Arturo Núñez Alday

Arturo Núñez Alday

Posts
88
Views
127,378
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
El cuento de las narices
El cuento de las narices
Lectura 13 - 25 minutos
Cualquier tarde era buena para dejar de ser niño y lanzarse a la aventura de los mayores....
Like
> Compartir
Fusilar el aire
Lectura 3 - 5 minutos
Antes de que despuntara el sol, el ajetreo de los revolucionarios rompió el silencio que...
Like
> Compartir
Dánae y los murmullos
Dánae y los murmullos
Lectura 4 - 7 minutos
Sabía de tu espera. Por eso dejé a un lado horas, auto, mujer, calle, mascota. Una música...
Like
> Compartir
Patas de cabra
Patas de cabra
Lectura 7 - 14 minutos
La noche anterior a la visita de la muerte, Ángel Estrella sintió pena por sus ochenta y...
Like
> Compartir
De persecuciones y escenarios
De persecuciones y escenarios
Lectura 7 - 13 minutos
Sesenta minutos tardaba el camión en llegar a su destino. Desde el pueblo a la ciudad hab...
Like
> Compartir
Delirio partisano
Delirio partisano
Lectura 8 - 15 minutos
El profesor Omar Karipidis López regresó caminando a casa, como de costumbre. Las caminat...
Like
> Compartir
Mujeres al borde de la luz
A ellas, en su día. La mujer se asoma a la calle. Este día la ventana no es cárcel, sino...
Like
> Compartir
Tres razones para querer a Rocato, o para odiarlo
(Texto integrado en el libro “Memoria de la lucidez”, en el que escribimos una gran canti...
Like
> Compartir
Los soldados negros
Los vieron venir con su machete en mano, los rostros pétreos y ennegrecidos, un asomo de...
Like
> Compartir
Brevedades de amor y una sandez
SECRETOS DEL IRIS Había encontrado palabras para todo. Igual que un pintor, aprendió a co...
Like
> Compartir
Haikú con crisantemo
Los berridos del niño en la casa vecina son molestos, sobre todo porque suelen prolongars...
Like
> Compartir
Sueño de un efecto secundario
A Elisa nunca le advirtieron respecto a la posibilidad de perder el sabor de los besos. E...
Like
> Compartir
Tiempo de campanas
Son las siete con siete. Truenan dos cohetes rompiendo el fresco de esta mañana de enero....
Like
> Compartir
El balcón de Aurelia
A mi mamá le molestaba que le dijera tía a la tía Aurelia. Al principio no entendía el po...
Like
> Compartir
I Se llamaba Pedro. Lo supe algún día cuando su dueña limpiaba el corral y yo pasaba trot...
Like
> Compartir
En algún lugar del sueño
La primera gran acción que debes realizar es quitarte esa barba de tres días. No te ayuda...
Like
> Compartir
Agenda
Ha llegado la hora de hacer balance de las pérdidas y las ganancias. No sé si habrá sufic...
Like
> Compartir
Rojo intenso
La alarma suena quince minutos antes de las siete. La noche anterior, antes de dormir, Hu...
Like
> Compartir
Inicia el vuelo
María Luisa, este año han muerto las cinco crías de golondrina. Dos cayeron del nido y la...
Like
> Compartir
¡Ay!, no sé…
1991 Da vueltas en su cuna, inquieto. Me hace pensar que no la pasa bien en el sueño. Lo...
Like
> Compartir
Pajarero
Era necesario esperar los primeros atisbos del sol, esos iniciales rayos del mismo color...
Like
> Compartir
Fantasmas
DE MAR En el mar te encuentro. Te veo venir hacia mí desde las olas donde revienta tu pre...
Like
> Compartir
Ámbar y añejo
Como si supieras que haría falta para tu ofrenda, plantaste hace mil años los pequeños br...
Like
> Compartir
El tramoyista
Uno no sabe por qué la vida te ofrece un asiento privilegiado en la butaquería de su teat...
Like
> Compartir
El visitante
No puedo eludir el influjo de una luna como esta. La sangre calienta las yemas de mis ded...
Like
> Compartir
En la mirada de un gato
Salí a buscarlo aquella noche, como en tantas otras; no lo encontré. Seguí mi búsqueda du...
Like
> Compartir
Lo inventé una de esas noches en las que parece que el mundo se despedaza, cuando los ray...
Like
> Compartir
Luis Spota.
Durante los años que trabajé ahí nunca conocí a nadie más que hiciera un uso tan preciso...
