín I Algunas veces los recuerdos son lluvia que nos moja la espalda, penetra l...
Like
> Compartir
En junio pensé que ahora sí se nos iba. Pero, ¡qué va! El señor es fuerte. En un descuido...
Like
> Compartir
VI De vez en cuando vuelvo a sentir temblorcitos en mi pierna izquierda, la única parte d...
Like
> Compartir
Temblores II
IV Tiemblo al pensar en las profecías apocalípticas que comento desde el púlpito. Nunca c...
Like
> Compartir
De besos, temblores y otras urgencias I
Los relatos que hoy se publican forman parte del libro "De besos, temblores y otras urgen...
Like
> Compartir
Toledo
Ti xcaanda: ga'ca shisha sicarú ni qui huayuu, guiuuni ti biine'ni. (Una aspiración: hace...
Like
> Compartir
La semilla Andresito escucha arrobado por los sonidos acompasados del tambor y la flauta;...
Like
> Compartir
“Quienes no se mueven no notan sus cadenas.” Rosa Luxemburgo
Like
> Compartir
Página 1 de 2