Like
> Compartir
El amor es un latido.
La tarde es como tanto les gusta: nublada, fresca, con un tendido de nubes denso que no l...
Like
> Compartir
Las botas del Caballo
No era necesario que algún alto miembro de los órganos de inteligencia cubanos se enterar...
Like
> Compartir
De a cachitos
El anciano entró en la casa sin llamar ni pedir permiso. Quitó la aldaba del portón con d...
Like
> Compartir
El cazador
El viento fresco de la sierra corre en sentido contrario de nuestros pasos. Es un punto a...
Like
> Compartir
Abuela que reza.
La estrategia era sencilla: fingir un espanto, informar que no tenía hambre y poner la ca...
Like
> Compartir
Los Girasoles, de Van Gogh.
Era lunes. Respiré profundo porque en cualquier momento llegarían. Ahí estaban ya. Escuch...
Like
> Compartir
Los he visto
La gran mayoría llegaron en la centuria pasada. Vinieron desde un tiempo de estatuas caíd...
Like
> Compartir
El trovador.
No pude resistirme al influjo de la canción. Los olores de las botanas típicas de ese bar...
Like
> Compartir
Resplandores de julio
A Gilberto, aventurero en tierra firme. I Habían sido años sin volver en julio y mucho me...
Like
> Compartir
Mujer.
¡Bravo! Esta encarnación de hoy te va muy bien, querida. Te ves maravillosa con el pelo n...
Like
> Compartir
A Gumersindo Tapia, pintor morelense Bálsamo, mi buen amigo. Esa es la palabra que giraba...
Like
> Compartir
De marítimo silencio
Debiste haber muerto tú y no otros, piensas. Ser a estas alturas recuerdo fresco y añoran...
Like
> Compartir
HAIKUS PARA UNA NOCHE LARGA
I Los grillos cantan baladas de alabanza a la nostalgia. II Si yo llevara luces de luciér...
Like
> Compartir
Perro aullando a la luna.
No sabía cuánto cabe en un aullido hasta esta madrugada en que rondan los moscos zumbando...
Like
> Compartir
Chica en la esquina.
III Deja que te lo cuente, amor. Y déjame nombrarte así aunque no sepa si existes y cómo...
Like
> Compartir
Anciana con pañuelo rojo. Juan Manuel Blanes.
I Deja que te lo cuente, mi niño. Tu abuelo una vez me encerró a piedra y lodo en la casa...
Like
> Compartir
"A los trabajadores de la salud caídos. Y a los que luchan"
ODA INELUDIBLE ¡Qué dadivosa vida tiene quien porta albísimos ajuares y va, con tea encen...
Like
> Compartir
Pequeña flor.
Debe hacerlo. Entiende que no tiene alternativa a pesar de que en el test de factores de...
Like
> Compartir
Anécdotas de viaje a. c.
I Cuentan que es de buena suerte que un pájaro arroje sobre ti su excremento ─la jerga po...
Like
> Compartir
Días en blanco
Abro mi agenda y encuentro ahí mis días inmóviles, vacíos y durmiendo su morriña. Nada ha...
Like
> Compartir
Sana distancia epistolar
Querida Amelia: Me atrevo a enviarle esta misiva porque no suelo ser hombre que deje a me...
Like
> Compartir
Comedia griega.
El cuentista intentó con temas diferentes. El chirrido horrendo del pájaro nocturno que d...
Like
> Compartir
Jacaranda y ventana.
La primera gran encerrona que nos dimos fue al casarnos. Aunque la luna de miel fue en Ac...
Like
> Compartir
Chat N 95
Déjenme decirles cómo fue que sucedió. Quiero contárselos porque no se me hace justo que...
Like
> Compartir
Niño huyendo, de Pere Borrel del Caso.
De musas Soy musa y me alquilo con alguien valiente que me aloje detrás de un librero. Me...
Like
> Compartir
Mujer en fuga.
Verlo así, dormido en posición fetal sobre la sábana blanca, con su cara de niño travieso...
Like
> Compartir
Mujeres que vuelan, de Mery Roldán.
El vecino de enfrente me despierta gritando a pecho abierto. A diario lo escuchó salir ap...
Like
> Compartir
Nacido el ocho de marzo
Desde hace semanas está ausente. Su rostro es luna lejana que esconde universos inaccesib...
Like
> Compartir
ARTELISTA.COM
Vinicio Uribe llega a casa después de diez horas de trabajo. Se ducha con el firme propós...
Like
> Compartir
Heptálogo para remendar un corazón
I Parece obvio, pero primero debes asegurarte de tener quien te lo rompa, aunque a veces...
Like
> Compartir
Chocolate
Amargo No hay más que decir, Roberta. Las palabras entre tú y yo son un destilado acerbo...
Like
> Compartir
Brevedades de amor y otros gritos
LABERINTO Ella misma no estaba al tanto de su condición de laberinto. Muchos incautos se...
Like
> Compartir
Guitarra bruja
No hay historias en mis manos, por más que las fustigo en el teclado. Dudo que de ellas p...
Like
> Compartir
Luna de lobos
Al bajar del autobús doy unos pasos y me quedo quieto. Como una foto imperturbable están...
Like
> Compartir
Uno de los dos debe quedarse con Nina. Si el amor no da para más entre un par de inmaduro...
Like
> Compartir
¡Cuánto tardaste en regresar, Florencio! ¡Cuánto! Hace diecio­cho años te fuiste con dos...
Like
> Compartir
Entre Barbas y una mujer en fuga Sales a la calle porque te sientes solo. Laura se fue ha...
Like
> Compartir
Cortador de caña.
I Es diciembre. El lucero del alba luce pleno y aún falta buen rato para que una línea de...
Like
> Compartir
Delirio de jotas y berridos
A Juan José Arreola, dieciocho años después de volverse un fantasma El secreto está en su...
Like
> Compartir
La calle Netzahualcóyotl.
La calle Netzahualcóyotl tiene su encanto, claro. Sus casonas pintadas con esos colores i...
Like
> Compartir
Campesinos, de Diego Rivera.
Desde que te fuiste, una parte del mundo quedó muda. Muchas voces hablaban a través de ti...
Like
> Compartir
“- Adiós, dijo el zorro. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: Sólo con el cor...
Like
> Compartir
Digresiones de otoño
SEÑALES Al Gabo El señor García Márquez tuvo un desvanecimiento después del desayuno. Su...
Like
> Compartir
Es verdad que en mi hogar mis muertos no fallecen, duermen, cada uno en su retrato, cada cual en su mirada.
La muerte no está extinguiendo la luz; solo está apagando la lámpara porque ha llegado el...
Like
> Compartir
La tua fragilità, Julieta
“Y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres, porque el amor cuando no m...
Like
> Compartir
Ya’ax, leoncito de Bavaria
A Yuliana Neri Arriaga, gaviota en reposo (Aconsejo acompañar los dos primeros párrafos c...
Like
> Compartir
ACUARELA DE JUAN MACHÍN
A Juan Machín I Algunas veces los recuerdos son lluvia que nos moja la espalda, penetra l...
Like
> Compartir
En junio pensé que ahora sí se nos iba. Pero, ¡qué va! El señor es fuerte. En un descuido...
Like
> Compartir
VI De vez en cuando vuelvo a sentir temblorcitos en mi pierna izquierda, la única parte d...
Like
> Compartir
Temblores II
IV Tiemblo al pensar en las profecías apocalípticas que comento desde el púlpito. Nunca c...
Like
> Compartir
De besos, temblores y otras urgencias I
Los relatos que hoy se publican forman parte del libro "De besos, temblores y otras urgen...
Like
> Compartir
Toledo
Ti xcaanda: ga'ca shisha sicarú ni qui huayuu, guiuuni ti biine'ni. (Una aspiración: hace...
Like
> Compartir
La semilla Andresito escucha arrobado por los sonidos acompasados del tambor y la flauta;...
Like
> Compartir
“Quienes no se mueven no notan sus cadenas.” Rosa Luxemburgo
Like
> Compartir
Hay quienes nacen con estrellas en sus manos. Si a esto agregamos una humildad básica y c...
Like
> Compartir
Escritor desesperado.
I) Torpeza Si te sientas frente al monitor y no tienes nada que decir, lo mejor es dejar...
Like
> Compartir
I A Eloísa le contaron bien el cuento de la princesa. Por eso camina por la calle reventa...
Like
> Compartir
Por si vinieras
Debí abrir esa puerta. Cuando mi madre preguntó por ti, mi hermana Oralia le dijo que te...
Like
> Compartir
Niños de Gaza.
"La ONU adoptó una postura firme contra el 'apartheid' y en los últimos años se estableci...
Like
> Compartir
Una calle de pocos reflectores
“Todo el conocimiento, la totalidad de preguntas y respuestas, se encuentran en el perro”...
Like
> Compartir